Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué duro es versionar a Sabina: quién lo hace bien y quién no en su disco tributo

Casi cuarenta artistas demuestran que hay cantantes que son de todos y que no siempre se acierta aunque se pongan buenas intenciones

Joaquín Sabina posa en 1988 con una cerveza en la mano. En vídeo, Zahara y Dani Martín versionan ' Y Sin Embargo Te Quiero/ Y Sin Embargo'.

Una vez preguntaron a Joaquín Sabina que señalase las tres virtudes que debía tener una canción. Respondió: "Una buena letra, una buena melodía, una buena interpretación y algo más que nadie sabe lo que es y que es lo único que importa: alma, corazón y vida". El músico se tomó la libertad de enumerar cuatro (o seis), porque lo que realmente importa, aparte de las cosas obvias (buena letra, melodía e interpretación) es que cada vez que alguien se pone delante de un micrófono se deje un pedazo de vida.

Así son la mayoría de las canciones de Sabina (Jaén, 1949), seguramente el artista más transversal de la música española: gusta a ellos, ellas, elles, comunistas, ultraliberales, del Atleti, del Barça, animalistas, taurinos o lo que sea. Prueba de ello es Tributo a Sabina: ni tan joven ni tan viejo, que se acaba de editar con casi cuarenta participantes. Solo la causa sabinera es capaz de reunir en un mismo proyecto a gente tan dispar como Robe Iniesta y Manuel Carrasco o como Bunbury y Pablo Alborán.

Salvo alguna excepción son versiones muy poco fieles a la original, entre otras cosas porque esa alma que comenta el homenajeado es inimitable. Algunos aciertan y otros salen del compromiso como pueden. Este es el resultado, comentado en la misma posición en la que aparecen en el disco.

– 'Ruido', por Fito y Fitipaldis y Coque Malla. En lugar de una colaboración de igual a igual, este Ruido es más Fito y Fitipaldis con la participación de Coque Malla. Y es una pena, porque Malla se encuentra en un espléndido momento y hubiese sido interesante escuchar más implicación suya. El resultado es un poco decepcionante, con ese estilo dire-straits-a-piñón-fijo de los últimos discos de Fito Cabrales.

Videoclip de la versión de Fito y Fitipaldis y Coque Malla del tema 'Ruido'.

– 'Contigo', por Alejandro Sanz. Uno de los grandes momentos del álbum. Alejandro Sanz se mete a crooner aflamencado para darle profundidad a esta oda contra la rutina en la pareja. Un piano, un contrabajo y la voz de Sanz arrancan brillantemente una pieza que solo puede llegar a la emoción si el que la interpreta está en ese momento de pasiones desaforadas que se dan en el inicio de las relaciones.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Con la frente marchita', por Amaral y Manolo García. Una historia de amor separada por miles de kilómetros, los que van de España a Argentina. Amaral y Manolo García lo intentan, pero no consiguen que despegue la canción. Se hace larga, a pesar de contar con frases tan tremebundas como: "No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió".

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Donde habita el olvido', por Bunbury. Casi un minuto alarga Bunbury esta pieza respecto a la original, contenida en la obra cumbre de Sabina, 19 días y 500 noches. El aragonés aporta teatralidad, solemnidad y originalidad. Buena versión.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'El caso de la rubia platino', por Leiva. El excomponente de Pereza es un rendido fan del homenajeado: incluso ha ejercido de productor del jienense. Por tanto, se conoce bien el material. Ha elegido una pieza que merecía una revisión stoniana (o a lo Faces). Muy en la onda de You can't Always Get What You Want (de Jagger y Richards), Leiva lleva a una dimensión festiva y rockera un tema que suena algo deslavazado en su versión original contenida en 19 días y 500 noches.

Escucha la canción pinchando aquí.

Tributo a Sabina disco
Leiva y Joaquín Sabina en los Premios ICON 2016 donde el de Úbeda fue galardonado con el Premio ICON a la Trayectoria Musical.

– 'Peces de ciudad', por Pablo Alborán y Pablo López. Muy valientes los dos Pablos por enfrentarse a una canción muy de códigos sabineros, bastante alejada de sus estilos. Pero su interpretación pausada con sus voces aflautadas roza la somnolencia. De lo más flojo del lote.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Calle Melancolía', por Robe Iniesta. A ver quién se atreve con una de las canciones más queridas de Sabina. El insensato es Robe Iniesta. Los dos tienen algunos puntos de conexión en su música, aunque fuera de ella, Iniesta ha pasado más frío que Sabina. Calle Melancolía empieza como Robe versión en solitario y enseguida pasa a la más cafre de Extremoduro. Los violines, las guitarras y la áspera voz forman un trío triunfador. Se lleva Iniesta la canción a los seis minutos y medio, dos más que la original. Y no sobra ni un segundo. Porque solo el artista extremeño puede "cabalgar a lomos de una yegua sombría".

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'La canción más hermosa del mundo', por Manuel Carrasco. Está en ese momento el músico andaluz que aguanta lo que le echen para devolverlo elegantemente empaquetado. Es lo que hace con esta canción difícil de Sabina donde relata sus fetiches en ese camino trastabillado que es su propia vida, desde el "carnet del Atleti" a "las lágrimas para llorar cuando valga la pena".

Escucha la canción pinchando aquí.

Tributo a Sabina disco
Manuel Carrasco posando en exclusiva para ICON en Madrid en junio de 2019.

– '19 días y 500 noches después', por Travis Birds con letra de Benjamín Prado. Qué gran idea. Una mujer, la todavía no muy conocida cantante madrileña de 28 años Travis Birds, da la réplica de ella al clásico de Sabina, cantando como él. Y qué replica. Atención: "Luego se fue, bajó a por tabaco y volvió a los tres meses./ Vino haciendo eses y hecho un perro flaco./ Pidió que le abriese con dos arrumacos./ Le quité la llave, el abono transporte./ Por decirlo suave, le di pasaporte y le dije: 'Colega, tú has perdido el norte". Con mucho humor, un rajo flamenco interesante y empoderada, la cantante pone en su lugar a Sabina, que seguro que se habrá quedado sin palabras al escucharla.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Cerrado por derribo', por Niño de Elche y Guitarricadelafuente. Una especie de son aflamencado en el que los dos cantantes se complementan. Sacan la pieza adelante y por momentos llegan a brillar.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Y sin embargo te quiero/Y sin embargo', por Zahara y Dani Martín. Seguramente el momento más mágico del tributo. El directo de Sabina Nos sobran los motivos se cierra con la fusión de estas dos canciones, la copla de Quintero, León y Quiroga, Y sin embargo te quiero, interpretada por Olga Román, y luego Sabina ya con su tema Y sin embargo. Zahara y Dani Martín aceptan el reto de replicar la jugada. Estremecedora la presencia de la jienense, demostrando hondura y oficio. Y el ex Canto del Loco coge el testigo de forma sentida. Las voces se funden al final, con una instrumentación pausada y moderna que recuerda a los Esclarecidos de Cristina Lliso y Alfonso Pérez. Un 10.

Escucha la canción pinchando aquí.

- 'A la orilla de la chimenea', por Serrat y Rozalén. Serrat escarba en la discografía de su amigo y selecciona una canción de Física y Química, de 1992. Una pieza que canta con Rozalén (que cambia parte de la letra, para dar la réplica de ella). El resultado es una preciosa balada.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Princesa', por Los Rodríguez. Hay por YouTube una grabación de Princesa por Los Rodríguez nada menos que de 1990, cuando la banda liderada por Andrés Calamaro, Ariel Rot y Julián Infante daba sus primeros pasos. El grupo lleva años separado, pero los tres que quedan (Calamaro, Rot y el batería Germán Vilella; Infante falleció en 2000) se han reunido para volver a grabar este clásico de Sabina. En una línea Dead flowers, de los Stones, Los Rodríguez producen un rock and roll nervioso y chuleta. Calamaro canta tan bien que entran ganas de escuchar del tirón Honestidad brutal. Y Rot se gusta en un primoroso solo de guitarra muy Mick Taylor. Se lo pasan en grande grabando este Princesa y eso se transmite al oyente.

Escucha la canción pinchando aquí.

- 'Yo también sé jugarme la boca', por Vanesa Martín. "Yo también sé jugarme la boca, yo también sé besar", dice esta letra de Sabina que la malagueña Vanesa Martín fronteriza para hacer una versión que podría servir de canción de cabecera de una serie como Narcos. Interesante.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Amor se llama el juego', por Melendi. Otra composición que trata uno de los temas favoritos del universo sabinero: el crepúsculo del amor. No acierta un voluntarioso Melendi con su aportación, con una producción anticuada (la guitarra que puntea molesta lo suyo) y una interpretación fría.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Quién me ha robado el mes de abril', por Pablo López. Una de las baladas más sostenidas de Sabina, relato sobre el desaliento, sobre cómo la inocencia se hace añicos al dar la vuelta a la esquina. Una carta a los derrotados del amor: o sea, a todos. Pablo López está convencido de que la intensidad es el mejor vehículo para atrapar al oyente. Pero no siempre es así, como ocurre aquí.

Escucha la canción pinchando aquí.

Tributo a Sabina disco
Pablo López durante un concierto en el Palacio Vistalegre de Madrid el pasado septiembre. Foto: Getty

– 'Pacto entre caballeros', por Estopa. Una historia de canallitas es la que eligen los hermanos Muñoz. El dúo ha preferido ser fiel a la original. No aporta gran cosa.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'A mis cuarenta y diez', por M-Clan y Alejo Stivel. Canción incluida en 19 días y 500 noches, álbum producido por Alejo Stivel, que encara con esa autoridad la versión junto a M-Clan. La original tiene un aire country. M-Clan y Stivel le ponen más músculo, entonan con los requiebros vocales de Bob Dylan y les sale una pieza disfrutable.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Eclipse de mar', por Ismael Serrano y Funambulista. Contiene tantos referentes sabineros esta pieza (la coca, las prostitutas, el Atleti...) de su disco de 1990, Mentiras piadosas, que hay que estar muy fino para sacarle partido. Y Serrano y Funambulista solo lo hacen a medias.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Nos sobran los motivos', por Marwan y Kany García. El madrileño y la puertorriqueña cumplen con una versión en la que arriesgan lo justo.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Lo niego todo', por Mikel Erentxun y Rufus T. Firefly. Fantástica la aparición en este disco del donostiarra Mikel Erentxun y los madrileños Rufus T. Firefly. Una interpretación que acerca la música del homenajeado al rock sofisticado (digamos de Wilco o, si miramos más para atrás, a los Beatles del Álbum Blanco). Es Sabina perro viejo ya y difícil de cambiar sus costumbres, pero, oye, igual esta revisión de Lo niego todo es una pista para producir nuevas composiciones.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Pongamos que hablo de Madrid', por Rubén Pozo y Lichis. El ex Pereza y el ex La Cabra Mecánica forman una sociedad sólida, con giras por garitos y disco. Han querido también ir de la mano para encarar una de las canciones más famosas del homenajeado. Revisión arrastrada, pausada, que va subiendo en intensidad y termina remitiendo a los Stones. Y ya es la tercera vez que citamos a Jagger y Richards en este análisis.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Ganas de...', por Macaco y Carlos Sadness. Macaco y Carlos Sadness han hecho algo fascinante: convertir una composición de Sabina en candidata a canción del verano. Esta versión acuática te pone de buen humor al instante.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Una canción para la Magdalena', por Andrés Suárez y Elvira Sastre. Discreta versión la de Andrés Suárez, con la participación de la poeta Elvira Sastre.

Escucha la canción pinchando aquí.

– 'Y nos dieron las diez'. El broche, con la mayoría de los homenajeadores cantando las estrofas de este clásico de Sabina. Solo anecdótica.

Escucha la canción pinchando aquí.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información