Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiestas patronales

Comienza el verano, y con él las fiestas patronales. Como todos los años, se acribillarán toros o prenderán fuego a sus cuernos, varearán cabestros, arrancarán la cabeza a los gansos, embadurnarán de aceite a los cerdos, correrán detrás de los patos, echarán novillos al mar, golpearán a los burros, encerrarán a los caballos salvajes para cortarlos las crines, etcétera. Y todo en honor del patrón o la patrona del pueblo. Después, el respetable regresará a sus casas y se pondrá sus mejores galas para asistir a la procesión. Si el tiempo no lo impide, a ella asistirán, en primera fila, las autoridades municipales bajo la dirección del párroco; tras ellos, se situarán los vecinos principales. Durante los veranos, en muchos lugares de España, el siglo XXI hace un paréntesis.— Enrique Chicote Serna. Arganda del Rey (Madrid).

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.