Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mal asunto

El domingo pasado había en una calle de mi barrio un tenderete de Vox, donde se hacía propaganda y se repartían folletos de ese partido. Frente a ellos, a unos cinco metros de distancia, un grupo de jóvenes exhibía una pancarta en la que se manifestaba el desacuerdo con la presencia de ese grupo de Vox. Entre unos y otros, unos cuantos policías, pese a lo cual se cruzaban palabras amenazantes. La policía intervino pidiendo que se abstuvieran de tales amenazas. Fue un espectáculo lamentable, propio de un país enfrentado, violentamente crispado. Sin duda, de no haber estado la policía, se habría producido una desgracia. Culpo de todo esto a esos políticos lenguaraces que insultan, arremeten e injurian a los de otro partido. Y culpo a esos comentaristas que, un día tras otro, pronuncian frases groseras en programas deleznables. Si seguimos así, algún día ocurrirá algo irreparable.

Ángel Villegas Bravo. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >