Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El móvil no es un juguete

La mitad de los niños de 8 a 10 años ya tienen móvil, y la otra mitad lo tendrá, si nadie lo remedia. Y esto a pesar de que los expertos recomiendan una edad mínima de 14 años. Los niños insistirán porque no quieren ser los últimos en tenerlo, y los padres cederán en uno de los mayores actos de irresponsabilidad colectiva de esta sociedad en la que vivimos. Antes de darlo como un fantástico regalo de cumpleaños deberíamos saber que cuando ponemos un móvil en las manos de un niño estamos aumentando el riesgo de acoso y estamos permitiendo el acceso a contenidos perniciosos para el desarrollo de una mente aún por amueblar. Además, nos arriesgamos a la publicación de datos e imágenes con destino desconocido y contra la intimidad de los más indefensos. No es un juguete, por mucha capacidad de control parental que creamos tener.

Alberto Ruiz Rodríguez-Rubio. Sevilla

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >