Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La futbolera y muy discreta familia de Eden Hazard

El nuevo fichaje del Real Madrid está casado con su novia de toda la vida, con la que tiene tres hijos. Además, su padre, su madre y sus tres hermanos pequeños están vinculados al fútbol

eden hazard
Natacha Von Honacker, la esposa de Eden Hazard, en una celebración del Chelsea en mayo de 2017. CORDON PRESS

Ha tenido que pasar una década, desde aquellos veranos de espectaculares presentaciones a lo grande de Cristiano Ronaldo, Kaká o Benzema, para que el  estadio Santiago Bernabéu vuelva a vestirse de largo para dar a conocer a una estrella. Con solo 28 años, Eden Hazard se ha convertido en la nueva joya del Real Madrid, que anunció el pasado fin de semana el fichaje de la gran estrella futbolística del momento, y este jueves 13 lo presenta con honores. Pero, al contrario que aquellos mediáticos predecesores, en este caso el astro es tan conocido dentro del campo como anónimo fuera de él.

No será por trayectoria ni por destino futbolero. Hazard parecía tenerlo su marcado en el ADN. Su padre, Thierry Hazard, fue semiprofesional en su juventud, jugando en equipos de segunda división. Su madre, Carine, logró llegar aún más arriba en su carrera y jugó como profesional de este deporte, donde llegó a ser delantera en la primera división belga. Un puesto que dejó cuando estaba embarazada de tres meses y se enteró que traía al mundo al que sería el mayor de sus cuatro hijos.

De ahí que Eden haya nacido con un balón bajo el brazo. Y que haya pasado algo similar con sus tres hermanos, todos varones. Los chicos parecen haber seguido el camino iniciado por sus padres y juegan en equipos profesionales: Thorgan, de 26 años y por quien Eden siente verdadera admiración, está en el Borussia Mönchengladbach; Kylian, de 23, es centrocampista en el Chelsea; y Ethan, de 15, juega en los juveniles del AFC Tubize de Bélgica, donde empezaron sus hermanos.

Ver esta publicación en Instagram

Bienvenido al mejor club del mundo!!! ⚪️⚪️ @hazardeden_10 @realmadrid

Una publicación compartida de Thibaut Courtois (@thibautcourtois) el

Eden destacó rápidamente y con cuatro años ya jugaba para un club de su ciudad, donde le calificaban como todo un fenómeno "superdotado", según medios locales. Pronto pasó a equipos más grandes y con solo 13 años, en 2005, se unió al Lille francés, donde, según su padre, tenía más posibilidades de crecer. Además, la ciudad estaba a apenas hora y media de La Louvière, la villa natal de los Hazard, por lo que era fácil para la convivencia familiar. Tras siete años en el club se marchó al Chelsea, donde ha pasado otros siete desarrollando su carrera.

Una carrera que ha seguido desde el principio y junto a él quien fue su novia y ahora es esposa, Natacha Von Honacker. La pareja se conoció en el instituto y conectó rápidamente, tanto que empezó a salir cuando apenas tenían 14 años. En un reportaje publicado por el diario francés L'Equipe hace cinco años sus profesores les recordaban como unos chicos unidos desde el primer momento. "Al mismo tiempo que Eden tenía sus sueños futbolísticos, me hablaba de religión, de los verdaderos valores de la vida, de que anhelaba construir una familia, ser un buen padre. ¿Se dan cuenta, a su edad? Ha logrado las dos cosas".

Unos sueños que logró gracias, también, a que Natacha siempre estuvo a su lado, en cada etapa deportiva y personal. Le siguió a Lille. Manteniendo el patrón habitual de la temprana forma de vivir y actuar de los deportistas profesionales, con apenas 18 años ya estaban viviendo juntos y a los 19 tenían a su primer hijo, Yannis. 

Natacha Von Honacker, con los tres hijos que tiene con Eden Hazard. ampliar foto
Natacha Von Honacker, con los tres hijos que tiene con Eden Hazard. CORDON PRESS

Yannis es el primogénito de los tres niños de la pareja, que se casó en abril de 2012, poco antes de que él se incorporara al Chelsea. Diez meses después, en febrero de 2013, nació el segundo, Leo; y en septiembre de 2015 llegaba el más pequeño, Sammy. Tres niños que, como Natacha, no desean ser vistos. No aparecen en fiestas, de compras y mucho menos en redes sociales. Si de ella (que no tiene Instagram, o al menos no público) hay escasas imágenes, de los pequeños menos aún. Solo acompañan a su padre en celebraciones muy contadas, y él no los muestra en sus populosas redes, ni tampoco a su esposa.

Allí, con sus 22 millones de seguidores, solo saca imágenes suyas entrenando, compromisos de sus patrocinadores o su pasión por la Selección de Bélgica (con la que ha cumplido 100 partidos y 30 goles como internacional). En lo personal es más complicado cazarle: se deja ver en alguna cena con amigos, en espectáculos de teatro, fiestas navideñas o en Disneyland Paris, pero siempre sin mostrar a los pequeños. Además, también posa con otros deportistas a los que admira públicamente, como el corredor Felipe Massa o el tenista David Goffin. También se le ha visto a menudo, en la vida virtual y la real, con Thiebaut Courtois, compatriota, buen amigo y próximo compañero del Real Madrid. "¡Bienvenido al mejor club del mundo!", le recibía el portero en sus redes cuando se anunciaba su llegada a la capital. Una ciudad donde buscará mantener, como siempre, sus ansias de fútbol y su discreción.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información