Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo ‘Barrio Sésamo’ explicó el 11-S a los niños sin una sola mención a las Torres Gemelas

Tras los atentados de 2001 en Nueva York, de los que se cumplen 17 años, la serie se enfrentó al dilema de cómo describir el miedo y el estrés postraumático a los pequeños

El 11 s
Parte de los personajes de 'Barrio Sésamo': el monstruo de las galletas, Prairie Dawn, Epi, Elmo, Blas, Oscar el gruñón y Coco. Cordon Press

Los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center de Nueva York y en el edificio del Pentágono en Virginia dejaron 2.996 muertos, más de 6.000 heridos y cambiaron el mundo. Cualquiera que tuviese conciencia por aquel entonces recuerda qué estaba haciendo y cómo afrontó las imágenes del primer atentado que se vivió en directo por televisión y que inauguraron el siglo XXI con nueve meses de retraso. ¿Pero cómo lo afrontaron los niños? Es interesante repasar, 17 años después de los hechos, la manera en que el popular programa Barrio Sésamo (Sesame Street en Estados Unidos) explicó a sus espectadores de menos edad cómo lidiar con el miedo suscitado por lo que había ocurrido en la capital financiera del mundo.

"Los niños no eran inconscientes de lo que había ocurrido. Necesitábamos encontrar un modo legítimo de hablar de ello. Así que el equipo decidió escribir un episodio que hablase de los traumas y los miedos"

Lewis Bernstein, productor

La temporada número 33 de la serie infantil estaba en pleno rodaje cuando los ataques tuvieron lugar al final de aquel verano. El episodio en el que se trató el tema, el número 3.981 (hoy por hoy, la serie ha emitido 4.480) se emitió el 4 de febrero de 2002. En él, Elmo y María están comiendo en la tienda de Hooper cuando un fuego se desata en la cocina. Elmo y María llaman a los bomberos y el edificio es evacuado sin ninguna víctima. Mientras varios curiosos se reúnen frente al incendio, la secuencia termina con un plano cerrado de Elmo, que tiembla aterrorizado y refugiándose tras la espalda de María.

Elmo está traumatizado, y como resultado se niega a volver a entrar en la tienda de Hooper pese a que el incendio está ya neutralizado y los bomberos han dado su visto bueno. Un bombero se acerca a Elmo para explicarle en qué consiste su trabajo y explicarle cómo le ayuda cada elemento de su uniforme. Después invita a Elmo y María a visitar la estación de bomberos para explicarle que los bomberos siempre están preparados para actuar cada vez que hay un incendio. Aliviado, Elmo decide volver a la tienda de Hooper.

Rosemarie Truglio, responsable de educación del programa, confesó después: “Sentimos que necesitábamos hacer algo como respuesta al 11 de septiembre, pero sabíamos que teníamos que tener mucho cuidado. Nuestros espectadores son muy jóvenes y los padres estaban recurriendo a los programas televisivos educativos como un refugio seguro”. Para ello, el programa recurrió a imágenes amables y metáforas: no hay ningún ataque terrorista, sino un simple incendio, y en él no se ven llamas, solamente humo. Los guionistas optaron por centrarse en el síndrome de estrés postraumático que muchos niños podían sentir en los meses posteriores al atentado y en presentar a los bomberos, cuya figura resulta amenazante para Elmo en el capítulo, como trabajadores que están a su servicio cuando se desata un incendio. El episodio no solo está dedicado a ellos, sino que muchos de los que aparecen son bomberos reales de la ciudad de Nueva York. 343 fallecieron en los atentados. 

“Los niños no son inconscientes de lo que había ocurrido”, recordó el productor Lewis Bernstein. “Necesitamos encontrar un modo legítimo de hablar de ello. Así que el equipo decidió escribir un episodio que hablase de los traumas y los miedos. No solo rendimos tributo a los bomberos, sino que quisimos enseñar a los niños que no puedes estar asustado por cosas que no están bajo tu control y que siempre habrá adultos para protegerte y cuidar de ti”. 

La manera en que Barrio Sésamo conjuga ficción y métodos educacionales ha sido la clave de su éxito desde 1969 y le ha hecho ganar 167 premios Emmy y 8 premios Grammy, lo que lo convierte en el programa infantil más premiado de la historia. El personaje de Hooper ya había sido un elemento clave de la serie cuando el actor que le daba vida (Will Lee) falleció en 1982. El equipo de la serie se planteó si debía omitir el tema explicando, simplemente, que Hooper se había mudado. Pero tras consultar con varios psicólogos infantiles, decidieron abordar el tema de la muerte y el duelo directamente y en una escena que aún se estudia hoy el reparto entero explica a Big Bird (que en España se llamó Paco Pico) lo que es la muerte y que Mr. Hooper nunca va a regresar. El episodio fue seleccionado por Daytime Emmys (los Emmy que premian los formatos que se emiten diariamente) como uno de los diez momentos más influyentes de su historia.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información