Álvarez de Toledo responde a Casado: “Está llamando personalismo a la personalidad, y divismo al liderazgo”

Ayuso insiste en reclamar que se adelante el congreso del PP de Madrid, o de lo contrario se alargará la “guerra interna”

La exportavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, el 17 de noviembre en una comisión del Congreso.Foto: Ricardo Rubio (Europa Press)

La rebelión interna no cesa. El toque de atención de Pablo Casado lanzado en el congreso del PP andaluz a Isabel Díaz Ayuso y a Cayetana Álvarez de Toledo para que rebajen su protagonismo y sus críticas no ha surtido efecto. Las dos dirigentes han concedido este lunes entrevistas en radio y televisión, y la ex portavoz parlamentaria popular se ha permitido incluso responder directamente al líder del PP. Ante las palabras de Casado el domingo en Sevilla ―“Aquí no caben los solistas, somos una orquesta afinada, armónica, donde prima una partitura fuerte, no la suma de planes individualistas; el personalismo no cabe en el PP”― Álvarez de Toledo le ha contestado que se equivoca. “Está llamando personalismo a la personalidad, y divismo al liderazgo”, ha reflexionado. “Es una vieja trampa de la izquierda confundir la libertad, la personalidad, con la megalomanía para anular al individuo que destaca. Es un camino que no nos conviene recorrer”, ha aconsejado Álvarez de Toledo al jefe de las filas conservadoras.

Álvarez de Toledo acaba de publicar un libro que ha incendiado al PP. En Políticamente indeseable (Ediciones B), la ex portavoz parlamentaria describe a Casado como un líder “veleta” y acusa al secretario general, Teodoro García Egea, de hacerle “bullying” [acoso]. La obra ha provocado un profundo malestar en la dirección del PP y en el grupo parlamentario popular, pero el acta de diputado es personal e intransferible y la cúpula no puede forzar a la diputada a marcharse. Ella tampoco piensa hacerlo. En ese tira y afloja, el líder del PP lanzó este domingo un mensaje interno que no ha sido atendido por las principales aludidas. Álvarez de Toledo no solo no ha dejado de hablar, sino que ha cuestionado las palabras de Casado cuando sostuvo que el PP es incompatible con los personalismos. “No me imagino a Reagan, a Thatcher, a Churchill, a Adenauer, a los grandes, quejándose de que hay grandes figuras en sus partidos o en sus grupos parlamentarios”, ha reflexionado la diputada por Barcelona en RNE. “Nadie habla de volar solo, se está diciendo que no puede haber personalidad. Los liderazgos son imprescindibles, hacen falta solistas, grandes figuras”, ha insistido.

La ex portavoz parlamentaria del PP defiende que los liderazgos son necesarios en los partidos políticos. “Creo que la personalidad y el perfil propio no son incompatibles con trabajar en equipo ni con ganar elecciones. Al contrario, creo que hacen falta grandes líderes”, ha considerado.

La dirección nacional asiste con profundo enfado a las declaraciones de la diputada popular e incluso sospecha de que está coordinada con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que mantiene otro pulso con la cúpula por el poder del PP de Madrid. La posibilidad de que ambas estén maniobrando en el PP ha sido descartada de plano este lunes por Ayuso, que además no se ha dado por aludida por las palabras de Casado en el congreso del PP andaluz. Así, la líder regional ha intentado separarse de Álvarez de Toledo y la polémica que ha generado su libro. “Es un problema entre una diputada nacional y la dirección nacional, yo no tengo nada que opinar”, ha dicho Ayuso durante una entrevista en TVE. “He oído que tenemos hasta planes”, ha seguido. “¿Y dónde vamos las dos?”, ha ironizado.

Ayuso ha aprovechado su paso por La hora de la 1 para recordar que en ese mismo programa, hace tan solo unos meses, fue apoyada como presidenta del PP de Madrid por el secretario general del PP, Teodoro García Egea. La guerra interna marca la agenda política de la formación desde hace meses. Y Ayuso alerta del peligro de que siga haciéndolo, desgastando en consecuencia al PP, si la dirección nacional apura el calendario previsto para la celebración del congreso regional de Madrid (primer semestre de 2022) y lo retrasa hasta junio del año que viene.

“La dirección nacional tiene unos tiempos, y tiene que ser así. Me parece bien”, ha dicho Díaz Ayuso, intentando rebajar el tono de un choque que está resquebrajando internamente al PP. “Pero llevamos dos meses de polémica, y prolongarlo otros ocho desgasta, erosiona, es más guerra interna, más malentendidos”, ha añadido para mantener su defensa de que el cónclave se celebre “cuanto antes”. “Sería bueno hacerlo pronto”, ha insistido. “Madrid es especial, tenemos varios municipios de más de 200.000 habitantes”, ha rematado, justificando su petición con la necesidad de preparar las listas electorales para las elecciones autonómicas de 2023.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente del PP, Pablo Casado, ha eludido ahondar en la polémica que mantiene abierta con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y se ha negado en dos ocasiones a entrar al debate, tras visitar el Centro Memorial de Víctimas en Vitoria, informa Pedro Gorospe. “En el PP estamos todos unidos en lo importante”, ha dicho, precisando que lo importante son las víctimas del terrorismo e identificar con claridad a los herederos de Herri Batasuna. “Pactar con ellos es como perder el alma democrática”, ha dicho en referencia al PSOE, que ya ha pactado varias enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado para permitir con su abstención o voto afirmativo, su aprobación en el Congreso de los Diputados. Casado ha subrayado que el PP sigue en cabeza en las encuestas y ha vuelto a pedir al partido que se centre en el trabajo de oposición al PSOE y no en sus cuitas internas. “En días como hoy las encuestas siguen diciendo que estamos 30 escaños por encima del PSOE porque estamos a lo importante”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS