Terrorismo Yihadista

La juez Tardón envía a prisión a uno de los terroristas más buscados de Europa

Abdel Bary, que combatió con el ISIS y tuvo conexiones con España, se encontraba oculto en Almería

La policía traslada a los detenidos en Almería durante la operación antiterrorista.
La policía traslada a los detenidos en Almería durante la operación antiterrorista. / Europa Press

La decisión de la juez María Tardón apenas ha tardado unas horas en llegar. La magistrada de la Audiencia Nacional ha acordado este miércoles enviar a prisión sin fianza a Abdel Majed Abdel Bary, un presunto combatiente del autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) detenido a principios de semana en Almería y considerado por las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia como un terrorista “extremadamente violento”. El supuesto yihadista, que se ha negado a declarar, había conseguido entrar a la Península de forma clandestina desde el norte de África.

“Se le atribuye un delito de integración en organización terrorista”, han señalado fuentes jurídicas sobre una causa que se ha declarado secreta. La magistrada también ha acordado enviar a la cárcel, sin fianza y con los mismos cargos, a los otros dos detenidos en la operación policial y que, según detalló el Ministerio de Interior, fueron arrestados en el piso de alquiler donde se escondía Abdel Bary. Los investigadores creen que ambos acompañaron al principal sospechoso en su viaje de vuelta a Europa, aunque paralelamente trabajan para averiguar si alguno de ellos es también un Foreign Terrorist Fighters (Combatiente Terrorista Extranjero) del ISIS retornado ahora al continente.

La Audiencia Nacional hace años que tiene identificado a Abdel Bary y las fuerzas antiterroristas europeas trataban de dar con él desde hace tiempo. Este británico nacido en 1990, que también posee la nacionalidad egipcia, era un rapero conocido como L Jinny que en 2013 dejó Londres para desplazarse hasta Siria con el objetivo de unirse a las filas de la organización terrorista. Reino Unido lo puso entonces en busca y captura.

Ante la posibilidad de que regresara, Europa lo situó entre sus objetivos prioritarios “tanto por su trayectoria criminal en las filas del ISIS, como por su alta peligrosidad”, insistió este martes Interior, que subrayó que pasó varios años en la zona de conflicto sirio-irquí. Extremadamente cruel, según los investigadores, había incluso expuesto su “trayectoria” criminal en las redes sociales. En otro proceso judicial, por ejemplo, la Fiscalía detalló que el presunto terrorista llegó a publicar en su cuenta de Twitter una fotografía de él con una cabeza decapitada.

Conexiones con España

La relación de Abdel Bary con España no es nueva. Según una investigación de la Audiencia Nacional, en 2014 ya contactó con un joven de Almonte (Huelva), María de los Ángeles Cala Márquez, quien tomó la decisión de viajar hasta Siria para casarse con él. La veinteañera llegó a planear viajar hasta Estambul para, desde allí, tratar de adentrarse en la zona de conflicto. Una idea que se frustró después de que el yihadista, tras días sin hablar, le comunicara que se había desplazado a Turquía “aprovechando la confusión creada por el éxodo masivo de personas que cruzaron la frontera huyendo de la guerra”, según consta en una sentencia.

En ese fallo, de hecho, se resalta que Cala Márquez ya quiso entonces ayudar a Abdel Bary a regresar a la Unión Europea. Decidió ir hasta Turquía para entregarle el pasaporte de un amigo, de forma que el yihadista pudiera entrar en España haciéndose pasar por él. Aunque la joven fue detenida cuando iba a coger el avión en Barajas (Madrid) y fue condenada, tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, a dos años de cárcel por colaboración con el ISIS.

Más información

Lo más visto en...

Top 50