Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hijos no son de los padres

Afortunadamente, los hijos no son propiedad de los padres y por eso no pueden maltratarlos, descuidarlos o atentar contra su dignidad. Y es el Estado quien tiene la obligación de protegerlos, incluso de sus propios padres. Los hijos tienen personalidad propia y, así, hay sacerdotes hijos de padres ateos, ateos hijos de creyentes e ideologías diferentes en una misma familia, algo normal en democracia. Nunca acabo de entender por qué a quienes están tan seguros de sus convicciones les preocupa tanto que sus hijos escuchen ideas diferentes: debería resultarles muy fácil argumentar en contra. ¿O es que no están tan seguros?

Eugenio R. Luján Martínez. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >