La crisis del coronavirus

Los radicales atacan la ‘Herriko taberna’ de Bilbao en un nuevo acto de ‘kale borroka’

Los autores pintaron “Sortu culpables” en apoyo al preso etarra Patxi Ruiz, en huelga de hambre

Varias personas caminan ante la 'herriko taberna' de Bilbao, ya limpia de las pintadas contra Sortu.
Varias personas caminan ante la 'herriko taberna' de Bilbao, ya limpia de las pintadas contra Sortu.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

El ala más dura y crítica de la izquierda abertzale ha dado un paso más en sus ataques a los partidos vascos para defender al preso etarra Patxi Ruiz, en huelga de hambre. Los radicales han realizado pintadas nocturnas en la Herriko taberna —bar abertzale— del Casco Viejo de Bilbao con el mensaje de “Sortu culpables” y reclamando la libertad del reo, que lidera una protesta carcelaria contra la gestión del coronavirus. El grafito se limpió a primera hora de la mañana y la taberna se mantenía cerrada unas horas después.

Sortu es uno de los partidos que integran la coalición de EH Bildu y en las horas previas a las pintadas había clamado contra la situación de Ruiz pero con una apelación al “entorno político” del etarra, quien ha renegado de la liquidación de ETA, a obrar “con responsabilidad”. Los sabotajes se vinculan con el movimiento de Amnistía Ta Askatasuna (ATA), quien acusó a la izquierda abertzale de intentar “tapar sus miserias”.

Este acto de kale borroka se suma a las múltiples pintadas realizadas en las últimas semanas en las sedes de otros partidos en diversos municipios de las tres provincias vascas. Los batzokis —sedes sociales— del PNV en Durango y Abadiño también sufrieron pintadas este miércoles por la noche.

Los nacionalistas vascos conservadores y el PSOE son los principales afectados, con un Elkarrekin Podemos también salpicado, de un movimiento que ha incrementado sus intervenciones con ataques como el cometido en la noche del martes contra la vivienda de la secretaria general socialista, Idoia Mendia. Los autores mancharon de pintura roja el portal de su casa de Bilbao y dejaron octavillas en las que la llamaban “asesina” y reivindicaban al etarra, encarcelado por el asesinato en 1998 del concejal de UPN Tomás Caballero.

EH Bildu se encuentra ante una encrucijada por el origen de estos incidentes —la candidata a las elecciones vascas, Maddalen Iriarte, ha asegurado que sentían presión “por ambos lados”— pero ha evitado firmar los comunicados institucionales de condena. Iriarte ha brindado su solidaridad y apoyo a la líder socialista y ha sostenido que lo ocurrido suponía rebasar “una línea roja”.

La diputada Bildu Mertxe Aizpurua ha vinculado el ataque al domicilio de la candidata del PSOE con la situación de Patxi Ruiz.“El ataque viene a consecuencia de una situación extrema que está pasando un preso vasco, si esa situación no existiera, no ocurriría esto”, ha considerado en una entrevista en la Cadena Ser. La formación no firmó una nota institucional en el Ayuntamiento de Bilbao que rechazaba este tipo de actuaciones radicales en solidaridad con Alfonso Gil, marido de Idoia Mendia y teniente de alcalde en el Consistorio bilbaíno.

Más información

Lo más visto en...

Top 50