Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollywood no deja morir el mito macabro de Sharon Tate

Una subasta, tres películas y un libro de fotografía devuelven a la actualidad a la actriz que murió hace casi medio siglo en uno de los más cruentos asesinatos de Hollywood

El próximo mes de enero Sharon Tate cumpliría 76 años pero el próximo mes de agosto pero hace casi cinco décadas la actriz murió víctima de uno de los asesinatos más cruentos que recuerda Hollywood. Y como ocurre con personajes convertidos en mito, a Tate no la dejan morir del todo. Así lo demuestran las tres películas, el libro y la subasta sus enseres de más personales que llegan para avivar la llama de esa estrella que Steve McQueen describió como la mujer más bella que jamás había conocido.

Era esposa del realizador Roman Polanski cuando falleció un 9 de agosto de 1969 asesinada por miembros de la secta de Charles Manson. Murió junto a otros cuatro amigos y embarazada de ocho meses y medio en una fatídica noche que sacudió para siempre no solo su vida y la de Polanski sino también la del mundo la cultura y la sociedad estadounidense de la época.

Polanski no estaba con ella aquella noche. Tampoco Bruce Lee o Steve McQueen, de quienes años más tarde se supo que por distintas circunstancias faltaron en el último momento a aquella pequeña reunión de amigos a la que estaban invitados y que acabó en un baño de sangre. Tate también había animado a ir a su casa de Benedict Canyon, donde ocurrieron los hechos, al fotógrafo británico Terry O’Neill al que acababa de conocer en Londres en una sesión fotográfica. Cansado a causa de un largo vuelo tampoco pudo ir y ese detalle salvó su vida y le ha servido ahora de inspiración para el libro de fotografías Terry O’Neill: Rare and Unseen. En él, el fotógrafo –que actualmente tiene 80 años– muestra imágenes, algunas inéditas, que tomó a la actriz a lo largo de su breve carrera. Muchas de ellas captadas pocos días antes de su muerte.

El director Roman Polanski y su esposa, la actriz Sharon Tate durante un día de compras en King's Road (Londres).
El director Roman Polanski y su esposa, la actriz Sharon Tate durante un día de compras en King's Road (Londres). Getty Images

El libro también incluye fotografías de otras estrellas como Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Diana Ross, Elvis Presley, los Beatles o incluso la reina de Inglaterra. Pero como afirma el fotógrafo, el recuerdo de Tate es imborrable, alguien que puso rostro a la psicodelia de los años 60. O’Neill cita como ejemplo esa imagen en la que la actriz se está cubriendo los senos. Provocativa y a la vez virginal, el fotógrafo recuerda en su libro que la pose fue idea de Tate. “Yo no acostumbro a fotografiar desnudos pero dejo que quienes posan hagan lo que quieran”, recuerda ahora de aquella sesión.

Ese tipo de momentos son los que busca retratar Margot Robbie en su próxima película, Once Upon a Time in Hollywood (Érase una vez en Hollywood), el proyecto de Quentin Tarantino sobre este momento que convulsionó la meca del cine. La muerte de la actriz está contada a través de dos outsiders, papeles que interpretan Leonardo DiCaprio y Brad Pitt. La historia de dos vaqueros de la televisión que buscan cómo reciclarse en un Hollywood hippie. Pero las primeras imágenes que Robbie ha colgado en Instagram transformada en Sharon Tate devuelven la vida a la actriz de El valle de las muñecas.

Si en Once Upon a Time in Hollywood la intérprete brutalmente asesinada es vecina de los protagonistas del filme, en The Haunting of Sharon Tate su presencia se deja sentir hasta en el título, y en este caso está protagoniza por Hilary Duff.

Debra Tate, hermana de Sharon y responsable de velar por su legado, se ha quejado de que la actriz era mucho más que una víctima. Debra está cansada de que el nombre de su hermana se recuerde por la sangre vertida en lugar de por su talento o su belleza, “Esta gente extrapola situaciones horrendas y las hace todavía más gráficas sin ninguna consideración para los afectados”, manifestó este año a la prensa. 

La boda de Sharon Tate y Roman Polanski, celebrada el 20 de enero de 1968.
La boda de Sharon Tate y Roman Polanski, celebrada el 20 de enero de 1968. Getty Images

Es ella precisamente quien está detrás del tercer proyecto cinematográfico sobre la desaparecida actriz y que lleva por título su apellido: Tate. En este caso es Kate Bosworth quien se encarga de dar vida a la esposa de Polanski. Y es el marido de Bosworth, Michael Polish, quien dirige esta producción que ha jurado que “no explotará la muerte de Sharon Tate”. Sin embargo, al igual que las otras dos películas, Tate tiene previsto su estreno coincidiendo con el 50 aniversario de la muerte de la actriz. Aunque según Debra, la película se centrará en el último día en la vida de su hermana en lugar de hacerlo en su muerte. “Kate quiere capturar el corazón, los sentimientos y el comportamiento de Sharon”, ha afirmado Debra Tate.

Mientras Robbie, Duff y Borsworth compiten por ofrecer el retrato más realista de Sharon Tate, otra puja acercó a sus admiradores momentos más tangibles de la estrella. El pasado 17 de noviembre la casa de subastas Julien’s Auctions, de Beverly Hills, sacó a la venta algunas de las prendas de moda de la actriz que han estado en poder de su familia durante casi cinco décadas. El objeto que se vendió más caro –alrededor de 50.000 euros–fue el minifaldero vestido de seda color marfil con el que Sharon Tate se casó en 1968 con Roman Polanski. Pero hubo otras piezas subastadas, desde gafas de sol a un antifaz para dormir e incluso las pestañas postizas que usó la intérprete.

Su hermana dijo entonces que lo hacía después de haber sufrido tres robos y haber podido recuperar los objetos gracias a la policía. Y que el empujón definitivo para tomar esta decisión ocurrió después de ser diagnosticada de cáncer de mama: “Decidí que era mucho mejor devolver la colección a las personas que amaran y apreciaran estas cosas tanto como yo”. De una forma u otra, lo que demuestran tantas películas y acciones que tienen a Sharon Tate como protagonista, es que la actriz sigue muy viva en la macabra memoria de Hollywood.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >