Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
chrysler edifico
REUTERS

Así es el edificio Chrysler de Nueva York

12 fotos

Inaugurado en 1930, este rascacielos fue, por solo once meses, el edificio más alto del mundo con sus 319 metros, antes de ser destronado por el Empire State

  • El edificio Chrysler, uno de los edificios más emblemáticos de Nueva York, ha sido vendido a pérdidas por sus propietarios, la firma de inversiones emiratí Mubadala y el grupo inmobiliario Tishman Speyer, según informa el diario 'Wall Street Journal'. En la imagen, la fachada del rascacielos Chrysler.
    1El edificio Chrysler, uno de los edificios más emblemáticos de Nueva York, ha sido vendido a pérdidas por sus propietarios, la firma de inversiones emiratí Mubadala y el grupo inmobiliario Tishman Speyer, según informa el diario 'Wall Street Journal'. En la imagen, la fachada del rascacielos Chrysler. REUTERS
  • El edificio de 77 plantas, considerado una obra maestra de la arquitectura art déco, se ha vendido por 150 millones de dólares (133 millones de euros) al fondo RFR del inversor inmobiliario de Nueva York Aby Rosen y un "socio extranjero no identificado", cita el periódico. En la imagen, placa con el número de la calle donde se encontraba situado.
    2El edificio de 77 plantas, considerado una obra maestra de la arquitectura art déco, se ha vendido por 150 millones de dólares (133 millones de euros) al fondo RFR del inversor inmobiliario de Nueva York Aby Rosen y un "socio extranjero no identificado", cita el periódico. En la imagen, placa con el número de la calle donde se encontraba situado. REUTERS
  • El fondo Mubadala había desembolsado 800 millones de dólares en 2008 para adquirir el 90% del capital del inmueble. Tishman Speyer, quien había comprado todo el edificio por un valor estimado de entre 210 y 250 millones de dólares en 1997 mantenía el 10% restante. En la imagen, detalle de las gárgolas adornar el edificio.
    3El fondo Mubadala había desembolsado 800 millones de dólares en 2008 para adquirir el 90% del capital del inmueble. Tishman Speyer, quien había comprado todo el edificio por un valor estimado de entre 210 y 250 millones de dólares en 1997 mantenía el 10% restante. En la imagen, detalle de las gárgolas adornar el edificio. REUTERS
  • Esta venta llega en un momento difícil para la oficina de bienes raíces en Nueva York en general, y en Manhattan en particular. El barrio de Hudson Yards, al oeste de Manhattan, contará en breve con 1,6 millones de metros cuadrados de nuevas oficinas y viviendas, reduciendo a la baja el valor potencial de los edificios más antiguos. En la imagen, una de las barandilla del estido art déco que decoran el vestíbulo inferior.
    4Esta venta llega en un momento difícil para la oficina de bienes raíces en Nueva York en general, y en Manhattan en particular. El barrio de Hudson Yards, al oeste de Manhattan, contará en breve con 1,6 millones de metros cuadrados de nuevas oficinas y viviendas, reduciendo a la baja el valor potencial de los edificios más antiguos. En la imagen, una de las barandilla del estido art déco que decoran el vestíbulo inferior. REUTERS
  • Otro elemento que puede asustar a los posibles compradores es que el terreno en el que se alza el Chrysler es propiedad de un tercero, la universidad privada Cooper Union. En 1997, Tishman Speyer negoció un contrato de arrendamiento a largo plazo hasta 2147 con la universidad que estipulaba que el alquiler aumentara de 7,8 millones en 2017 a 32,5 millones cada año, desde 2019 a 2027, según reza en documentos consultados por la agencia AFP. En la imagen, el sol ilumina el edificio Chrysler al amanecer.
    5Otro elemento que puede asustar a los posibles compradores es que el terreno en el que se alza el Chrysler es propiedad de un tercero, la universidad privada Cooper Union. En 1997, Tishman Speyer negoció un contrato de arrendamiento a largo plazo hasta 2147 con la universidad que estipulaba que el alquiler aumentara de 7,8 millones en 2017 a 32,5 millones cada año, desde 2019 a 2027, según reza en documentos consultados por la agencia AFP. En la imagen, el sol ilumina el edificio Chrysler al amanecer. REUTERS
  • El Chrysler Building fue diseñado por William Van Alen. Se construyó durante los primeros años de la Gran Depresión. En la imagen, un trabajador limpia el suelo del vestíbulo de la parte inferior.
    6El Chrysler Building fue diseñado por William Van Alen. Se construyó durante los primeros años de la Gran Depresión. En la imagen, un trabajador limpia el suelo del vestíbulo de la parte inferior. REUTERS
  • El nombre se lo debe al fundador del fabricante de coches de Detroit, Walter Chrysler.
    7El nombre se lo debe al fundador del fabricante de coches de Detroit, Walter Chrysler.
  • Se inauguró en 1930, en plena carrera por ser el edificio más alto del mundo. En la imagen, interior del vestíbulo principal.
    8Se inauguró en 1930, en plena carrera por ser el edificio más alto del mundo. En la imagen, interior del vestíbulo principal. GEtty
  • Con sus 77 pisos, es una obra maestra arquitectónica que fusiona art déco y estética gótica, adornado con águilas de hierro y una aguja que recuerda al peinado de Elsa Lanchester en 'La Novia de Frankestein'.
    9Con sus 77 pisos, es una obra maestra arquitectónica que fusiona art déco y estética gótica, adornado con águilas de hierro y una aguja que recuerda al peinado de Elsa Lanchester en 'La Novia de Frankestein'. REUTERS
  • A pesar de que el edificio Chrysler no cuenta con restaurante ni mirador, el lujoso vestíbulo de acceso lo compensa con creces.
    10A pesar de que el edificio Chrysler no cuenta con restaurante ni mirador, el lujoso vestíbulo de acceso lo compensa con creces. REUTERS
  • Es el rascacielos más elegante de Manhattan se inspira en los automóviles de su época, con una decoración de acero que incluye gárgolas que se inspiran en los adornos habituales en los capós de los coches antiguos.
    11Es el rascacielos más elegante de Manhattan se inspira en los automóviles de su época, con una decoración de acero que incluye gárgolas que se inspiran en los adornos habituales en los capós de los coches antiguos.
  • Las mejores vistas del Chrysler se obtienen en la esquina entre la Tercera Avenida y la calle 44, desde donde se aprecian el esbelto perfil del edificio, las gárgolas y la aguja.
    12Las mejores vistas del Chrysler se obtienen en la esquina entre la Tercera Avenida y la calle 44, desde donde se aprecian el esbelto perfil del edificio, las gárgolas y la aguja. REUTERS