El tiempo

La borrasca Alex pone en alerta a toda España salvo Canarias

Se han registrado rachas de viento huracanadas en Bizkaia, La Rioja y A Coruña y han caído generosas cantidades de agua en Aragón, Cantabria y Asturias, con casi 93 litros en Biescas

Un hombre pasea por la playa del Orzán en A Coruña, este viernes. Es una de las 29 provincias bajo aviso naranja.
Un hombre pasea por la playa del Orzán en A Coruña, este viernes. Es una de las 29 provincias bajo aviso naranja.Cabalar / EFE

La borrasca profunda Álex, la primera con nombre de la temporada 2020-2021, ha entrado este viernes en su fase crítica con rachas muy fuertes de viento, que pueden superar los 100 kilómetros por hora, en buena parte de la Península y Baleares. También está provocando un importante temporal marítimo, con olas de más de seis metros en el Cantábrico, un brusco e importante descenso de las temperaturas, lluvia en casi todo el país, especialmente el norte, y nieve en las zonas altas de montaña, describe Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Con estas previsiones, la Aemet ha puesto en alerta a toda España salvo Canarias ―47 de las 50 provincias más Melilla―, con Galicia, la costa cantábrica, Baleares y Almería bajo aviso naranja, el segundo de una escala de tres, por mala mar, y gran parte de ambas Castillas, La Rioja, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía por fuertes vientos. Sus efectos se prolongarán hasta los primeros días de la semana próxima.

Hasta las ocho de la tarde, se han registrado rachas de viento incluso huracanadas en Machichaco (Bizkaia), 135 kilómetros por hora; Valdezcaray (La Rioja), 127; y Estanca de Bares (A Coruña), 121, según datos provisionales. También ha dejado generosas cantidades de agua en Aragón, Cantabria y Asturias, con 98,6 litros en Biescas, 89,2 en Panticosa, 88 en Colunga y 84,4 en Santander.

El centro de la borrasca se encuentra desde este mediodía en la Bretaña francesa. “Tal y como estaba previsto, durante su desplazamiento sufrió una rápida e intensa profundización, que superó con creces el umbral establecido para poder hablar de ciclogénesis explosiva”, explica Del Campo. Desde esta posición, en la que permanecerá varios días, afecta a toda la Península y a Baleares, así como a Francia y Reino Unido.

El gran protagonista del viernes será el viento, que primero soplará de componente suroeste y posteriormente del oeste y noroeste, con rachas fuertes o muy fuertes bastante generalizadas en el interior peninsular, de más de 80 kilómetros por hora. En zonas de Castilla y León, Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía oriental, interior de la Comunidad Valenciana y, en general, en puntos altos del interior, se pueden llegar a superar incluso los 100. El viento provocará un intenso temporal marítimo, con olas de más de seis metros en el Cantábrico y de entre cuatro y cinco en el Mediterráneo.

Además, será una jornada lluviosa en la Península y en Baleares. A lo largo del día, las precipitaciones se irán extendiendo de oeste a este y afectarán a casi todas las regiones, excepto a puntos del sureste y de Andalucía Occidental. Serán lluvias localmente persistentes, con más de 40 litros por metro cuadrado en 12 horas, pero también fuertes, con una intensidad de entre 15 y 20 litros por metro cuadrado en tan solo una hora, en Galicia, comunidades cantábricas, norte de Navarra, Pirineos y entorno de los sistemas Central e Ibérico, sobre todo en la parte norte de este último.

Las temperaturas bajarán notablemente, una caída que será de hasta 10 grados respecto al jueves en el centro, meseta sur y nordeste de la Península. “El ambiente será bastante frío para la época del año”, advierte el experto. Con el descenso térmico y el agua, la nieve hará acto de presencia a partir de 1.200 metros en las montañas de la mitad norte peninsular.

Después de esta jornada “muy adversa”, el sábado continuará el descenso térmico en el área mediterránea y todavía se dejará notar el viento, aunque ya no soplará con tanta intensidad. Aun así, habrá rachas fuertes en el Cantábrico, en Baleares y Alborán, continúa el portavoz de Aemet. Las lluvias quedarán acotadas al tercio norte, aunque no se descarta que caiga algún chaparrón en zonas de montaña del resto de la mitad norte. En el Cantábrico oriental y Pirineos, las precipitaciones podrán ser localmente fuertes y persistentes. El temporal marítimo se recrudece, con un aviso rojo en la costa vasca por olas de hasta ocho y nueve metros.

El domingo se espera que llegue un nuevo sistema frontal, que hará que llueva otra vez con intensidad y persistencia en Galicia, noroeste de Castilla y León, comunidades cantábricas y Pirineos y, de forma más débil, en amplias zonas de la mitad norte, centro y Baleares. La cota de nieve estará en 1.500 metros, las temperaturas subirán ligeramente y el viento soplará con intensidad en buena parte de la Península, especialmente en el área cantábrica, Mediterráneo peninsular y Baleares. Durante el fin de semana seguirá el temporal marítimo, aunque con algo menos de intensidad que el viernes.

Los efectos de Álex se prolongarán durante los primeros días de la semana que viene, con lluvias en el tercio norte, que se pueden desplazar aunque más débiles a zonas del centro y del resto de la mitad norte, y vientos todavía fuertes en las zonas litorales y de montaña. “Se seguirá notando el viento la mayor parte de España, pero las rachas ya serán bastante menos intensas que las del fin de semana. Las temperaturas en general subirán”, concluye Del Campo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50