_
_
_
_
VIAJEROS URBANOS

Ofrenda al atardecer a orillas del Ganges

Todos los días, a las siete, tiene lugar en Benarés la ceremonia Ganga Aartida

Belén Hernández
Un momento de la ceremonia hinduista Ganga Aartie, en la que se mezcla danza, fuego y ofrenda,
Un momento de la ceremonia hinduista Ganga Aartie, en la que se mezcla danza, fuego y ofrenda,

En Benarés (Varanasi, en hindi), si después de apurar tiempo en el mercado de verduras o en las calles laberínticas del casco antiguo, uno llega a las escalinatas del Dasaswamedh Ghat a las siete menos cinco, que no espere poder sentarse para disfrutar del espectáculo. La Ganga Aartida es una ceremonia hinduista que combina danza, fuego y ofrenda, y que congrega a cientos de peregrinos, vecinos y turistas a la orilla del Ganges, el río sagrado. Con ella, se da las gracias a la diosa Ganges y se celebra el final de un nuevo día.

A las siete, cada atardecer, llueva o haga sol, cinco miembros de la casta sacerdotal (Brahmán) se colocan, mirando hacia el río, en unos altares adornados con alfombras, flores, y desde los que blanden incienso, fuego y lámparas de aceite en el sentido de las agujas del reloj. “¿Sabes por qué son cinco? Porque estamos hechos de cinco elementos: agua, tierra, fuego, cielo y alma”, explica Marsni. “Desde este balcón se ve mucho mejor, acompáñame”,

Marsni es uno de los muchos jóvenes que merodea la zona para ayudar a los turistas. No piden dinero, aunque sí compañía: quieren conocer cada detalle e información de fuera de India. Además de estos cazaturistas, entre los devotos que vienen a celebrar la ofrenda, se encuentran niños vendedores de postales y velas, algún puesto ambulante de comida que aprovecha el tirón de la afluencia de personas y mujeres que adornan las manos de henna.

Los mejores lugares para poder ver el ritual son las propias escaleras del Dasashwamedh Ghat, colindantes al Templo de Durga, a 100 metros de distancia. También desde el propio río, a bordo de las barcas que ofrecen paseos a los turistas. Son muchas las que desde antes del comienzo de la ceremonia se agolpan al principio de las escaleras.

El ritual, que dura 45 minutos, se convierte en un espectáculo hipnótico, acompañado del sonido de un tambor y una voz profunda y aterciopelada que recita mantra tras mantra: “Lo que escuchas son oraciones en honor a Ganga, la diosa del río”. La Ganga Aartida acaba con más bendiciones y con los peregrinos que se acercan para recoger las flores y la comida bendecida por los sacerdotes. A lo lejos, cada atardecer, aparece una hilera de velas que recorre el Ganges. Son las muchas ofrendas que acompañan cada día a la Ganga Aartida.

{ "active": true, "code": "297685", "elementType": "offerExtension", "id": 7, "name": "VARANASI", "service": "tripadvisor" }

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Belén Hernández
Redactora de Estilo de Vida, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde escribe sobre cultura y tendencias, pero también sobre infancia, medio ambiente y pobreza en países en desarrollo. Antes trabajó en El Mundo y Granada Hoy. Es granadina, licenciada en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_