Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jennifer Aniston, harta de ser reducida a una triste mujer que no tiene hijos

La actriz, a punto de cumplir 50 años, asegura que sus matrimonios fueron felices y que su actual vida sin pareja ni niños también lo es

Jennifer Aniston, en el estreno de 'Dumplin', el pasado día 6.
Jennifer Aniston, en el estreno de 'Dumplin', el pasado día 6. FilmMagic

La actriz estadounidense Jennifer Aniston ha reivindicado su faceta como mujer soltera, independiente y satisfecha con su estilo de vida y su trabajo. Está en plena promoción de su última película, Dumplin, tiene otras dos producciones en marcha y, 24 años después de estrenar Friends —la serie más exitosa de la historia, que le brindó fama mundial— sigue estando entre las tres intérpretes mejor pagadas, según la lista Forbes. A punto de cumplir 50 años, Aniston reivindica que sus matrimonios con Brad Pitt y con Justin Theroux fueron felices, pero igualmente feliz es su vida de soltera y sin hijos.

Rechaza ser conocida como "America’s suffering sweetheart", algo así como "La novia desdichada de América", término impuesto por los tabloides tras su divorcio con Brad Pitt, cuando el actor ya había comenzado un romance con Angelina Jolie. Confirmaron su apodo cuando se divorció de su segundo marido, Justin Theroux, el pasado mes de febrero, tras dos años y medio de matrimonio y cinco de relación. En una entrevista publicada en la revista Elle, Aniston rechaza calificaciones de este tipo y explica que le sobran motivos para estar feliz. “Tengo un trabajo genial. Tengo una familia genial. Tengo amigos geniales. No tengo razones para sentirme de otra manera”.

Para ella, una actriz caracterizada por su frescura y su omnipresente sonrisa, la plenitud nunca tuvo que ver con el matrimonio y los hijos. “Lo que determina la felicidad en la vida de alguien no es el ideal que se creó en los años 50. Ese relato no lo escuchas para los hombres. Esto es parte del machismo, siempre la mujer es la despreciada, la desconsolada y la solterona. Nunca es lo contrario”.

Ha probado la vida con pareja y sin ella y no cree que una opción sea mejor que la otra. “No me siento vacía. Mis matrimonios han sido muy exitosos, en mi opinión. Cuando llegaron a su fin, fue una decisión tomada porque elegimos ser felices. Al fin y al cabo, esta es nuestra única vida y no me quedaría en una situación solo por miedo, por miedo a estar sola, miedo a no poder sobrevivir. Continuar en un matrimonio solo por miedo es como menospreciar tu vida”, defiende.

Considera que un divorcio es más un acto de valentía que un fracaso personal. Desde pequeña tuvo claro que el éxito no pasa por tener una boda de película, pareja e hijos, y continúa cuestionándose las imposiciones sociales. No puede soportar que la gente juzgue su vida basándose únicamente en su situación sentimental o familiar, sin tener en cuenta su trabajo. Se muestra determinada a seguir sus ideales y anima a otras mujeres a acabar con los clichés. “Vivimos en una sociedad que envía ciertos mensajes a las mujeres; a esta edad, debes estar casada; a esta edad, deberías tener hijos. Ese es el molde que estamos intentando romper lentamente”. Hace dos años ya se hartó de “ser reducida a una triste mujer que no tiene hijos”, y su alegato continúa. Al hablar sobre ser madre, algo que no descarta completamente, aunque sí por el momento, deja todas las opciones abiertas. “¿Quién sabe lo que traerá el futuro en términos de hijos y parejas?”, se pregunta.

Tras unas revelaciones poco habituales en ella, que en el pasado ha denunciado sentirse acosada por la prensa del corazón, Aniston pronto vuelve a ser la mujer reservada que siempre ha sido, la misma que no quiere compartir su vida en redes sociales —“publicar algo acerca de mis perros o sobre mi taza de café por la mañana es simplemente regalar un pedazo de algo que es mío”—. Seguirá trabajando, continuará intentando que se hable de sus papeles y le ilusionaría volver a interpretar a Rachel, su personaje en Friends. En el programa The late late show, presentado por James Corden, dijo que ella y sus dos compañeras Courtney Cox y Lisa Kudrow (que interpretaron a Mónica y Phoebe, respectivamente) apoyan rodar un remake de la icónica serie, aunque los hombres no se sienten igual. Entre los aplausos del público, Aniston ha propuesto como alternativa rodar una nueva versión de Las Chicas de Oro.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >