REPORTAJE

El ‘tesoro Berlanga’

Guiones, fotos, recuerdos... miles de documentos y objetos personales reposan en cajas en la Filmoteca Española a la espera de su catalogación con vistas a una gran exposición

En las estanterías metálicas de la sede de la Filmoteca Española en la calle de la Magdalena de Madrid duerme un tesoro de cine. El tesoro Berlanga. Entre sombras, guardada en un centenar de cajas de cartón, reposa la vida de uno de los genios del cine español y del cine a secas. Fotografías de rodajes, fotografías familiares, cuadernos de trabajo, cuadernos de recuerdos personales; guiones provisionales o definitivos, tachados y corregidos; guiones que fueron películas y guiones malogrados por problemas de financiación o por el estilete de los censores franquistas (Luis García Berlanga era un mal español, ya lo dejó dicho Franco); poesías, dibujos, objetos personales de toda laya, documentos, carteles, press books de películas, invitaciones a estrenos…, un río de caudal inacabable; en suma, el resumen de una vida en lo personal y en lo creativo. Una pequeña historia del cine español.

“Mi padre era un Diógenes, lo guardaba todo, absolutamente todo, hasta los frasquitos vacíos de las medicinas, los plásticos esos de bolitas para embalar. ‘No, es que me pueden servir un día’, decía. En su estudio de la casa de Somosaguas, que era descomunal, no se podía ni entrar”. Sentado en una butaca del salón de proyecciones de la Filmoteca, José Luis Berlanga, cineasta, cocinero e hijo del gran director, contempla abrumado todo lo que va saliendo de las cajas. El pasado día 5 de abril empezaron a derribar esa casa a la que alude, el inmenso chalet de Somosaguas en el que los Berlanga vivieron 60 años.

Todo lo que el director de obras maestras como El verdugo, Plácido o La escopeta nacional guardaba allí fue trasladado recientemente a los almacenes de la Filmoteca. Todo menos la biblioteca personal de temas eróticos de Berlanga, con más de 3.000 libros, que salió a subasta en 2018 por un precio de 27.000 euros sin éxito y posteriormente fue vendida.

El tesoro Berlanga contiene auténticas rarezas, como es el caso del story board de ¡Bienvenido, Mister ­Marshall!, dibujado por un cineasta que no solía utilizar ese método.

'Story board' de 'Bienvenido Mister Marshall' Una rareza: Berlanga no solía usar este método.
'Story board' de 'Bienvenido Mister Marshall' Una rareza: Berlanga no solía usar este método.Eduardo Nave / EPS

O la caja con utensilios personales del soldado Berlanga a su paso por la División Azul en el frente ruso: mechero, papel, tabaco de liar, cubiertos…

O el primer guion de Siente un pobre a su mesa, escrito con Rafael Azcona y que acabaría convirtiéndose en Plácido. O todas esas fotos poco o nada conocidas, como la que le retrata jugando al dominó con José Isbert, un actor al que Berlanga profesaba rendida admiración, pero con el que se las tuvo tiesas…

Berlanga y José Isbert, durante el rodaje de 'Bienvenido, Mister Marshall'. La relación entre ambos fue más que tensa.
Berlanga y José Isbert, durante el rodaje de 'Bienvenido, Mister Marshall'. La relación entre ambos fue más que tensa.Eduardo Nave / EPS

Un personaje metódico y sistemático, frente a la fama que le precedía

Lo que demuestra este archivo es que Berlanga, al contrario de la fama que le precedía, era un tipo supermetódico. Él cultivaba una imagen de desastre y de descontrol que no responde para nada a lo sistemático que era”, explica Josetxo Cerdán, director de la Filmoteca Española, donde también reposan otros tesoros, como los de Buñuel, Bardem o, en breve, Martín Patino, cuya donación acaba de recibir la Filmoteca.

Si hubiera en España un gran museo del cine digno de ese nombre y no solo la eterna promesa de ponerlo en pie por parte de los sucesivos ministros de Cultura (el último, Méndez de Vigo), una parte importante de este conjunto merecería estar en sus vitrinas. Lo que sí habrá, allá por 2024, es una magna exposición sobre la vida y la obra de Berlanga. La organizará la Fundación La Caixa, que va a financiar el proceso de catalogación y digitalización de estos fondos temáticamente desordenados —aunque físicamente ordenadísimos— de la Filmoteca para luego pasearlos por las distintas sedes de CaixaForum. Todo ello en espera de ver si las instituciones públicas deciden o no adquirir un día este ingente fondo: el tesoro Berlanga.

Guion de la película 'El verdugo', escrito al alimón por Berlanga y Rafael Azcona (1963).
Guion de la película 'El verdugo', escrito al alimón por Berlanga y Rafael Azcona (1963). Eduardo Nave / EPS
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961).
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961). Eduardo Nave / EPS
El director (con sombrero) en el rodaje de 'Novio a la vista' en Benicàssim (1953).
El director (con sombrero) en el rodaje de 'Novio a la vista' en Benicàssim (1953). Eduardo Nave / EPS
Página con correcciones del guion original de la película 'Calabuch'.
Página con correcciones del guion original de la película 'Calabuch'. Eduardo Nave / EPS
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961).
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961).Eduardo Nave / EPS
Foto sin firma ni fecha de Berlanga con su esposa, María Jesús Manrique, y su hijo José Luis.
Foto sin firma ni fecha de Berlanga con su esposa, María Jesús Manrique, y su hijo José Luis. Eduardo Nave / EPS
Portada de 'La Estafeta Literaria' con una entrevista a Berlanga tras el rodaje de Los jueves, milagro.
Portada de 'La Estafeta Literaria' con una entrevista a Berlanga tras el rodaje de Los jueves, milagro. Eduardo Nave / EPS
Berlanga y Cassen: cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido'. Manresa (1961).
Berlanga y Cassen: cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido'. Manresa (1961).Eduardo Nave / EPS
Cuaderno de recuerdos del rodaje de 'Calabuch', en Peñíscola (1956).
Cuaderno de recuerdos del rodaje de 'Calabuch', en Peñíscola (1956).Eduardo Nave / EPS
Retrato de Luis García Berlanga en los años 70.
Retrato de Luis García Berlanga en los años 70. Eduardo Nave / EPS
Primer guion de 'Siente un pobre a su mesa', de Berlanga y Azcona, que por culpa de la censura acabaría titulándose 'Plácido'.
Primer guion de 'Siente un pobre a su mesa', de Berlanga y Azcona, que por culpa de la censura acabaría titulándose 'Plácido'.Eduardo Nave / EPS
Ficha de ingreso voluntario en la División Azul expendida por la Falange (1941).
Ficha de ingreso voluntario en la División Azul expendida por la Falange (1941). Eduardo Nave / EPS
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961).
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961). Eduardo Nave / EPS
Uno de los “dólares” creados para la promoción de 'Bienvenido Mister Marshall', que merecieron una queja del embajador de EE UU en España.
Uno de los “dólares” creados para la promoción de 'Bienvenido Mister Marshall', que merecieron una queja del embajador de EE UU en España. Eduardo Nave / EPS
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961).
Cuaderno de recuerdos de rodaje de la película 'Plácido' en Manresa (1961). Eduardo Nave / EPS
Guion de la película 'El verdugo', escrito al alimón por Berlanga y Rafael Azcona (1963)
Guion de la película 'El verdugo', escrito al alimón por Berlanga y Rafael Azcona (1963)Eduardo Nave / EPS

Archivado En:

¿y tú qué piensas?

Normas