Instagram ofrece una herramienta para combatir la ansiedad que podría estar provocando la misma red social

Mientras Reino Unido se dispone a aprobar un ley que obliga a advertir qué imágenes publicadas en esta red social han sido alteradas digitalmente, el mismo Instagram crea un opción de ayuda a usuarios con problemas de angustia

Tres personas interactuando en Wuhan, China.
Tres personas interactuando en Wuhan, China.Getty Images

Si buscas el hashtag #ansiedad en la lupa de Instagram, te aparecerá un leyenda que reza: “¿Podemos ayudarte?”. Y si pinchas desplegará tres opciones: hablar con un amigo, hablar con un profesional voluntario o leer consejos que han resultado útiles a otras personas. Entre esos consejos no está dejar de usar la red social, aunque en 2019, La Real Sociedad de Salud de Reino Unido publicó el informe #StatusOfMind (‘#EstadoDeLaMente’), en el que se estudiaron los efectos del uso de las redes sociales entre los jóvenes, y una de las conclusiones obtenidas fue que Instagram es la plataforma que más impacto negativo tiene sobre la salud mental.

Luke Evans, miembro del Comité de Salud y Atención Social del Reino Unido, elaboró hace un dos semanas un proyecto de ley que obliga a que los usuarios de Instagram tuvieran que etiquetar las imágenes que fueron alteradas digitalmente para cambiar su apariencia. Según Evans, las fotos editadas en las redes sociales están “alimentando una crisis de salud mental”, que, según él, puede provocar incluso trastornos alimentarios.

El proyecto de ley, que pasará al parlamento británico el 15 de septiembre y que tiene como objetivo abordar los estándares de belleza poco realistas que se ven en Instagram, cuenta con el apoyo de expertos en imagen corporal y organizaciones benéficas de salud mental

El proyecto de ley, que pasará al parlamento británico el 15 de septiembre y que tiene como objetivo abordar los estándares de belleza poco realistas que se ven en Instagram, cuenta con el apoyo de expertos en imagen corporal y organizaciones benéficas de salud mental. Alex Light, influencer de body positive (una tendencia a favor de la aceptción del propio cuerpo), ha apoyado la iniciativa con una foto suya, en versión normal y otra, alterada, donde escribe: “La edición de fotos ha existido durante mucho tiempo en los medios tradicionales, pero se ha vuelto popular y extremadamente accesible gracias a una gran cantidad de aplicaciones muy baratas que son increíblemente rápidas y fáciles de usar”.

Por otro lado, se ha hablado de que la ley sería de complicado cumplimiento. Saskia Marriott, que trabaja en la empresa de moda In The Style, dijo a la revista Glamour que será difícil demostrar la edición, sobre todo cuando los cambios son sutiles. También ha planteado que hay una “gran diferencia” entre eliminar una mancha o un ojo rojo, a cambiar por completo el tamaño de la cintura. “¿Dónde se traza la línea?”, se pregunta. El Dr. Evans, quien elaboró la ley, admite que se tendrá que confiar en el usuario, pero piensa que si la ley existe, la mayoría de la gente no la violará.

Francia e Israel ya tienen leyes similares que obligan a acompañar todas las fotografías comerciales modificadas con un crédito en el que se advierta que la fotogrfía ha sido retocada. Sin embargo, el Reino Unido sería el primero en aplicar la ley a una red social.

La Confederación Salud Mental España e Instagram se aliaron en julio para elaborar las primeras guías para ayudar a mantener el bienestar emocional y la salud mental entre la población. Aunque la iniciativa nació en respuesta de la crisis de la covid-19, las guías también ofrecen recomendaciones generales sobre salud mental, así como las relacionadas con la pandemia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS