Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

03347, el Gordo de la Lotería de Navidad 2018

El primer premio reparte 680 millones de euros en 170 series, 400.000 euros por cada décimo

Celebración de el Gordo en Sevilla.

El primer premio del Sorteo de Navidad, el 03347, se hizo esperar. No salió hasta las 12.35, en el primer alambre de la octava tabla. Pese a esa tardanza se convirtió en el Gordo más repartido de los últimos años. En concreto, alcanzó a todas las provincias españolas, salvo Álava, Castellón, Guadalajara y Palencia, junto con Ceuta y Melilla. Bilbao y Guernika, ambas en Vizcaya, y Cuenca fueron las más afortunadas.

La calle de Ledesma de Bilbao explotó de júbilo al conocerse que 30 series del 03347 se habían vendido en la administración de lotería que regenta Maribel Pecharromán. "Nos ha tocado, nos ha tocado el Gordo", comentaba a las puertas de su establecimiento. En total, 120 millones de euros. Emocionada, exultante, la lotera apenas pudo comentar que los décimos "se han vendido en ventanilla" y que la fortuna estaba "muy repartida".

Nunca hasta ahora habían vendido el Gordo de Navidad desde que la familia lleva las riendas de la administración. El premio más importante que había repartido fue un cuarto premio hace tres años en este mismo sorteo, según comentó Pecharromán. El nerviosismo por la ocasión le impidió incluso descorchar una botella de champán para celebrarlo. Tuvo que pedir ayuda para hacerlo.

Gran número de personas, la mayoría curiosos, se acercaron a la zona, donde suele concentrarse mucha gente a estas horas a tomar el aperitivo los fines de semana. Llegaron a lanzarse pequeños cohetes para celebrar la ocasión. No es para menos, porque la suerte había sido esquiva los últimos años con el País Vasco. Esta vez, en cambio, el Sorteo de Navidad se congració con los vascos.

A unos 35 kilómetros, en Guernika, se vivía una alegría similar. "Un coche", "mi casa" y "un viaje" eran los tres primeros deseos de Ohian, Carlos y Anne, tres de los nuevos ricos de esta localidad, tras conocerse ganadores del Gordo de la lotería. La taberna Alboka, un restaurante de bocatas y menús del día, repartió entre sus clientes casi 30 series del Gordo de la lotería, el 03347, vendidas por la administración San Juan en esta localidad vizcaína. "Todo muy repartido", puntualizaba Javier Zarandona, el propietario de la taberna, en medio de una fiesta a su alrededor. Numerosos clientes se concentraron para celebrarlo entre abrazos, cava y pintxos. Ohian se comprará un coche nuevo, Carlos liquidará la hipoteca de su casa y Anne se irá de viaje. "No te voy a decir cuántos décimos tenía", sonreía Carlos, dando a entender que se lleva un buen pellizco.

"Nunca se lo agradeceré lo suficiente a este", decía Ohian. Este era Zarandona, que aseguraba estar "taquicárdico". Mientras atendía el teléfono, varios medios le pedían unas declaraciones y además abrazaba a muchos de sus clientes a los que les había alegrado la mañana. "Sí, yo me he quedado un décimo y luego he compartido con algunos algún otro", afirmaba satisfecho.

La responsable de la administración número 2 de Gernika, en el número 23 de la calle de San Juan, expresó su satisfacción por haber vendido el Gordo a sus clientes.

Otro gran pellizco se fue a Cuenca. José Manuel Gómez, dueño de la administración de loterías número 8 de la localidad situada en un centro comercial, no se creía que hubiera repartido el Gordo. Desde que los niños de San Ildefonso cantaron el número más deseado de este día, el lotero afirmaba que no había parado de descorchar botellas de cava para invitar a todos los que se han acercado.

Gómez vendió 22 series del 03347, lo que supuso 88 millones de euros. El lotero, que lleva 30 años abierto al público, explicó que el número llegó a la administración de forma aleatoria y que nunca habían estado abonados. "Habíamos dado un quinto y un cuarto premio en otra ocasión, pero nunca algo tan importante", explicó el administrador.

Hasta el establecimiento, según Gómez, ya se acercó a los pocos minutos de salir el premio una clienta para cobrar el décimo. Eso sí, tuvo que esperar, ya que al ser una cantidad tan importante (320.000 euros tras descontar los impuestos) debe acudirse a las oficinas de Loterías y Apuestas del Estado. "Mi familia y yo no jugábamos este número, es imposible llevar todos los que vendes", añadió, "contento" de al menos haber ayudado a los demás.

Venta electrónica

El Gordo estuvo muy repartido y bastantes administraciones vendieron a través de máquina electrónica décimos sueltos. La responsable de la administración de la plaza de Europa, en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, repartió 10 millones de euros en su establecimiento. Este se divide entre el despacho de lotería y una tienda de alimentación de animales.

Algo similar se produjo en la administración 300, en la calle de las Navas de Tolosa, en Barcelona, que distribuyó un billete (10 décimos). Su responsable, Angelina Fusté, explicó muy emocionada que nunca había dado un premio tan grande y que los décimos los había despachado a "gente del barrio". "Es un número feo, de los que no gustan a la gente, y lo tenía aquí", dijo señalando la parte baja del vidrio de la administración. Otra afortunada fue la administración número 80 de Barcelona, cuya titular afirmó que no sabe qué se debe de sentir cuando te toca la lotería: "¡Pero repartir cuatro millones de euros es fantástico!".

Información realizada por Mikel Ormazábal, Pedro Gorospe, Mai Montero, Clara Blanchar y F. Javier Barroso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información