_
_
_
_
_

Del Café Sacher, en Viena, al Tortoni de Buenos Aires, saltando de café en café por 20 ciudades del mundo

Un pastel con el nombre de Mozart en Salzburgo, visitas guiadas a las plantaciones cafeteras de Costa Rica o un capuchino en el Tommaseo de Trieste. Un listado de propuestas irresistibles

café italia
El interior del Caffè Florian, en la plaza de San Marcos de Venecia (Italia).Alamy Stock Photo

Disfrutar de un buen café requiere su ceremonia, su tiempo y una atmósfera adecuada. La cultura del café se extiende por todo el mundo, aunque principalmente en Europa, donde hay auténticos templos dedicados a esta estimulante bebida a menudo acompañada de una buena tertulia.

Esta es una pequeña vuelta al mundo, de café en café, para descubrir los mejores rincones para disfrutarlo en 20 ciudades. Muchos de ellos con décadas de historia a sus espaldas y lugar de encuentro de numerosas personalidades.

1. New York Café y Centrál Grand Cafe (Budapest, Hungría)

“El mejor café del mundo”, así se autopromociona el New York Café de Budapest. ¿Y quién iba a llevarle la contraria? Con su exuberante decoración, las balaustradas de madera y las lujosas molduras de su techo, este espacio recuerda a un templo barroco. Este fastuoso café del año 1894, tradicional punto de encuentro de intelectuales y escritores en la capital húngara, ha salido sorprendentemente incólume de las tormentas de la historia y, desde hace unos años, tras una concienzuda restauración, vuelve a ofrecer buen café y todo tipo de delicias para acompañarlo.

Main hall of New York Cafe
Vestíbulo principal del New York Café de Budapest, construido en 1894 por el arquitecto húngaro Alajos Hauszmann.ATTILA KISBENEDEK (AFP via Getty Images)

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

El otro gran café literario de la ciudad es el Centrál Grand Café, que también atrajo desde el siglo XIX a un público literario; incluso se editaban en sus salas dos periódicos locales de gran influencia.

Y es que los cafés de Budapest siempre han sido parte esencial de su vida social, mucho antes de que aparecieran otros salones similares en ciudades como Viena o París. Solo un dato: en las últimas décadas del Imperio austrohúngaro, a principios del siglo XX, había en la ciudad más de 600 de estos locales.

2. Grand Café Orient (Praga, República Checa)

Grand Cafe Orient in Prague
Interior del Grand Café Orient de Praga, construido y decorado en estilo cubista. Alamy Stock Photo

En la Casa de la Madona Negra, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura cubista en Praga, está ubicado el Grand Café Orient, un local único en Europa. Desde sus extraordinarias lámparas de araña hasta los bancos acolchados tapizados a rayas verdes, todo es aquí cubista. Hasta los dulces. Por ejemplo, la coronita venecek, que es uno de los postres típicos checos, generalmente redondo, aquí es cuadrado. El café actual imita la decoración original aunque no todos los detalles de los interiores de época se pudieron rescatar tras un incendio que arrasó con todo.

3. Café de la Paix, La Rotonde, Café de Flore y Les Deux Magots (París, Francia)

París es una de las capitales con más cafés clásicos del mundo. Por ellos han pasado artistas, escritores, pintores, intelectuales y grandes figuras de la industria del espectáculo. Lugares como La Rotonde, un lugar emblemático del barrio de Montparnasse que abrió sus puertas en 1911 y al que iban Picasso y Modigliani. O el mítico Les Deux Magots, en Saint-Germain-des-Prés, en pleno Barrio Latino de la capital francesa, que fue el café de los románticos a finales del siglo XIX. Hoy mantiene su terraza con un gran ambiente y unas vistas estupendas. También merece una visita el Café de Flore, otro lugar de encuentro de intelectuales, sobre todo los existencialistas.

Restaurant La Rotonde, Paris, France
Terraza de La Rotonde, en el barrio de Montparnasse de París. Alamy Stock Photo

Pero hay que ir imprescindiblemente al Café de la Paix para encontrar el café parisino más antiguo que todavía sigue abierto. Situado frente a la Ópera, este lugar está lleno de historia y de historias. Fue inaugurado en 1862, pero cobró su enorme fama con ocasión de la Exposición Universal de París de 1867. Esta institución ha conservado hasta hoy su glamur mundano, con sus columnas doradas y sus frescos de estilo Segundo Imperio. Sigue siendo uno de los clásicos de la gastronomía parisina, aunque sus precios están en consonancia con su fama.

4. The Wolseley y otros clásicos (Londres, Reino Unido)

En rigor, The Wolseley, con todos sus dorados clásicos, no es un café, sino un salón de té. También es restaurante, brasserie, punto de encuentro del mundo de la moda… (en la mesa número 32 se solía sentar Kate Moss). El tradicional afternoon tea que, por supuesto, también existe en versión champán, es, con sus deliciosos scones y su clotted cream, todo un sueño. Servido, además, bajo altos arcos y columnas de mármol.

Wolseley cafe-restaurant
El alcalde de Londres, Sadiq Khanen el café The Wolseley, cerca de Picadilly. Alamy Stock Photo

En la capital británica, más que cafés al estilo centroeuropeo, destacan los salones de té, y en esto no tienen rival. Y en todos, por supuesto, se sirve también café a quien lo pida. Todos los grandes hoteles tienen su salón de té, pero entre los mejores y más clásicos están los del Claridge’s, el Ritz y The Berkeley (aquí los dulces están diseñados por grandes marcas de moda, como Gucci o Dolce & Gabbana). Y como no: el imprescindible e histórico Fortnum and Mason, en su Diamond Jubilee Tea Salon de la cuarta planta.

5. Café A Brasileira (Lisboa, Portugal)

Lisbon, Portugal.
Interior del Café A Brasileira, uno de los más famosos de Lisboa, fundado en 1905. Education Images (Universal Images Group via Getty)

Los lujosos cafés del siglo pasado, ¿son una especie en extinción? Quizás, pero han sobrevivido algunos magníficos ejemplares en Europa. En Lisboa, el café por excelencia es A Brasileira, en el Barrio Alto, donde la cultura del café florece, entre paredes cubiertas de espejos y una refinada decoración, desde hace más de 110 años: un cuarto de estar público que permanece igual que en tiempos de Fernando Pessoa.

6. Confitería Sprüngli (Zúrich, Suiza)

Confiserie Spuengli
Escaparate de la confitería Sprüngli, en Zúrich (Suiza).Alamy Stock Photo

Elegir entre una oferta de dulces como la de la confitería Sprüngli ―chocolates finísimos, pralinés o pastas― resulta complicadísimo. Y así era ya en 1836. Aquí tienen su origen, de hecho, los legendarios luxemburgerli, esas galletas rellenas de crema tan típicas de Suiza.

7. Café Pushkin (Moscú, Rusia)

Barra y mesas del café Pushkin de Moscú, inaugurado en 1999 e inspirado por la letra de la canción ‘Nathalie’ de Gilbert Bécaud.
Barra y mesas del café Pushkin de Moscú, inaugurado en 1999 e inspirado por la letra de la canción ‘Nathalie’ de Gilbert Bécaud.Alamy Stock Photo

Este café nació en 1964 con la canción Nathalie, de Gilbert Bécaud, en la que el cantante se encuentra con su amada ―una supuesta guía rusa que conoció en una gira― en el ficticio café Pushkin de Moscú. El tema se hizo tan popular en su momento que muchos turistas franceses que visitaban la ciudad rusa buscaban aquel café que en realidad no existía. Así que hubo que crearlo a partir de la letra de la canción, y se inauguró en 1999. Las antigüedades cuidadosamente escogidas, las paredes forradas de madera y los platos rusos y franceses de su carta le confieren un encanto mundano.

8. Schamong Kaffee (Colonia, Alemania)

Barra del Schamong Kaffee de Colonia (Alemania).
Barra del Schamong Kaffee de Colonia (Alemania).Schamong kaffee

Schamong es el tostadero de café más antiguo de Colonia, con más de 50 años de historia. Su tienda vende una variada gama de mezclas: cafés clásicos junto a interpretaciones especiales del grano de café. Pero Schamong es también una cafetería, lo que significa que uno puede quedarse y disfrutar de una de las deliciosas composiciones de la casa. También es sede de la primera “academia de café” de la ciudad, donde enseñan, por ejemplo, que para preparar un auténtico espresso han de seguirse estrictamente nada menos que siete reglas. Y todo ello con una gran preocupación por la sostenibilidad.

9. Café Sacher (Viena, Austria)

A finales del siglo XIX y principios del XX, Viena era la capital de un gran imperio del que formaban parte no solo los austriacos, sino también húngaros, checos, eslovacos, polacos, italianos, bosnios, rumanos, alemanes… Era una metrópoli comparable al Nueva York de hoy, y el centro de todo estaba en sus cafés. Casi todos se mantienen y conservan la atmósfera de aquel tiempo en el que por ellos pasaban Mahler, Adolf Loos, Wagner, Klimt o Freud, hasta tal punto que los cafés de Viena son patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.

La famosa tarta Sacher que se sirve en el café Sacher de Viena (Austria).
La famosa tarta Sacher que se sirve en el café Sacher de Viena (Austria).ullstein bild Dtl. (ullstein bild via Getty Images)

El más popular y turístico es el Sacher, leyenda absoluta por su tarta de chocolate que lleva el mismo nombre y que siguen elaborando de una forma totalmente artesanal. Pero hay otros muchos en la ciudad, como el Sperl, de 1880, frecuentado por Gustav Klimt y Egon Schiele, que pagaban sus consumiciones con los dibujos que hacían en el café. Por la misma época, Freud iba al Landtmann, muy cerca de su consulta.

10. Grand Café (Oslo, Noruega)

Comedor del Grand Café de Oslo (Noruega).
Comedor del Grand Café de Oslo (Noruega).Robert B. Fishman; ecomedia (ullstein bild via Getty Images)

Todo Oslo quedó conmocionado con el anuncio de que el café del Grand Hotel, cargado de tradición, cerraba tras más de 140 años de historia. A finales del siglo XIX, aquí venían en busca de tranquilidad principalmente artistas: Henrik Ibsen acudía a diario, y Edvard Munch pintó el local. Hace pocos años lo han vuelto a abrir; lo han remodelado, pero sigue siendo el mismo acogedor oasis para pasar horas de reflexión frente a un buen café.

11. Caffè Tommaseo (Trieste, Italia)

Un café capuchino en el Caffè Tommaseo de Trieste (Italia).
Un café capuchino en el Caffè Tommaseo de Trieste (Italia).Alamy Stock Photo

El Tommaseo, abierto en en el año 1830, sirvió durante décadas de punto de encuentro de empresarios de éxito, artistas e intelectuales, así como de epicentro de varios movimientos políticos; de hecho, hay una exposición dedicada a su interesante historia. A este local de la localidad italiana de Trieste se viene, sin embargo, sobre todo por su capuchino.

12. Café Maiasmokk (Tallin, Estonia)

La fachada amarilla del Café Maiasmokk en Tallin, uno de los más antiguos de la capital de Estonia.
La fachada amarilla del Café Maiasmokk en Tallin, uno de los más antiguos de la capital de Estonia. Alamy Stock Photo

El Maiasmokk lleva en su sitio nada menos que desde 1864. La decoración de este local de Tallin (Estonia) incluye numerosas piezas únicas que datan de aquella época. Con el café se pueden comer exquisitos bizcochos, tartas y pasteles. En una sala aneja, un pequeño museo del mazapán informa sobre la historia y el origen de esta pasta dulce de almendras.

13. Hafiz Mustafa (Estambul, Turquía)

Surtido de ‘baklavas’, delicias turcas, en el café Hafiz Mustafa de Estambul.
Surtido de ‘baklavas’, delicias turcas, en el café Hafiz Mustafa de Estambul. Alamy Stock Photo

Un buen café a la turca es muy diferente al que se toma en la mayor parte de Europa: se prepara con café molido muy fino en el cezve, una típica cafetera de cobre y latón con mango largo. Se sirve con posos y acompañado con las típicas delicias turcas o baklavas. En el Hafiz Mustafa de Estambul hay golosinas y dulces turcos desde primera hora de la mañana hasta bien pasada la medianoche. Este negocio lo fundó un prestamista hace más de 150 años. En la primera planta se puede tomar tranquilamente el típico café negro turco o un té negro fuerte. Es obligatorio probar la especialidad de la casa: baklavas rellenas de almendra o de pistacho que además exportan a todo el mundo.

14. Gran Café Gijón (Madrid, España)

Ventanales del Café Gijón, sede de míticas tertulias en el paseo de Recoletos de Madrid.
Ventanales del Café Gijón, sede de míticas tertulias en el paseo de Recoletos de Madrid. Alamy Stock Photo

De todos los grandes cafés madrileños famosos por sus tertulias, destaca el Café Gijón, en el paseo de Recoletos de la capital española. Fue fundado por un asturiano afincado en la ciudad en 1888 y, desde el primer momento, se convirtió en un punto de reunión de escritores, artistas e intelectuales, cuyas palabras tal vez sigan dormitando en algún lugar de sus cortinas rojas. En este lugar se han sentado desde Salvador Dalí o Luis Buñuel hasta la legendaria espía Mata Hari. Cuando, en 1914, el local se vendió, el nuevo propietario tuvo que firmar que este negocio y su nombre jamás desaparecerían. Hoy sigue siendo un punto de referencia en la ciudad.

15. Confitería Furst (Salzburgo, Austria)

Salzburg, Austria
El pastel Mozartkugel (bola de Mozart) es la especialidad de la confitería Furst en Salzburgo (Austria).Alamy Stock Photo

No hay amante del dulce que pueda evitar una visita a la acogedora sede central de la confitería Furst, en la plaza del Mercado de Salzburgo, o a sus otras tres sucursales. Aquí es imposible tomarse nada más que un café e ignorar los múltiples y apetecibles dulces. Esta confitería es conocida, sobre todo, por su pequeño y redondo bombazo, el Mozartkugel (bola de Mozart), que sigue preparándose según la antigua receta.

16. Caffè Florian (Venecia, Italia)

Exterior del Caffè Florian, inaugurado en 1720 en la plaza de San Marcos de Venecia.
Exterior del Caffè Florian, inaugurado en 1720 en la plaza de San Marcos de Venecia. Alamy Stock Photo

En el café más antiguo de Europa el tiempo parece haberse detenido. Desde su apertura en 1720, lo único que ha cambiado en el Florian de Venecia son los precios y los clientes. Los rituales siguen siendo los mismos: camareros con chaquetas blancas sirven el capuchino en bandejas plateadas y, por la noche, la orquesta se pone en marcha. Donde hace siglos compartían sus reflexiones artistas, intelectuales y políticos, hoy remueven sus capuchinos tropeles de turistas. El Florian fue el primer café de Italia donde pudieron entrar las mujeres, lo que le valió el lamentable sobrenombre de “coto de caza de Casanova”.

17. Antico Caffè Greco (Roma, Italia)

Mesas en el exterior del Antico Caffè Greco, en Roma.
Mesas en el exterior del Antico Caffè Greco, en Roma. Alamy Stock Photo

El café más antiguo de Roma, abierto desde 1760, presume de sus camareros con frac y pajarita, camareras con delantales blancos con volantes, paredes de terciopelo rojo y espejos dorados picados por el tiempo. Los precios del Antico Caffè Greco reflejan este impresionante patrimonio. Casanova, Goethe, Wagner, Keats, Byron, Shelley y Baudelaire eran parroquianos habituales del local y hasta se puede uno echar en el canapé de color jengibre de Hans Christian Andersen (desde la entrada por Vía dei Condotti, hay que atravesar las ocho salas hasta el último salón, con un piano de cola).

18. Plantación Britt y café La Mancha (San José, Costa Rica)

Costa Rica ha hecho del café uno de sus iconos y es impensable pasar por el país latinoamericano sin probar uno de los cafés más famosos del mundo. Un buen lugar puede ser Barva, en el Valle Central. Allí se encuentra el tostadero costarricense más famoso, Britt, que anima a una visita guiada de 90 minutos para conocer su plantación, que también incluye una cata de café e incluso una teatralización de la historia del café.

Visita guiada a la plantación Britt, cerca de San Juan de Puerto Rico.
Visita guiada a la plantación Britt, cerca de San Juan de Puerto Rico. Alamy Stock Photo

Los que prefieran simplemente probar un buen café tienen en San José, la capital, muchos locales. Una buena recomendación es el café La Mancha, escondido en un patio del histórico edificio Steinvorth. El establecimiento es fruto de la pasión de un fotógrafo costarricense por esta energizante bebida. Desde el clásico cortado hasta el café de cafetera Chemex, ofrece la tecnología más avanzada en su elaboración. Es un tranquilo local, repleto de fotografías y plantas, que sirve de oasis en el caos callejero.

19. Tortoni (Buenos Aires, Argentina)

Cafe Tortoni, Argentina
Camareros en la barra del histórico café Tortoni, uno de los más famosos de Buenos Aires. Phil Clarke Hill (Corbis via Getty Images)

La capital argentina heredó de la tradición italiana y española el gusto por los cafés con cristaleras modernistas y mesas de madera, convertidos en centros de la vida social y cultural. Los porteños presumen incluso de ser “la Viena de América”. Y como símbolo de todo esto, el famoso café Tortoni, el más antiguo de Buenos Aires, que fue centro de emblemáticas tertulias literarias. Es aún tan famoso que los autobuses cargados de turistas paran en la puerta, lo que le resta cierto encanto. Pese a todo, es una visita casi obligatoria para cualquiera que visite la ciudad. Lo mejor es pedir un par de churros con chocolate caliente y olvidarse de los precios mientras se disfruta del ambiente.

En Buenos Aires hay otros cafés con sabor literario, como el London City, el favorito de Julio Cortázar, que sitúa en este salón su novela Los premios. En el barrio de Palermo, el punto de encuentro de narradores y poetas porteños es el Varela Varelita, y sus fotos cuelgan de sus paredes. Funciona hasta bien entrada la madrugada, algo muy habitual en Buenos Aires.

20. Camelot (Cracovia, Varsovia)

Terraza del café Camelot en Stare Miasto, el casco antiguo de Cracovia (Polonia).
Terraza del café Camelot en Stare Miasto, el casco antiguo de Cracovia (Polonia). Artur Widak (NurPhoto via Getty Images)

¿El centro europeo de la cultura del café? Viena, por supuesto. Solo que algunos entendidos consideran Cracovia la capital cafetera secreta. Y es que aquí abundan los cafés instalados en edificios históricos de su casco antiguo y con una larga tradición. Por ejemplo, el café Camelot, donde se puede disfrutar acompañado de un trozo de tarta en sus acogedoras salas iluminadas con velas y mesas con tapetes de encaje. Aquí tampoco faltan los buenos desayunos y almuerzos para los que quieran algo más que un buen café.

Suscríbete aquí a la newsletter de El Viajero y encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestras cuentas de Facebook, Twitter e Instagram.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_