Instructiva belleza de Judit

La única mujer de la historia en la élite firma una obra maestra sobre cómo atacar un enroque débil

Como ocurre en el fútbol, hay varias maneras de jugar muy bien al ajedrez. Pero no todas son igual de atractivas para el gran público. Paladear las joyas de algunos ajedrecistas de élite requiere poseer unos conocimientos técnicos muy elevados. Por el contrario, el estilo de otros los convierte en favoritos de aficionados, organizadores y periodistas especializados. La húngara Judit Polgar no solo fue -y sigue siendo- la única mujer de la historia en la élite hasta que se retiró, en 2014, sino también una de esos fieros atacantes para quienes crear belleza es casi tan importante como ganar.

La partida que glosa este vídeo, contra su compatriota Ferenc Berkes (Budapest, 2003) es una verdadera obra maestra de ese estilo. El aficionado difícilmente la olvidará, no solo por su gran hermosura, sino por lo mucho que habrá aprendido tras disfrutarla.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS