Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repoblación

El problema de la España vaciada no es algo que haya ocurrido de la noche al día. Los datos sociodemográficos elaborados por el Instituto Nacional de Estadística desde hace años, permiten a la Administración analizar las tendencias poblacionales. Estas estimaciones deberían servir a nivel político para elaborar planes estratégicos que abordasen las necesidades demográficas, sanitarias y educativas en aquellas zonas donde la despoblación es más acusada. Hacer caso omiso de los informes elaborados por funcionarios de la Administración tiene sus consecuencias, que suelen pagar los ciudadanos. Al igual que en otras situaciones, toca solucionar los problemas a última hora. Implicar a las nuevas tecnologías, favorecer la implantación de trabajos telemáticos, incentivos fiscales y mejora de las comunicaciones han de formar parte de la solución a una España que no solo está vaciada sino también olvidada.

Ramón Puchades Rincón de Arellano. Valencia

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >