Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bradley Cooper e Irina Shayk, la pareja en la que nadie creía

El cineasta y la modelo, tres años y medio después de iniciar su relación y con una hija en común, se dejan ver por primera vez como pareja en los Globos de Oro

golden globes
Irina Shayk y Bradley Cooper, en los Globos de Oro. GTRES

Hace tres años y medio saltaba la noticia de que Bradley Cooper e Irina Shayk estaban saliendo juntos. Entonces nadie dio un duro por esa relación. Él por entonces todavía era un chico malo de Hollywood que luchaba por dejar atrás un pasado de adicciones y ella tenía la imagen de modelo con aspiraciones rotas tras una extraña relación con el futbolista Cristiano Ronaldo. El paso del tiempo ha demostrado, sin embargo, que son una pareja sólida con una hija en común. Tan seguros están de lo suyo que rompiendo todas sus normas han posado juntos por primera vez en la alfombra roja de los Globos de Oro el pasado domingo. Hasta ahora siempre habían evitado mostrarse juntos Tampoco ninguno de los dos ha hablado nunca ni de su noviazgo, ni del nacimiento de la niña. De hecho, tampoco lo hicieron sobre el embarazo, del que nunca se produjo un anuncio oficial. Que Irina Shayk esperaba un hijo se supo cuando la modelo desfiló en la pasarela de Victoria's Secret en París en noviembre de 2016 y su estado era ya evidente. Cuando la niña nació se habló de que se habían comprometido incluso luego se apuntó a que se habían casado. De eso tampoco han hablado.

La pareja inició su relación poco después de que ella rompiera su noviazgo con el jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo y él confirmara su ruptura, tras dos años de relación, con la modelo británica Suki Waterhouse, casi 20 años menor que él. Nominado al Oscar en tres ocasiones -por El lado bueno de las cosas, La gran estafa americana y El francotirador-, Cooper, de 44 años,tuvo un matrimonio fugaz de cuatro meses con la actriz y bailarina estadounidense Jennifer Esposito, y también mantuvo una relación con Renée Zellweger desde julio 2009 a marzo de 2011. Irina Shayk, de 32 años, estuvo tres años con Cristiano aunque no fue una novia al uso. La pareja se veía muy poco. Las ausencias se justificaban con que ambos tenían mucho trabajo. Hasta los últimos meses de su relación no vivieron juntos en la casa que el futbolista posee en la lujosa urbanización madrileña de La Finca. Cuando la modelo rusa venía a España se hospedaba en un hotel de la Castellana. La a modelo aseguró que con Cristiano se sintió "fea e insegura" hasta que se dio cuenta de que estaba junto "al hombre equivocado". "Pienso que una mujer se siente fea cuando está con el hombre equivocado junto a ella. Me he sentido fea e insegura", señala. Y añade: "Si tienes una relación, debe ser buena; de lo contrario es mejor dejarla. Las relaciones son duras, así que tienes que saber qué tipo de hombre quieres a tu lado y cuáles son sus valores, qué es lo importante en la vida. Si tú estás con alguien es porque caminas en el mismo sentido y buscas la misma cosa", concluyó.

En 2011, la revista People nombraba a Bradley Cooper el hombre más sexy del mundo y su repercusión mediática estaba por las nubes tanto por sus películas de taquilla millonaria como por su relación con la actriz Renée Zellweger que había empezado supuestamente —porque nunca llegaron a dar una confirmación oficial— tras el rodaje de Expediente 39, tres años antes. Ese mismo año, en cuanto acabó el rodaje de Resacón 2 voló de Tailandia a su casa en Filadelfia para seguir cuidando de su padre, enfermo de cáncer de pulmón. Dos semanas después, moría en sus brazos. En aquel instante, su vida cambió por completo. Su manera de mirar el mundo y moverse en él, también. Y eso incluía su trabajo y su lugar y aspiraciones en la industria. Cambió las grandes producciones por películas pequeñas, con éxito desigual, pero que le han dado el prestigio que buscaba, con amigos que antes consideraba ídolos (Eastwood, Robert De Niro) y tres nominaciones al Oscar incluidas, por El lado bueno de las cosas, La gran estafa americana y El francotirador. También interpretó en Broadway el papel por el que empezó a soñar ser actor con solo 12 años: El hombre elefante.

Irina Shayk mira a Bradley Cooper.
Irina Shayk mira a Bradley Cooper. WireImage

Cooper estaba totalmente volcado en su carrera, en vivir todo lo que le faltaba cuando Eastwood le ofreció el papel de Ha nacido una estrella. Pero en 2015 sintió que ya podía interpretarlo. “Sinceramente, lo pude ver en mi cara, lo sentía”, le dijo a The New York Times,semanas antes del estreno mundial de Ha nacido una estrella, la película que Eastwood iba a dirigir y, que al final, el propio Bradley Cooper convirtió en su ópera prima detrás de las cámaras, pero también frente a ellas. La película que podría llevarle a los Oscar junto a su coprotagonista femenina, la cantante Lady Gaga y que de momento ya le ha dado un Globo. Tal especial fue ese momento que Irina Shayk se mostró con él ante las cámaras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información