Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mensaje de amor de Rania de Jordania a su esposo, 26 años después

Los reyes jordanos celebran su aniversario de casados, una historia que nació de un flechazo

Los reyes Abdallah y Rania de Jordania
Los reyes Abdallah y Rania de Jordania

"Soy muy afortunada de estar a tu lado, hoy, mañana y los días por venir. Que Dios te bendiga, mi Rey". Es el mensaje publicado este lunes por la reina Rania de Jordania, en su perfil de la red social Instagram, para felicitar a su marido, el rey Abdalá II en el 26º aniversario de su matrimonio. Junto al amoroso mensaje, escrito en árabe y en inglés, una fotografía de ambos vestidos de azul con los brazos entrelazados. Una instantánea que ha cosechado en unas horas casi 300.000 "me gusta" y que forma parte de una serie de fotografías que la pareja real se hizo en diciembre para felicitar el año a sus súbditos.

La pareja se dio el sí quiero el 10 de junio de 1993 ante más de 2000 invitados, entre los que había representantes de las casas reales de todo el mundo y eso que por aquel entonces el príncipe Abdalá no era el heredero al trono hachemí. "Fue amor a primera vista", reconoció años después el monarca en una entrevista concedida a la revista People.

Ambos se conocieron en 1992 durante una cena organizada por la hermana del monarca a la que la joven ejecutiva de Apple, de 22 años, Rania al Yassin, acudió acompañando a un compañero de trabajo. El príncipe, que entonces tenía 31 años, quedó completamente prendado de la joven de origen palestino con la que dos meses más tarde comenzaría a salir.

Nacida en Kuwait, lugar del que su familia huyó a Jordania tras estallar la guerra del golfo, en 1991, se graduó en la Universidad Americana de El Cairo en administración y dirección de empresas. Muy querida por sus súbditos por su cercanía y porque muchos se identifican con ella -más de la mitad de la población jordana es de origen palestino- ha sido una de las pocas voces que se ha atrevido a hablar en Jordania contra los llamados "crímenes de honor", una lacra penada legalmente pero aún común y tolerada por amplios sectores de la sociedad.

Muy comprometida con las causas sociales, Rania se convirtió rápidamente en icono de modernidad y glamour. Hace más de una década que inauguró su canal de YouTube y sus seguidores se cuentan por millones en las redes sociales.

Autora de 4 libros infantiles inspirados en su infancia, la reina siempre ha estado muy volcada en mejorar la educación. Es madre de 4 hijos Hussein (1994), Iman (1996), Salma (2000) y Hashem (2005). El mayor de ellos, el Príncipe heredero Hussein, sigue los pasos de su madre y es una estrella emergente de Instagram.

A pesar de ser cuestionada por algunos, por su cada vez más frecuente afición a los retoques quirúrgicos y su gusto por la ropa de alta costura, la mayoría de sus súbditos siguen viendo un mal menor en esas pequeñas vanidades de una reina. Por encima de todo, Rania ha sabido utilizar su posición para abanderar causas populares y alzarse mundialmente como un icono de modernidad en el mundo árabe.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >