Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La entrevista más íntima de los reyes de Bélgica en la que confiesan su amor 20 años después

Matilde y Felipe hablan en la televisión de su país sobre los secretos de su exitoso matrimonio, su trabajo como soberanos o sus cuatro hijos

reyes de belgica
Los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, en la entrevista.

El 4 de diciembre de 1999, en la catedral de San Miguel de Bruselas, se casaban el entonces príncipe Felipe, duque de Brabante, y una casi desconocida Matilde de Udekem de Acoz. Ahora la entonces feliz pareja sigue siéndolo, solo que han pasado 20 años, cuatro hijos y ambos son, desde julio de 2013, reyes de Bélgica.

Con motivo de esas dos décadas casados los reyes han concedido una entrevista poco habitual. Sentados juntos, muy sonrientes y en ocasiones agarrados de la mano, la pareja real ha charlado desde su casa de Laeken con el periodista Patrick Weber, de la cadena de televisión RTBF, sobre el amor que les sigue uniendo. "Después de 20 años de matrimonio no me hubiera imaginado que sería así. Conocía a la joven de entonces, por supuesto, y me dije: 'Creo que lo tiene todo'. Pero tenía todavía más", relata el rey de los belgas, que confiesa que estas dos décadas "han pasado volando" y que la celebración será íntima, en familia. 

Mientras que Matilde recuerda especialmente su compromiso y cómo aquel momento le cambió la vida, para Felipe uno de los grandes hitos de su relación fue ver a su entonces casi esposa entrar en la catedral, vestida de blanco y portando un gran ramo de flores. "Estaba increíble con ese magnífico vestido y ese ramo... ¿Cuánto pesaba ese ramo? ¿Ocho kilos?", se pregunta el rey. "Sí, algo así", ríe la reina. 

Ambos recuerdan juntos cómo fue la ceremonia ("realmente preciosa", rememora Matilde), las canciones, las letras de las mismas, las lecturas elegidas... La boda les gustó tanto que, confiesan, han vuelto a verla. "En varios de nuestros aniversarios hemos visto la celebración con nuestros hijos", cuenta la reina.

Felipe y Matilde de Bélgica, en la entrevista por sus 20 años de casados. ampliar foto
Felipe y Matilde de Bélgica, en la entrevista por sus 20 años de casados.

"Una pareja es un misterio, es la relación de todas las relaciones. No se puede intentar entender demasiado una pareja", explica el rey en unas declaraciones que llaman la atención por su nivel de intimidad. "Hay algo, un algo secreto que me conmovió de mi esposa y es esa llama que siempre está ahí. De vez en cuando tienes que encenderla de nuevo, es verdad que cambias, que todo evoluciona... Pero en algún lugar esa llama sigue, es la razón por la que la elegí", afirma Felipe. 

Para Matilde, fueron claves sus últimos días como ciudadana anónima (aunque provenía de una familia aristócrata), cuando empezaron a circular los rumores de su relación con Felipe pero no había nada confirmado. Según contó, en esos últimos momentos decidió acudir a su librería favorita y allí, en la radio, fue cuando empezó a escuchar los rumores de un posible compromiso real. "No sabías qué esperar en ese momento, ¿verdad?", le comenta el rey a su esposa sobre aquellas especulaciones. "He de decir que después de 20 años de matrimonio el trabajo que hace mi esposa me ayuda. Quiero agradecerte todo el trabajo. La gente no se da cuenta de ello, pero es un trabajo enorme", explica el rey, muy sonriente. 

La reina también se deshace en alabanzas sobre su marido, del que dice que tiene un lado artístico que ha florecido con los años. "¿Quién lo hubiera pensado?", bromea Matilde, gran aficionada al arte y sobre todo a la música. "Gracias al otro podemos descubrir facetas de nosotros mismos que no conocíamos. Es lo que hacemos con nuestros hijos y lo que nos gustaría hacer con las personas que nos rodean".

Para ellos, uno de los retos a los que se enfrentan es el de ser pareja, padres y trabajar juntos, todo unido. "Son tres tareas y eso no es fácil. Tienes que coordinarlo todo pero después de 20 años comenzamos a saber quién es más fuerte en unas cosas y quién lo es en otras", asegura el rey. La reina afirma que "es importante establecer unos límites entre la vida pública y la privada". "Cuando estamos con nuestros hijos, somos principalmente padres. Ese equilibrio es esencial para que nos vean principalmente como padres, no como alguien ahogado por nuestra posición. Estar cerca de ellos, como padres, desde el mayor hasta el cuarto, siempre ha sido muy importante", explica Matilde sobre sus cuatro hijos: la princesa heredera Isabel, que en octubre cumplió 18 años; y los príncipes Gabriel (de 16), Emmanuel (de 14) y Leonor (de 11). Para los reyes es fundamental pasar tiempo con sus hijos, haciendo deporte, viajando... y establecer vínculos fuertes con ellos. "La familia es para siempre", afirma el rey.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >