Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los paparazis del toples de Kate Middleton se rebelan

Los periodistas que deben indemnizar a la duquesa con 190.000 euros van a juicio para evitar pagar las cantidades a las que han sido condenados

Los duques de Cambridge.
Los duques de Cambridge. Getty Images

El escándalo de la publicación de unas fotos en toples de Kate Middleton, que hizo que la casa real británica tomara la decisión inédita de acudir a la justicia para fijar una “línea roja” firme en torno a la intimidad de sus miembros, vuelve a los tribunales. Una corte de apelaciones de Versalles, en las afueras de París, empezó ayer a analizar el recurso contra las fuertes multas que les fueron impuestas a dos directivos de la revista francesa Closer y a los dos fotógrafos que captaron las polémicas imágenes que dieron la vuelta al mundo hace seis años.

Las fotos de la discordia fueron tomadas durante unas vacaciones de los duques de Cambridge en la Provenza francesa en el verano de 2012. Kate Middleton, creyendo que gozaba de intimidad en un espacio privado con su marido Guillermo, segundo en la línea de sucesión, decidió tomar el sol sin la parte superior del biquini en la terraza de la villa perteneciente a un sobrino de la reina Isabel de Inglaterra, momento que aprovecharon dos fotógrafos para capturar las imágenes con teleobjetivo.

La casa real británica, que exige un rígido protocolo de vestimenta a sus miembros, consideró que las fotos eran tan intrusivas que decidió acudir a los tribunales y pidió una indemnización ejemplar de 1,5 millones de euros. Comenzó así un largo proceso que culminó en septiembre del año pasado, cuando un tribunal francés condenó a Closer a pagar un total de 190.000 euros. Durante el juicio, fue leída una carta del príncipe Guillermo en la que decía que el caso le recordaba al de los paparazis que perseguían a su madre, la princesa Diana, que murió en un accidente de tráfico en París en 1997 cuando huía, precisamente, de los fotógrafos. El mensaje fue nuevamente evocado el miércoles antes el tribunal de apelación de Versalles por el abogado de la pareja real, Jean Veil, que calificó las fotos de Middleton de “asquerosas” y carentes de cualquier interés público.

La portada de 'Closer
La portada de 'Closer

Aunque la multa decretada en el juicio del año pasado fue mucho más moderada que la reclamada, la casa real británica se dio por satisfecha y dio el caso por cerrado. Sin embargo, los acusados —dos directivos de Closer y los dos fotógrafos autores de las imágenes— decidieron recurrir el fallo. Alegan, según el abogado de la revista, Paul-Albert Iweins, que si bien la decisión judicial es “conforme a la jurisprudencia”, la multa impuesta es “exagerada para tratarse de un simple caso de privacidad”.

Durante la audiencia de este miércoles, Iweins presentó el caso desde el ángulo de la libertad de prensa, según la agencia France Press (AFP). “La familia real de Inglaterra vive de su imagen y de la gestión de su imagen”, aseveró el letrado, quien volvió a insistir, como hace un año, en que las fotografías que llevaron a este juicio no son más que una “escena banal” de la vida de una joven pareja que no han tenido más que un efecto positivo sobre ellos.

Varios medios británicos y franceses habían indicado que el abogado, pretendía utilizar durante el juicio unas antiguas fotos y vídeos en pose “sugerente” de la nueva integrante de la familia real, Meghan Markle, para reforzar su argumento de que este caso no es más que la muestra de “una hipocresía ridícula” de Buckingham.

Frente a los argumentos de la defensa, la fiscalía insistió en que los dos directivos de Closer —la jefa de redacción, Laurence Pieau, y el director de la publicación, Ernesto Mauri— paguen los 45.000 euros que les fueron impuestos el año pasado, que es la pena máxima prevista para este tipo de infracción. También calificó de “insuficientes” las penas de 10.000 euros asignadas a los fotógrafos Cyril Moreau y Dominique Jacovides, que siempre han negado que tomaran las fotos con teleobjetivo.

“Hay un perjuicio absolutamente considerable causado a esas dos personas (los duques de Cambridge), que tienen derecho a la protección de la justicia francesa”, afirmó el fiscal Marc Brisset-Foucalt, para quien las penas impuestas están “totalmente justificadas”, según AFP.

Más información