Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El desafío a las derechas

Si la derecha tradicional se somete al chantaje de los extremistas, desembocará en un proceso de autodestrucción difícilmente contenible

Orbán (centro) y Salvini (con corbata), el pasado jueves en la frontera serbohúngara.
Orbán (centro) y Salvini (con corbata), el pasado jueves en la frontera serbohúngara. BALAZS SZECSODI (EFE)

Las últimas elecciones en España no deben engañar: la crisis de los partidos tradicionales sigue amenazando la estabilidad política del país. Aunque todavía modesto, el resultado de la extrema derecha es significativo. Por lo pronto, el terremoto andaluz ha marcado el fin de la excepción española en Europa, dando a Vox una base electoral y otorgándole, además, una etiqueta democrática gracias a la alianza con la derecha y el centroderecha. De otra parte, la reunión del 2 de mayo entre el presidente húngaro Viktor Orbán y el italiano Matteo Salvini para pactar una estrategia en el Parlamento Europeo de la que emerja un bloque de fuerzas con Marine Le Pen y otros líderes populistas, indica claramente la línea de la ultraderecha europea: formar un gran frente reaccionario capaz de transformar el proyecto global europeo.

La inmigración, el odio al otro, son sus medios demagógicos para presionar al Partido Popular Europeo en Bruselas y reorientarlo hacia el ideario del extremismo. Ahora bien, todas las elecciones en Europa demuestran que si la derecha tradicional se somete a este chantaje, o incluso pretende adoptar alguno de sus lemas para desactivar supuestamente su avance político, desembocará en un proceso de autodestrucción difícilmente contenible. En otras palabras, la batalla para que la derecha no caiga en las manos extremistas es crucial tanto para ella como para la izquierda. La derecha debe entender que la alianza electoral con las fuerzas ultras no encaja en el juego clásico de la política, porque sería un compromiso con partidos que fingen aceptar las reglas democráticas solo para conquistar el poder, minando desde el día siguiente el sistema democrático, tal y como se demuestra en Hungría, Polonia e Italia. Todavía, afortunadamente, existen aires esperanzadores, los que encarna la gran mayoría del electorado europeo, que sigue oponiéndose a toda corriente de ultraderecha. Y España acaba de demostrarlo con dignidad.

En este sentido, no es en absoluto coyuntural la estrategia defensiva que llama a la izquierda como a la derecha democráticas a formar un potente cordón sanitario frente a la alianza extremista: es una cuestión de vida o muerte, de altura de visión, o de lo contrario, de irresponsabilidad suicida. En el contexto actual de crisis mundial y europea, las fuerzas democráticas deben aprender a superar sus antagonismos y avanzar hacia políticas consensuadas siempre cuando se trata del respeto a los valores de convivencia, a los derechos humanos, a la igualdad de la mujer y el rechazo de la xenofobia. De momento, el bloque del odio está subiendo, lento pero seguro, empujado por la ola de los males sociales de la UE. Derecha e izquierda deben comprender que hay que reformar este proceso europeo, poniendo en marcha objetivos sociales tanto como una política civilizada común de gestión de los flujos migratorios. En periodo de crisis, esto no es un juego de politiquerías. Es más un asunto de responsabilidad y de compromiso moral con la defensa de los valores democráticos.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Sami Naïr

Es politólogo, especialista en geopolítica y migraciones. Autor de varios libros en castellano: La inmigración explicada a mi hija (2000), El imperio frente a la diversidad (2005), Y vendrán. Las migraciones en tiempos hostiles (2006), Europa mestiza (2012), Refugiados (2016) y Acompañando a Simone de Beauvoir: Mujeres, hombres, igualdad (2019).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS