Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que consiguió que los perfumeros fueran estrellas

El francés Frédéric Malle inventó hace 19 años un modelo de negocio inédito: una casa de perfumería que funcionara como una editorial, con autores estrella, apuestas de riesgo y 'best sellers'. Ahora, con un puñado de obras maestras en su catálogo, hace memoria y nos lo cuenta

Frédéric Malle
Frédéric Malle ensayando su mirada más penetrante.

Cuenta Frédéric Malle que, cuando inauguró su tienda en París, cada fin de semana recibía un aluvión de visitantes insospechados: “Los encargados de marketing de las demás marcas de perfumería”, recuerda con orgullo. Ahora que la firma que fundó en 2001, Éditions de Parfums Frédéric Malle, cumple 19 años y refuerza su presencia en España, el francés reivindica que en la explosión de la perfumería de autor hay solo dos pioneros legítimos: Serge Lutens y él mismo. “Mi idea inicial era muy sencilla. Consistía en vincular dos realidades”, explica. “Por un lado, los perfumistas estaban cada vez más frustrados porque trabajaban en malas condiciones, con poco tiempo e interlocutores que no tenían ni idea de fragancias. Por otro, el público se había alejado del perfume. Yo tenía que conectarlos a ambos”.

Dominique Ropion es el autor de varios hitos de Éditions de Parfums Frédéric Malle, como este Geranium Pour Monsieur (2009).
Dominique Ropion es el autor de varios hitos de Éditions de Parfums Frédéric Malle, como este Geranium Pour Monsieur (2009).

Ahora la perfumería de autor es un fenómeno comercial al que se han adherido muchas grandes firmas, pero conviene remontarse algunos años para recordar el impacto que supusieron los frascos minimalistas de Malle, en los que, de manera insólita, el nombre del perfumista aparecía inscrito en la etiqueta. “Hay que pensar que en aquella época a los perfumistas ni siquiera se les invitaba a las presentaciones”, recuerda. “Cuando propuse esta idea, a algunos les dio pudor, pero la mayoría se emocionaron y se implicaron más. Ya no podían esconderse detrás de una marca comercial, porque el perfume iría firmado por ellos”.

Cuando Malle abrió su firma ya contaba con una década de experiencia en el sector, de ahí que no le costó convencer a tres superestrellas como Pierre Bourdon, Jean Claude Ellena y Michel Roudnitska. Luego vinieron los demás, hasta conformar un porfolio de creadores que aproxima más la firma de Frédéric Malle a una editorial literaria que a una casa de perfumería al uso.

“El símil literario es acertado. Hay libros por encargo y otros que llegan por sí solos”. El mayor hito de la firma, Musc Ravageur, apareció un día en su oficina de la mano de su creador, Maurice Roucel. “Me dijo que si la mitad de lo que le había dicho era verdad, publicaría su perfume conmigo. De lo contrario, me retiraría la palabra de por vida. Todo salió bien, porque yo no le había mentido. Eso sí, hice una modificación en el perfume y se puso furioso. ¡Pero es que había algo que no funcionaba! Al final me dio la razón. ¿Ves? Por eso digo que soy editor”.

Las tiendas de perfumes de Frédéric Malle no parecen expositores de aeropuerto, sino elegantes salones. En Nueva York, la de Madison Avenue es un buen ejemplo.
Las tiendas de perfumes de Frédéric Malle no parecen expositores de aeropuerto, sino elegantes salones. En Nueva York, la de Madison Avenue es un buen ejemplo.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.