Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La relación entre Bradley Cooper e Irina Shayk, en el punto de mira

La pareja no se deja ver junta desde hace cuatro meses y medio y la prensa de Estados Unidos asegura que el actor y la modelo viven una profunda crisis

Bradley Cooper e Irina Shayk, en los Globos de Oro.
Bradley Cooper e Irina Shayk, en los Globos de Oro. CORDON PRESS

Bradley Cooper, de 44 años, e Irina Shayk, de 33, están en el punto de mira. La pareja no se deja ver junta desde hace cuatro meses y medio, justo cuando acabó la promoción de la película Ha nacido una estrella con la que el cineasta aspiraba a varios Oscar. Aunque a la gala del cine celebrada en febrero sí acudieron juntos, no ocurrió lo mismo en la gala del Met, celebrada en Nueva York el primer lunes del mes de mayo, como en otras ocasiones. Esa vez la modelo fue sola. Todo ello y algunas filtraciones de amigos han alimentado las noticias de crisis. "Por su hija siguen intentándolo", ha dicho una fuente de la pareja al portal Page Six. Y agrega: "Las cosas no están bien. Ninguno de los dos es feliz. La relación pende de un hilo".

Cooper y Shayk comenzaron a salir en 2015 y dieron la bienvenida a su hija Lea de Seine en 2017. Las especulaciones sobre la crisis de pareja comenzaron, precisamente, a raíz de la especial relación que se generó entre el actor y Lady Gaga por la película, y se acrecentaron tras la actuación que ambos protagonizaron en la gala de los Oscar el pasado febrero. Pero la cantante zanjó los rumores de cualquier noviazgo fuera de la pantalla con el argumento de que todo era interpretación. "La gente vio el amor, y ¿adivina qué? Eso es lo que queríamos que vieras", explicó Lady Gaga.

El pasado octubre ya se habló de problemas entre Cooper y Shayk en la prensa de EE UU: "Son desgraciados juntos. Lo son desde hace meses. Él no bebe y está haciendo una vida tranquila. Ella, en cambio, quiere salir". Algo a lo que ninguno de los dos ha entrado, pues la pareja siempre ha luchado por su privacidad. "Debido a que mi trabajo me obliga a estar allí, simplemente decidí que mi vida personal será tranquila. Es por eso que se llama 'personal'. Me siento feliz con eso", dijo en una ocasión Irina Shayk a Glamour UK.

El actor y la modelo iniciaron su relación poco después de que ella rompiera su noviazgo con el entonces jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo, y él confirmara su ruptura con la modelo británica Suki Waterhouse, casi 20 años menor que él, con quien salió durante dos años. Antes que Shayk, Cooper también mantuvo una relación de dos años con Zoe Saldana. Nominado al Oscar en tres ocasiones —por El lado bueno de las cosas, La gran estafa americana y El francotirador—, Cooper, de 44 años, tuvo un matrimonio fugaz de cuatro meses con la actriz y bailarina estadounidense Jennifer Esposito, y también mantuvo una relación con Renée Zellweger desde julio 2009 a marzo de 2011.

Bradley Cooper e Irina Shayk, en su última foto juntos, en marzo de 2019, junto a su hija Lea en Disneyland. ampliar foto
Bradley Cooper e Irina Shayk, en su última foto juntos, en marzo de 2019, junto a su hija Lea en Disneyland. CORDON PRESS

Irina Shayk estuvo tres años con Cristiano, aunque no fue una novia al uso. La pareja se veía muy poco. Las ausencias se justificaban con que ambos tenían mucho trabajo. Cuando la modelo rusa venía a España se hospedaba en un hotel de la Castellana. La modelo aseguró que con Cristiano se sintió "fea e insegura". "Pienso que una mujer se siente fea cuando está con el hombre equivocado", señaló. Y añadió: "Si tienes una relación, debe ser buena; de lo contrario es mejor dejarla. Las relaciones son duras, así que tienes que saber qué tipo de hombre quieres a tu lado y cuáles son sus valores, qué es lo importante en la vida. Si tú estás con alguien es porque caminas en el mismo sentido y buscas la misma cosa", concluyó.

En las entrevistas, Cooper siempre se blinda en cuanto intuye una pregunta personal, no solo sobre su vida romántica, sino sobre cualquier cuestión que vaya más allá de su trabajo. Durante un tiempo no fue así. En los años de su despegue, entre 2009 y poco después de 2011, se prodigó en los medios hablando sobre su sobriedad. Reveló que en 2004, después de tocar fondo, dejó el alcohol y las drogas a los que creía estar enganchado por una cuestión de inseguridad y baja autoestima en sus primeros años en Hollywood. “Me preocupaba tanto lo que otros pensaran de mí, cómo me presentaba al mundo, cómo sobreviviría a mi día a día. Siempre me sentía como un extraño. Solo vivía dentro de mi cabeza. Pensaba que no iba a estar a la altura de mi potencial y me asustaba. Pensé que iba a arruinar mi vida”, confesó en The Hollywood Reporter en 2012. 

Cuando promocionaba Ha nacido una estrella habló de su manera de gestionar su vida privada. "Las historias que se ven en esta película salen de un lugar profundamente personal y es la única manera que conozco para comunicarme con la gente", contó a The New York Times, justificando y escudando su privacidad y también su forma de entender el cine.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >