Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huracán de creatividad

El genial agricultor peruano sacrifica una pieza en la apertura y gana con brillantez mucho después

La genialidad de Julio Granda (Camaná, Perú, 1967) glosada ya en El Rincón de los Inmortales cinco semanas atrás, se aprecia con especial nitidez en la partida de este vídeo, contra un rival muy fuerte: el estadounidense Yasser Seirawan, en el torneo de homenaje a Miguel Najdorf que se disputó en Buenos Aires en 1993. El gran maestro peruano sacrifica una pieza en su novena jugada, cuando resulta imposible -incluso para una máquina- evaluar si tanto riesgo está justificado.

Cada vez se ven menos partidas así en la alta competición porque el entrenamiento con computadoras potentisimas ha mejorado mucho el nivel defensivo general. Ya no basta con lograr una posición de ataque, muy difícil de defender para un humano, con la esperanza lógica de que el rival cometa alguna imprecisión más temprano que tarde. Ahora muchos tienden a suponer que el adversario se va a defender como una máquina, lo que coarta la creatividad. Excepto para los genios, que no pueden vivir sin exhibirla. Como ocurre con el español Alexéi Shírov, si Granda continuase disputando torneos de élite, nos seguiría deleitando con obras de arte como esta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis. Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público

Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros).

Suscríbete a los hechos.

Suscríbete