Un intento de entrada ilegal en España paraliza durante más de tres horas el aeropuerto de Palma

La Policía detiene a 11 pasajeros y busca a otra docena de huidos tras la escala de un vuelo marroquí por una falsa emergencia médica

Miembros de la Guardia Civil buscan al grupo de pasajeros que ha abandonado un avión y ha invadido una de las pistas del aeropuerto de Palma este viernes.Foto: CATI CLADERA (EFE)

La Policía Nacional y la Guardia Civil han detenido hasta el momento a 11 personas de alrededor de una veintena que ocuparon a las 20.30 de este viernes una pista del aeropuerto de Palma y obligaron a paralizar sus vuelos durante más de tres horas por razones de seguridad. Eran pasajeros de un avión de la aerolínea marroquí Air Arabia que cubría la ruta entre Casablanca y Estambul y que debió aterrizar en el aeródromo mallorquín por una emergencia médica que resultó ser falsa. El aterrizaje fue aprovechado por una veintena de pasajeros, que salieron de la aeronave y lograron saltar la valla que rodea el aeropuerto. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que todo fuese un plan para entrar irregularmente en España. El aeropuerto de Son Sant Joan retomó su actividad pasadas las 23.30, con los consecuentes retrasos y alteraciones en el tráfico aéreo, que afectaron a más de 40 vuelos cuyo despegue o aterrizaje estaba previsto en el margen de esas tres horas.

El avión del que huyeron los pasajeros pista a través, mientras se encontraba “en remoto” (en una zona alejada de la terminal), partió de Casablanca con destino Estambul pasadas las 18.00 y cuando se encontraba en ruta encarando el Mediterráneo, la tripulación avisó al capitán de la aeronave de una emergencia médica por una persona que se encontraba indispuesta. Presuntamente “sufría una crisis diabética”, según revelan fuentes policiales.

El avión aterrizó de emergencia en Son Sant Joan sobre las 19.00. Una ambulancia acudió hasta el lugar y los sanitarios pudieron acceder a la nave a través de una escalera. Ese momento fue aprovechado por un grupo de alrededor de 20 pasajeros para abandonar el avión y deambular por la zona de pistas y las instalaciones aeroportuarias hasta terminar saltando la valla que rodea el aeródromo para salir del recinto. El resto de los pasajeros, mientras tanto, permaneció dentro del avión.

La persona que supuestamente se encontraba afectada por un aparente coma diabético fue trasladada con un acompañante al hospital de Son Llatzer de la capital balear, donde fue dada de alta tras un reconocimiento médico en el que no se le encontró ninguna dolencia. Agentes de la Policía Nacional le detuvieron como presunto autor de un delito de favorecimiento de la inmigración ilegal e infracción de la ley de extranjería. Su acompañante aprovechó la coyuntura para marcharse también del centro hospitalario.

Durante toda la noche, patrullas de la Policía Nacional y la Guardia Civil han peinado los alrededores del aeropuerto y han detenido hasta el momento a 11 personas. Un grupo fue encontrado en la zona de Sa Cabana, en el término municipal de Marratxí, a 13 kilómetros del aeropuerto. Otros fueron retenidos tras hallarse desorientados por las cercanías del aeropuerto e incluso escondidos en la zona. Estas 11 personas permanecen bajo custodia en dependencias de la Policía Nacional de Palma, que ha abierto una investigación sobre lo sucedido y ha iniciado un expediente de devolución. Las labores de búsqueda de la docena de personas que estima la policía que continúan huidas continúan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras que la veintena de pasajeros invadía la pista de aterrizaje, otros aviones estaban preparándose para despegar. Algunos viajeros de esas aeronaves compartieron su experiencia a través de las redes y contaron que el personal de a bordo les había ofrecido desembarcar hasta que se normalizase la actividad.

El aeropuerto permaneció abierto desde las 20.30, pero estaban paralizadas las llegadas y salidas. El suceso obligó a detener el tráfico y a desviar vuelos, según la cuenta de Twitter oficial de los controladores aéreos. Se preveían retrasos y desvíos a destinos alternativos para los 47 vuelos previstos para la noche: 27 llegadas de aparatos a Palma y 20 salidas. Todas las salidas programadas hasta la una de la madrugada se habían retrasado. Los aparatos que iban a aterrizar en Palma en las horas siguientes fueron cancelados o desviados a otros destinos; de ellos, cinco a Barcelona, dos a Menorca y tres a Valencia, según Aena.

“Nuestras hijas venían de Granada. Se las han llevado a Barcelona y les están cobrando todo en el avión, la bebida y la comida”, explicaba Yolanda, una mujer que se encontraba en la terminal de salidas, y que lamentaba haberse enterado “por encima” de lo sucedido por un trabajador de Aena. “La información va a cuentagotas. Ellas están nerviosas, tienen 18 años y están preocupadas”, añadió.

Otra viajera, María, tenía que ir a Menorca con su marido y su bebé cuando se enteró por un mensaje de la aerolínea de que su vuelo había sufrido un retraso. “Iberia nos ha comentado lo que ha pasado con el vuelo, que han bajado personas del avión y que la Guardia Civil se había desplegado por las pistas”, señaló. Peter, que volaba a Barcelona, se fue del aeropuerto ante la incertidumbre de la situación. “Nos han dicho que lo mismo tardan una hora, que dos, que cuatro”, decía.



Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS