Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza a puerta cerrada el juicio que enfrenta al emir de Dubái y a la princesa Haya

En el proceso se dirime el futuro de los dos menores, hijos de la pareja que su padre intenta recuperar

La princesa Haya, a su llegada al juicio.
La princesa Haya, a su llegada al juicio. AFP

A última hora de la mañana de este lunes se veía salir a Haya de Jordania, de 45 años, de las dependencias del Alto Tribunal de Londres. Con rostro serio, se dejaba dirigir por su abogada, Fiona Shackleton conocida como la magnolia de acero en los tribunales de familia, y que se encargó de representar al príncipe Carlos de Inglaterra en su divorcio de la princesa Diana. La vista que enfrenta al jeque de Dubái, Mohammed bin Rashid al-Maktoum, de 70 años, y a la princesa Haya, de 45, se prolongará durante toda la semana y en ella se dirimirá la custodia de sus dos hijos, Jalila, de 11 años, y Zayed, de siete. Los dos niños se encuentran con su madre en la capital británica desde que esta huyera de Dubái la pasada primavera.

El proceso se inicia solo días después de que la princesa Haya fuera nombrada diplomática en la embajada jordana en Londres por su medio hermano mayor, el rey Abdalá, lo que se ha interpretado como un apoyo de la casa real a la princesa y una forma de protección frente a cualquier acción que se pudiera tomar contra ella por parte del jeque.

En un principio, la princesa había pedido asilo diplomático en el Reino Unido, pero no fue concedido, según el medio Al Quds. El juicio puede desvelar algunos de los secretos más comprometidos de la corte de Dubái. El pasado julio, Haya reveló que "temía por su vida" y que estaba convencida de que su esposo intentaría hacerla regresar a Dubái después de que este publicara en Instagram un poema en el que acusaba a una mujer no identificada de "traición". Sheikh Mohammed, representado por Helen Ward, "la gran dama de los divorcios",  llevó a juicio a su esposa en mayo.  Días antes la princesa había decidido huir con ellos e instalarse en Londres. 

La fuga de Haya se produjo nueve meses después de la rocambolesca huida de la princesa Latifa Bint Mohamed, una de las hijas del emir de Dubái, el pasado marzo. La mujer tenía entonces 33 años y denunció en un vídeo que se escapaba de su casa y de su país porque no tenía libertad para moverse y porque ella y alguna de sus hermanas habían sido víctimas de malos tratos. Su barco fue interceptado cuando se hallaba en aguas internacionales, cerca de India, y Latifa fue devuelta a su domicilio.

A finales de julio, la princesa Haya solicitó una "orden de protección de matrimonio forzado" en el Tribunal Superior de Inglaterra. Esta orden de protección blinda si alguien se ve obligado a contraer matrimonio o si ya ha pasado por esa situación. La princesa Haya solicitó la orden tras las supuestas amenazas de su esposo. También solicitó una "orden de no abuso". Además, pidió la tutela de los menores. El jeque tiene 23 hijos, de diferentes esposas.

El jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum de Dubái y la princesa Haya de Jordania emitieron en julio una declaración conjunta sobre su proceso de divorcio. La pareja se decidió a hablar después de un mes en el que se sucedieron los rumores sobre su separación y confirmó que su disputa legal trata únicamente acerca del bienestar de sus hijos y que se realizará a puerta cerrada. El jeque incluso intentó que el proceso legal se resolviera en Dubái.

 

 

 

Fe de errores

ue

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >