Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘renting’ de lujo va a todo gas

Aunque pequeño en tamaño, el segmento 'premium' creció un 22% el año pasado, hasta alcanzar las 2.890 unidades matriculadas

El ‘renting’ de lujo va a todo gas

El renting de lujo desprende un brillo cromado. Quizá sus números sean pequeños, sin embargo su ambición resulta enorme. Las ruedas giran veloces. Las líneas de la autopista bailan como coristas de cabaret, las cifras cogen velocidad y los datos dibujan el contorno del circuito. Lo cuentan las estadísticas de la Asociación Española de Renting de Ve­hículos (AER), lo revelan las tablas de Excel. En 2018 se matricularon para el alquiler a largo plazo 2.890 vehículos premium (un 21% más que el ejercicio anterior) de los que 2.296 (casi un 80%) eran todoterrenos o todocaminos.

El lujo aumenta. Y lo hace a buen ritmo. Más de un 58% en el espacio premium y el 15% dentro de la modalidad SUV premium. Este es el detalle. La perspectiva área habla de que en 2017 se comercializaron 2.370 ve­hículos anuales con este formato. El año pasado subieron hasta 2.890. Un 22% más. Es cierto que este segmento todavía representa un porcentaje limitado (1,33%) sobre el total de los turismos (217.128) matriculados bajo esta modalidad de alquiler, pero da igual: la fuerza que impulsa la savia que hace crecer el tallo es la rentabilidad. "El espacio premium es muy importante para las marcas porque son vehículos de alto valor añadido y todas las enseñas aspiran a tener un nicho de mercado en estos productos", defienden en la AER.

Nicho exclusivo

Este es El Dorado de caucho y acero que persiguen fabricantes como Volvo. El 28% de sus ventas ya atraviesa el canal del renting. Cifras que arrastran rumores de un tiempo nuevo. "La recuperación económica en los últimos tres años ha provocado que el tejido empresarial se recupere y crezca nuevamente en España", reflexiona José María Galofré, consejero delegado de Volvo Car España. De hecho, ha sido el desencadenante de un movimiento que libera un efecto tractor. Más población activa, menos desempleo, mayor consumo. Un juego de fichas de dominó que termina o empieza en la carretera. "El renting corporativo seguirá creciendo tanto en grandes cuentas como en la pyme", prevé Galofré. Este es el paisaje sobre el que los números danzan. El año pasado se matricularon, lo hemos visto, 217.128 turismos con esta fórmula. Un 7,43% más que durante 2017. El reflejo, también, de la fortaleza de una economía, pues este coche de lo exclusivo viaja en paralelo al crecimiento empresarial. Tiene lógica. Habitualmente son "vehículos demandados para puestos directivos en los que se requiere cierta representatividad", comentan en la AER.

Frente a esa idea convive un esfuerzo de algunas marcas por democratizar el lujo. Mercedes-Benz quiso pasar de lo inaccesible para muchos a lo posible para una amplia mayoría. También transformar su imagen. Romper con la percepción de ser un vehículo pensado para un perfil conservador y de mayor edad que su competencia. En 2012 lanzó la tercera generación del Clase A (precedente a la actual), un vehículo mucho más deportivo y juvenil. Amplió el espectro (en la actualidad dispone de 30 modelos) y vio en el renting una nueva vía de propiedad. Con esta estrategia, "Mercedes-Benz no solo está presente en los vehículos de alta dirección sino que también distribuye sus diferentes modelos a puestos intermedios e incluso flotas comerciales que integran la fuerza de venta de grandes corporaciones", apuntan en el fabricante alemán. Y ha hecho números. Si se unen las ventas a particulares y empresas en el canal de esta ruta hacia el alquiler, sus matriculaciones han aumentado un 85% desde 2015.

Pero dentro de las lecturas que dejan los porcentajes, una muy interesante es la que revela los SUV premium. Se trata de uno de los segmentos de moda. Ya dejan atrás a las berlinas y los monovolúmenes. Es un nicho de mercado pequeño pero creciente. El año pasado supuso el 1,06% de todos los turismos matricu­lados bajo la fórmula del renting. En 2017 apenas alcanzaba un 1%. Crece, bajo su propia marcha, pero crece. Y amplía el recorrido. "El alquiler de lujo también está abierto a los particulares. Es una excelente vía de acceso porque no solo permite al cliente disfrutar de un vehículo de alta gama sino de unos servicios integrales que le dan un añadido en términos de comodidad, tranquilidad, libertad y ahorro", sostienen en la AER.

También italianos

Sobre esas palabras se construye el retrato de un mundo en movimiento. Un espacio donde también resuenan los motores de Maserati. El mítico fabricante italiano aborda este segmento con el optimismo de un sábado por la mañana. "La novedad más importante es que está creciendo el atractivo por el alquiler de lujo entre personas físicas, profesionales y empresarios individuales que ven con interés esta nueva fórmula para tener uno de nuestros vehículos", resume Marco Dainese, responsable de Corporate Sales de Maserati EMEA. El renting amplía su carrera y el usuario de la firma transalpina valora especialmente "disponer de todos los servicios en una sola factura mensual y despreocuparse de la venta del coche usado".

El automóvil convertido en geografía de libertad. Sensaciones que llevan a los nichos más altos del mercado. En el caso de Audi están recorridos por el Audi A6, Audi A7 Sportback, Audi A 8, Audi Q7 y Audi Q8. "Estos modelos tienen una alta penetración en el ámbito de la empresa, donde en los últimos años el renting está ganando protagonismo", observa Borja Peña, gerente de Audi Empresa. "Por eso, para nosotros, la gama alta y esa vía de financiación tienen que ir muy de la mano". De momento, la marca ha lanzado nuevas generaciones de los A6, A7, A8 y presentado en sociedad uno de sus emblemas: el Q8. Es el comienzo del viaje. Durante los próximos meses tiene previsto renovar su Q7. Volvo, Mercedes-Benz, Maserati, Audi, BMW... La luz del renting desprende un brillo cromado sobre las carrocerías del lujo.

A BMW le gusta conducir el negocio

El grupo BMW, la marca a la que le gusta conducir, ha sentido la velocidad en el renting. De hecho, este canal representa el 44% de todas las ventas corporativas. Y el mercado adquiere cada vez más peso. El año pasado esta fórmula creció en términos generales un 14% frente al ejercicio de 2017. Además, el detalle resulta iluminador. El nicho premium mejoró algo más del 9%. Si nos fijamos en otras matemáticas, su peso en el segmento más exclusivo sobre el total de las transacciones al cliente empresarial alcanza un 41%. Una contabilidad que se apunta novedades. A lo largo de 2019 lanza al mercado los nuevos Serie 7, Serie 8 cupé y cabrio, y el todoterrreno más grande de la marca, el X7.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >