Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Paz abre la primera consulta pediátrica para detectar y tratar las secuelas de estar ingresado en la UCI

El hospital inaugura esta área pionera en España que trata el Síndrome post-Cuidados Intensivos Pediátrico y se centra en los síntomas que pudieran persistir tras el alta hospitalaria de los niños

Fachada del Hospital de La Paz en Madrid.
Fachada del Hospital de La Paz en Madrid.

Cada vez más los avances médicos propician que los enfermos graves, menores y adultos, tengan una mayor supervivencia y que logren superar la situación que les llevó a la Unidad de Cuidados Intensivos. ¿Pero qué ocurre cuando estos pacientes reciben el alta hospitalaria?

Algunos sufren secuelas que pueden afectar a todo su entorno, paciente y familia, una situación que se denomina Síndrome post-Cuidados Intensivos Pediátrico (de la traducción del inglés PICS-p (Post Intensive Care Syndrome-paediatric). Con el fin de vigilar esta situación el Servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) del Hospital de La Paz ha creado la primera consulta "para detectar el riesgo de padecer secuelas tras el alta hospitalaria", explica por teléfono la doctora Elena Álvarez. Ya en 2016, el centro hospitalario hizo lo mismo con adultos y también fue pionero, y por ella han pasado 78 pacientes, el 42% de los cuales se ha visto afectado en alguna esfera de su salud. Y se estima, según sus propios datos, que entre el 30% y el 50% de los pacientes y sus familias lo sufren.

Esta medida iniciada a nivel pediátrico tiene como objetivo vigilar e identificar a los pacientes y familiares que "tengan riesgo de sufrir secuelas por el ingreso en la UCI de un ser querido", reitera la doctora, y se enmarca dentro del programa de Humanización en Cuidados Intensivos y cuenta con un equipo multidisciplinar coordinado por la UCIP.

"Llegar a una UCI tiene un gran impacto, es una situación que implica un riesgo de vida y tiene un gran efecto a toda la familia. El Síndrome de post-Cuidados Intensivos pediátrico es un síndrome relativamente nuevo y se debe a que la mortalidad en las UCI ha descendido gracias a los avances médicos, lo que provoca que los pacientes estén más tiempo ingresados y tenga una consecuencia mayor en ellos y en todo su entorno", añade Álvarez.

El objetivo de la consulta es identificar a los pacientes y familiares con riesgo a padecer este síndrome mientras estén ingresados y adelantarse a las propias secuelas que puedan aparecer en los pacientes y que pueden influir en su pronóstico. De esta manera, se puede llevar un seguimiento de sus secuelas sobre la salud física, neurocognitiva, mental y social y el desarrollo madurativo del niño y del adolescente. Es verdad que estas pueden presentarse de forma aislada o interactuando entre ellas.

En primer lugar afecta a los padres, quienes pueden padecer ansiedad, falta de sueño, trastorno de estrés postraumático y problemas de salud. "En segundo lugar, continúa, es una situación que suele alterar el desarrollo normal de los hermanos que pueden mostrar síntomas como problemas en su estabilidad emocional; en su rutina; en el cambio de roles familiares; en su madurez psicológica o rendimiento escolar, entre otros".

Según explica la doctora, hay ciertos pacientes que tienden a tener un mayor riesgo para padecer este síndrome como aquellos que sufren un delírium o tras una parada cardiaca. "En primer lugar, se detecta al paciente con mayor riesgo y se estudia cómo se puede mejorar su calidad de vida existencial. Si la persona sigue con síntomas tras el alta, se le observa una semana después en planta. Y si es necesario continuar, entonces, se le hace seguimiento en la consulta", concluye.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información