Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dato que certifica que Victoria’s Secret está en caída libre

El desfile que ya se ha emitido en EE UU y Latinoamérica logra la peor audiencia de su historia tras rechazar que desfilaran modelos transexuales y de tallas grandes

Las 'ángeles' de Victoria´s Secret, durante el final del desfile en Nueva York el pasado 9 de noviembre.
Las 'ángeles' de Victoria´s Secret, durante el final del desfile en Nueva York el pasado 9 de noviembre. CORDON PRESS

La falta de diversidad ha pasado factura al desfile más famoso del mundo. El que todavía es considerado como uno de los espectáculos de moda más esperados, el desfile de Victoria’s Secret, famoso por sus ángeles con lencería de lujo y alas de purpurina, ha registrado la audiencia más baja de su historia. La explicación parece estar en el rechazo a la decisión de su director de Marketing, Ed Razek, de excluir a modelos transexuales y de tallas grandes, un criterio que ha suscitado multitud de críticas.

Se grabó el pasado 8 de noviembre pero se emitió en la televisión estadounidense el pasado domingo. La audiencia en Estados Unidos, el país organizador, fue de 3,3 millones de espectadores, la más baja desde que el show se inauguró en 1995, según desvela el sitio web de noticias de moda Quartzy. El dato, añade, es especialmente sorprendente, ya que este año ha cambiado de canal de noticias y se ha emitido en la cadena ABC y no en CBS, como en los años anteriores. Todo parecía apuntar a que este cambio contribuiría a mejorar la acogida del público. Nada más lejos de la realidad. La cifra es aún peor que la del año pasado, que se quedó rozando los 5 millones de espectadores. En ediciones anteriores, una audiencia de alrededor de 10 millones de personas seguía el desfile en directo.

Esta caída drástica se explica por un deterioro de la marca a nivel global, que ha llevado a que el precio de la ropa interior alcanzara un mínimo histórico y al cierre de 20 tiendas. Sin embargo, la causa principal está en el rechazo social que ha producido la decisión de no apostar por la diversidad, que se ha limitado únicamente a incluir más modelos negras y asiáticas, además de a Winnie Harlow, la primera modelo con vitíligo en desfilar para la marca. El responsable de Marketing de L Brands (la casa matriz de Victoria´s Secret) dejaba claro recientemente en Vogue que su apuesta es únicamente por los cuerpos esbeltos y esculturales, sin cabida para otras maneras de entender la belleza, más conectadas con la realidad. "¿Deberíamos incluir a modelos trans en el show? No, no lo creo, porque el show es una fantasía, un especial de entretenimiento de 42 minutos y es el único en su clase", declaró Ed Razek. En su opinión, hubo un intento en el año 2000 por incluir a modelos de tallas grandes, pero “nadie estaba interesado, y aún no lo están”.

Las críticas por parte de famosos y modelos no tardaron en llegar. La cantante Rihanna y las modelos Kendall Jenner (hija de Caitlyn Jenner, transexual) y Louise O´Reilly, una de las modelos de talla grande más destacadas de la industria, se manifestaron en contra de esta manera de entender la belleza. Ed Razek matizó entonces sus declaraciones y aseguró que hubo modelos trans que participaron en el casting pero que no fueron seleccionadas, aunque “la decisión nunca tuvo que ver con su género”.

Justo el día después de emitir el desfile, la cantante Halsey, que actuó mientras los ángeles desfilaban, ha enviado un mensaje en apoyo al colectivo LGTB a través de su cuenta de Instagram. “Me ha gustado el Victoria’s Secret Show desde que era joven. Actuar este año allí con otros artistas increíbles y modelos y amigas trabajadoras debería haber sido la mejor noche de mi vida. Sin embargo, después de grabar la actuación, se hicieron algunos comentarios sobre el show que no puedo ignorar”. En concreto, dijo no tolerar “ninguna falta de inclusión” y especialmente las que se basan en estereotipos. Su mensaje concluye recomendando una organización dedicada a apoyar a los jóvenes LGTB y afirmando que “la completa y total aceptación es la única fantasía” que ella apoya.

El escaso interés y el aluvión de reproches no han tenido lugar solo con la celebración de este último espectáculo, sino que conecta también con las críticas de algunas de las modelos que en el pasado dieron la vuelta al mundo como ángeles de Victoria’s Secret. Tanto Adriana Lima como Gisele Bündchen, dos de los iconos de la firma, hablaron el mes antes del desfile sobre sus razones para dejar la casa de lencería. Adriana Lima confesó sentirse presionada por tener que cuidar sus medidas y estar “cansada de las imposiciones”, mientras que Gisele Bündchen confesó que su motivo para abandonar la pasarela en 2007 fue sentirse cada vez más incómoda desfilando en ropa interior.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información