Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los días de alcohol y soledad de Ben Affleck

Personas cercanas al actor desvelan cómo fueron las semanas previas a su entrada en rehabilitación en los que ni comía, ni se duchaba

Ben Affleck, el pasado día 18.
Ben Affleck, el pasado día 18. GTRES

Ocho días después de que Ben Affleck iniciara su tercer intento de rehabilitación por sus problemas con el alcohol se van conociendo detalles de cómo fueron las semanas previas a su ingreso. Personas cercanas al actor y director de cine han desvelado a la revista People su preocupante estado: "Ben había estado bebiendo solo durante días. Estaba en mal estado. Apenas comía y no se duchaba". Esta fuente también asegura que Affleck cooperó cuando Jennifer Garner, su exesposa, le habló de entrar en una clínica especializada en adicciones en Malibú. "Sabía que necesitaba ayuda y fue muy elocuente al respecto".

Con Jennifer Garner llegó a casa de Ben Affleck la terapeuta que le ha estado tratando durante la última época. Varias fuentes aseguran que Affleck de hecho había estado luchando de nuevo durante meses,  yendo a reuniones y trabajando con un entrenador la mayor parte del año pasado.

"Ha luchado contra su adicción desde hace mucho tiempo", dice una fuente de Affleck, señalando que la estrella había estado "trabajando constantemente", pero después de separarse de Lindsay Shookus en julio "se fue a un lugar más oscuro hasta que halló a alguien que le tendió una mano". El actor salía hasta entonces con la productora de Saturday Night Live, Lindsay Shookus, de 38, con quien llevaba más de un año y con quien se le vio por última vez el mes pasado en Puerto Rico, donde él graba la próxima película de la directora Dee Rees, The Last Thing He Wanted, para Netflix.

La ayuda la encontró una vez más en  Jennifer Garner. La actriz habló con Affleck cuando se publicaron unas fotos en varios medios de comunicación de EE UU en las que se le veía recogiendo en la puerta de su casa cajas con cervezas y botellas de whisky. En las imágenes, el actor aparecía con aspecto descuidado y vistiendo camiseta gris oscura y un pantalón de chándal. La caja contenía cervezas de la marca Pacífico y botellas de whisky escocés Johnnie Walker Blue Label.

Jennifer Garner llegando a casa de Ben Affleck.
Jennifer Garner llegando a casa de Ben Affleck. GTRES

El actor ya pasó un tiempo en rehabilitación en 2001 y 2017. Fue en 2017 cuando Affleck admitió públicamente en un comunicado sus problemas con el alcohol: "Quiero que mis hijos sepan que no hay de qué avergonzarse por buscar ayuda cuando la necesitas". No precisaba cuándo recibió el tratamiento por adicción al alcohol, pero el intérprete recordó que lo primero que hizo para afrontar la situación fue reconocer el problema y recibir el apoyo de seres queridos: "Este fue el primero de muchos pasos para una recuperación positiva".

El actor y director añadía en ese comunicado, que colgó en su cuenta de Facebook: “Quiero vivir la vida al máximo y ser el mejor padre que pueda ser. Quiero [...] ser una fuente de fuerza para cualquiera que necesite ayuda, pero que tiene miedo de dar el primer paso”. Entonces afirmaba sentirse “afortunado” por tener “el amor” de su familia y amigos.

Esta misma semana se ha sabido que Garner y Affleck han llegado a un acuerdo sobre su divorcio al que solo le falta la firma del actor cuando salga de rehabilitación.