El premio que irritó a Kaspárov

A los 15 años, Radyábov gana y enfada al campeón en Linares con un sacrificio de pieza a largo plazo

Antes de convertirse en uno de los jugadores de estilo más conservador en la élite -lo que se traduce en muchos empates sin apenas lucha y numerosas partidas soporíferas-, Teimur Radyábov (Bakú, 1987; “Radjabov” en las listas oficiales) fue uno de los niños prodigio más asombrosos de la historia del ajedrez. Empezó a jugar a los 3 años, y ganó medallas en Europeos y Mundiales de diversas edades; entre ellas, la de oro en el Europeo sub 18 de 1999, a los 12 años. A los 14 se convirtió en el 2º gran maestro más joven de la historia.

A los 15 ganó con negras a Kaspárov en Linares la muy polémica partida glosada en este vídeo, que recibió el premio especial a la más bella del torneo ante la furia del ruso. Los miembros del jurado argumentaron que la belleza es un concepto subjetivo, y que el mero hecho de que un chico de 15 años se atreviera a sacrificar una pieza a largo plazo contra el casi invencible Kaspárov era bello en sí mismo. Algunos grandes maestros compartieron ese razonamiento; otros lo rechazaron porque el sacrificio es científicamente incorrecto. Las máquinas de hoy dictaminan que, con una réplica perfecta, Kaspárov hubiera logrado una ligera ventaja.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS