Narcotráfico

El ‘Rúa Mar’ se hundió en el Estrecho cargado con dos toneladas de hachís

La Audiencia Nacional ha decretado el ingreso en prisión para el armador, además de investigar al destacado narco El Pantoja, ya en prisión

Los policías registraron la sede en el Puerto de Algeciras de la Federación de Entidades Pesqueras que presidía Pedro Maza, detenido y padre del armador ya en prisión.
Los policías registraron la sede en el Puerto de Algeciras de la Federación de Entidades Pesqueras que presidía Pedro Maza, detenido y padre del armador ya en prisión.EL PAÍS

La mar no invitaba a navegar la noche del pasado 22 de enero. Aun así, el pesquero Rúa Mar y sus seis marineros salieron a faenar como cada jornada. Cuando se encontraban a 28 millas al oeste del Cabo Espartel, en Marruecos, la radiobaliza que detecta un hundimiento se activó. Tan rápido fue el suceso que los rescatistas sospecharon entonces que a la tripulación de Algeciras no le dio tiempo ni a reaccionar. Ahora, la Policía Nacional asegura que el palangrero iba cargado con dos toneladas de hachís que, junto al temporal, aceleraron el desastre.

Esta es una de las principales conclusiones de la Operación Matraka que este martes provocó la detención de seis personas. Entre ellas se encontraba el armador del pesquero, Pedro Maza, que el día del hundimiento se encontraba en tierra, y Jesús Heredia, alias El Pantoja, destacado narco del Campo de Gibraltar para el que trabajaba el pescador y que ya se encontraba en prisión desde el pasado 24 de junio. El juez Manuel García-Castellón, del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, ha enviado ahora a prisión a Maza, además de dos personas más, según ha informado la policía la noche de este jueves en un comunicado. De la cárcel se ha librado por ahora Pedro Maza padre, presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras, cargo del que ya ha dimitido.

Aquel 22 de enero, fue el armador del palangrero el que dio aviso a las autoridades desde tierra. Sin embargo, los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional han investigado a Maza, además del tráfico de drogas, por un delito de omisión del deber de socorro y otro contra la seguridad de los trabajadores, por la posible dilación en informar del suceso a las autoridades. Los investigadores creen que aquella noche los seis marineros de su tripulación se lanzaron al mar —entre ellos, el patrón Javier Maza, tío del investigado— para participar en un porte de droga desde Marruecos. Y que el intercambio del hachís llegó a producirse.

En el momento del hundimiento, el Rúa Mar pudo estar cargado con dos toneladas de hachís. “El peso de la ilícita carga, unido al mal estado de la mar y del buque, hicieron que este se hundiera en aguas marroquíes, al oeste del cabo Espartel”, ha asegurado este jueves la policía. Tras más de un mes de búsqueda intensa por parte de Salvamento Marítimo, Guardia Civil y la Armada Española, el dispositivo culminó un mes después sin que se llegase a localizar ni el barco ni a cuatro de sus tripulantes. Además del cadáver del patrón, el mar solo devolvió el de otro marinero, Óscar Maquera.

Padre e hijo, los Maza trabajaban para el poderoso clan de El Pantoja, un narco que tras estar emparentado con Los Castaña, se vinculó como lugarteniente a Abdellah El Haj Sadek, más conocido como El Messi del hachís, hasta que se independizó de este. Además de los clásicos alijos en potentes narcolanchas, Heredia diversificó el negocio al incorporar a los alijos una red de barcos de pesca caleteados para ocultar droga, que descargaba en los puertos entre fuertes medidas de vigilancia.

Era el modus operandi que, según los agentes, aplicó en el Rúa Mar y también en otro barco de pesca descubierto en octubre de 2019 en el puerto de Algeciras mientras portaba 1.181 kilos de hachís. En aquel entonces, acabaron detenidos seis tripulantes y el dispositivo permitió avanzar en la investigación de una operación con la que la Policía Nacional da por desarticulada la banda de El Pantoja, a la que ha llegado a calificar este jueves como “la mayor organización criminal activa dedicada al tráfico de hachís”.

Heredia acabó detenido el pasado 24 de junio mientras se encontraba en un restaurante de Chiclana, pese a llevar escondido desde marzo. Fue entonces cuando los agentes asestaron un importante golpe a su mafia al apresar a más de 36 colaboradores. El estado de alarma por la crisis del coronavirus dejó paralizado el golpe final a la red de El Pantoja. Tras su caída en junio, los agentes centraron sus pesquisas en resolver una de las grandes aristas del caso Rúa Mar: qué hacía ese barco de pesca en mitad de una mar picada esa noche de enero en mitad del Estrecho.

Más información

Lo más visto en...

Top 50