Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 frases demoledoras de ‘Amanece que no es poco’ que predijeron las redes sociales hace 30 años

La comedia de Cuerda y Azcona, un clásico español que en enero alcanza la treintena, tiene una gran relectura como predecesora de nuestra obsesión por dejarnos ver en Internet

  • El usuario más coñazo de todos: el que cree que podría haberlo hecho mejor y se encarga de dejarlo claro en la sección de comentarios. Ese usuario que, si le dieran una oportunidad, sería el mejor director de cine, el mejor presidente del gobierno y, por supuesto, el mejor seleccionador de fútbol.
    1"Yo podía haber sido una leyenda, o una epopeya si nos juntamos varios". El usuario más coñazo de todos: el que cree que podría haberlo hecho mejor y se encarga de dejarlo claro en la sección de comentarios. Ese usuario que, si le dieran una oportunidad, sería el mejor director de cine, el mejor presidente del gobierno y, por supuesto, el mejor seleccionador de fútbol.
  • Todo el pueblo se reúne para recrear cómo eran las cosas en 1947, un ejercicio que no solo se parece a la política del nuevo gobierno italiano sino que también recuerda a la obsesión actual de Internet por regodearse en la nostalgia celebrando el aniversario de cualquier película, mostrándonos qué aspecto tienen hoy los protagonistas de las series de los 90 y recurriendo a Hitler para ganar cualquier discusión.
    2"Dejaos de tonterías y a hacer el 'flashback". Todo el pueblo se reúne para recrear cómo eran las cosas en 1947, un ejercicio que no solo se parece a la política del nuevo gobierno italiano sino que también recuerda a la obsesión actual de Internet por regodearse en la nostalgia celebrando el aniversario de cualquier película, mostrándonos qué aspecto tienen hoy los protagonistas de las series de los 90 y recurriendo a Hitler para ganar cualquier discusión.
  • El resultado de la votación del pueblo, en el que como ocurre con las redes sociales se asignan roles a cada individuo, tiene como objetivo el mismo con el que la gente se mete en Internet hoy: solucionar el país en un pispás. “Yo es que quería defender a los americanos”, dice uno. “Vete a la mierda, hombre”, responde el cabo. ¿Positividad y solidaridad? ¿Pero qué se ha creído que es esto, la vida real? Aquí hemos venido a arreglar el mundo bloqueando a los que nos molestan. Por eso el cabo pierde los nervios cuando el sol sale por el Este e intenta detenerlo a balazos mientras grita “¡me cago en el misterio, yo no aguanto este sindiós!”, que es el equivalente de los fans de Star Wars que se ponen nerviosos cuando salen chicas y negros en sus películas.
    3"También ha salido que los de la invasión se tienen que ir". El resultado de la votación del pueblo, en el que como ocurre con las redes sociales se asignan roles a cada individuo, tiene como objetivo el mismo con el que la gente se mete en Internet hoy: solucionar el país en un pispás. “Yo es que quería defender a los americanos”, dice uno. “Vete a la mierda, hombre”, responde el cabo. ¿Positividad y solidaridad? ¿Pero qué se ha creído que es esto, la vida real? Aquí hemos venido a arreglar el mundo bloqueando a los que nos molestan. Por eso el cabo pierde los nervios cuando el sol sale por el Este e intenta detenerlo a balazos mientras grita “¡me cago en el misterio, yo no aguanto este sindiós!”, que es el equivalente de los fans de Star Wars que se ponen nerviosos cuando salen chicas y negros en sus películas.
  • Internet no es el lugar para encontrar consuelo, comprensión, empatía o diagnósticos para las enfermedades mentales, pero eso no impide que millones de personas lo sigan intentando cada día.
    4- "Si es que estoy deprimido, déjeme en paz". - "Anda y vete por ahí a pasear la depresión esa". Internet no es el lugar para encontrar consuelo, comprensión, empatía o diagnósticos para las enfermedades mentales, pero eso no impide que millones de personas lo sigan intentando cada día.
  • Da igual cuando leas esto, que alguien habrá en Internet amenazando a otro alguien.
    5"Te voy a romper la cabeza". Da igual cuando leas esto, que alguien habrá en Internet amenazando a otro alguien.
  • Porque en Internet literalmente cualquier cosa puede tener fans.
    6"Calabaza, yo te llevo en el corazón". Porque en Internet literalmente cualquier cosa puede tener fans.
  • El alcalde (Rafael Alonso) representa al perfil de usuario más habitual (e irritante) de toda red social: organiza una procesión que celebra cada vez que regresa al pueblo, le restriega a todo el mundo su nueva relación sentimental con Susan (Fedra Lorente) y, cuando las cosas no salen como él quería, amenaza con suicidarse. En los 90 a eso se le llamaba llevarse el Scatergoris si no aceptan pulpo, ahora el recurso para llamar la atención es anunciar que te vas de Facebook mediante un texto publicado en Facebook. Y como le ocurre al alcalde, todos intentan convencerle de que no lo haga e incluso uno se arranca por fandangos.
    7"Y luego, con el tiempo, todos hubiésemos terminado amigos". El alcalde (Rafael Alonso) representa al perfil de usuario más habitual (e irritante) de toda red social: organiza una procesión que celebra cada vez que regresa al pueblo, le restriega a todo el mundo su nueva relación sentimental con Susan (Fedra Lorente) y, cuando las cosas no salen como él quería, amenaza con suicidarse. En los 90 a eso se le llamaba llevarse el Scatergoris si no aceptan pulpo, ahora el recurso para llamar la atención es anunciar que te vas de Facebook mediante un texto publicado en Facebook. Y como le ocurre al alcalde, todos intentan convencerle de que no lo haga e incluso uno se arranca por fandangos.
  • ¿Quién necesita dedicar horas a formarse culturalmente pudiendo ver un documental y abrir un hilo en Twitter sobre él?
    8"Yo es que he pensado que a mí también me gustaría ser intelectual, como no tengo nada que perder". ¿Quién necesita dedicar horas a formarse culturalmente pudiendo ver un documental y abrir un hilo en Twitter sobre él?
  • Ngé Ngdomo acostumbra a montar una 'performance' cada noche, a medio camino entre el belén viviente y el fresco de Goya, posando con un rebaño de cabras. Y a él lo único que le interesa es saber si el guardia civil que le detiene todos los días admira su obra: “¿Pero a usted le gusta la estampa que hago yo con las cabras?”. Es lo que hoy vendría a ser: “si te ha gustado este vídeo dale a me gusta y suscríbete a mi canal”.
    9"Anda que no debe estar bonito esto, las cabras ahí quietas y yo aquí de perfil como un masái. ¡Pues no viene nadie a verme!" Ngé Ngdomo acostumbra a montar una 'performance' cada noche, a medio camino entre el belén viviente y el fresco de Goya, posando con un rebaño de cabras. Y a él lo único que le interesa es saber si el guardia civil que le detiene todos los días admira su obra: “¿Pero a usted le gusta la estampa que hago yo con las cabras?”. Es lo que hoy vendría a ser: “si te ha gustado este vídeo dale a me gusta y suscríbete a mi canal”.
  • Porque no hay ningún tema que no dé para una conversación en Internet. Las muertes siempre generan tres corrientes de pensamiento: los que se limitan a lamentar la defunción, los que reprochan al primer grupo que no eran verdaderos admiradores y los que aprovechan la muerte de alguien para hablar de sí mismos y de cómo les afecta a ellos la muerte en cuestión, como hace el médico del pueblo.
    10"¡Se me está muriendo divinamente, te lo juro! De los años que llevo de médico nunca había visto a nadie morirse tan bien como se está muriendo tu padre. Qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia. Estoy disfrutando que no te lo puedes ni imaginar". Porque no hay ningún tema que no dé para una conversación en Internet. Las muertes siempre generan tres corrientes de pensamiento: los que se limitan a lamentar la defunción, los que reprochan al primer grupo que no eran verdaderos admiradores y los que aprovechan la muerte de alguien para hablar de sí mismos y de cómo les afecta a ellos la muerte en cuestión, como hace el médico del pueblo.
  • Esta petición de los feligreses durante la misa es similar a lo que uno se encuentra cuando se mete en Internet: noticias que nos dicen lo que queremos oír basadas en algoritmos de nuestras búsquedas pasadas y gente opinando sobre la compra de un chalet mediante tantos tuits que resulta casi imposible saber quién se ha comprado el chalet en cuestión.
    11"Danos santos del cielo una visión global bastante aproximada". Esta petición de los feligreses durante la misa es similar a lo que uno se encuentra cuando se mete en Internet: noticias que nos dicen lo que queremos oír basadas en algoritmos de nuestras búsquedas pasadas y gente opinando sobre la compra de un chalet mediante tantos tuits que resulta casi imposible saber quién se ha comprado el chalet en cuestión.
  • La novia de Ngé (Samuel Claxton), el negro del pueblo, trata de corregirle y reconducir el lenguaje por el camino de la corrección política. Él, sin embargo, acepta cualquier término moderno pero le recuerda que llamarlo de otra forma no va a cambiarle el color.
    12- "Eres minoría étnica". - "Bueno, minoría étnica y negro como un tizón". La novia de Ngé (Samuel Claxton), el negro del pueblo, trata de corregirle y reconducir el lenguaje por el camino de la corrección política. Él, sin embargo, acepta cualquier término moderno pero le recuerda que llamarlo de otra forma no va a cambiarle el color.
  • El suicida del pueblo (Guillermo Montesinos) equivale al que recurre a las redes sociales para contar sus penas, pero nadie le hace caso. Y lo peor es que al final convence a Quique San Francisco (su primer 'follower') de que pruebe a ponerse él delante del camión, fundando así lo más parecido a una secta que hay en esa aldea.
    13"¡Mátame! ¡Mátame! Tú fíjate qué trabajo les costaría seguir derechos y atropellarme. Pues no, me esquivan". El suicida del pueblo (Guillermo Montesinos) equivale al que recurre a las redes sociales para contar sus penas, pero nadie le hace caso. Y lo peor es que al final convence a Quique San Francisco (su primer 'follower') de que pruebe a ponerse él delante del camión, fundando así lo más parecido a una secta que hay en esa aldea.
  • El guardia civil (José Sazatornil, “Saza”) le da un repaso al escritor y toda una lección a los usuarios de redes sociales, porque Internet es el lugar con mejor memoria del mundo. Destapa públicamente su plagio (como le ha pasado a Donald Trump, a Shia LaBeouf y a Albert Rivera) y aprovecha para echarle en cara sus errores del pasado, al igual que los tuits pasados de Pedro Sánchez, Cristina Cifuentes o Màxim Huerta regresan para atormentarles periódicamente. Ni siquiera el golpe bajo del escritor plagiador (“¿y vos qué hablás? Si esta tarde le ardió el culo por una mujer”) funciona como maniobra de distracción y no consigue librarse del escarnio público de ser 'trending topic' en el pueblo por plagiar a Faulkner, que hoy sería lo correspondiente a robar 'memes' de otros para ganar me gustas y retuits.
    14"De entrada se casó usted con la Paddington, que había estado casada otras tres veces cuando había muchas que no se habían casado ninguna y usted podía haber elegido. Después se compró un sombrero espantoso y anduvo con él todo el invierno. Un sombrero que no nos gustaba a nadie. Lo tengo yo hablado con todo el pueblo. Y ahora, para rematar, me dicen estos amigos que ha escrito usted 'Luz de agosto', la novela de Faulkner, ¡de William Faulkner! y ¿no podía usted haber plagiado a otro? ¿es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?". El guardia civil (José Sazatornil, “Saza”) le da un repaso al escritor y toda una lección a los usuarios de redes sociales, porque Internet es el lugar con mejor memoria del mundo. Destapa públicamente su plagio (como le ha pasado a Donald Trump, a Shia LaBeouf y a Albert Rivera) y aprovecha para echarle en cara sus errores del pasado, al igual que los tuits pasados de Pedro Sánchez, Cristina Cifuentes o Màxim Huerta regresan para atormentarles periódicamente. Ni siquiera el golpe bajo del escritor plagiador (“¿y vos qué hablás? Si esta tarde le ardió el culo por una mujer”) funciona como maniobra de distracción y no consigue librarse del escarnio público de ser 'trending topic' en el pueblo por plagiar a Faulkner, que hoy sería lo correspondiente a robar 'memes' de otros para ganar me gustas y retuits.
  • Puede que Internet haya sacado lo peor que la humanidad llevaba dentro, pero también funciona como escenario para compartir cultura y conocer personas con las mismas aficiones. Hay pocas peticiones más bonitas y más españolas que “tráete algo de Góngora, que tengo yo cuerpo de Góngora”.
    15- "Verá señora, que quería yo hablarle de Dostoievski". - "Ah pues muy bien, encantada. Ahora mismo bajo". Puede que Internet haya sacado lo peor que la humanidad llevaba dentro, pero también funciona como escenario para compartir cultura y conocer personas con las mismas aficiones. Hay pocas peticiones más bonitas y más españolas que “tráete algo de Góngora, que tengo yo cuerpo de Góngora”.
  • Un argumento clásico en todas las redes sociales: estás pensando mal, estás opinando mal, estás leyendo mal. Pero la condescendencia del escritor del pueblo (Arturo Bonín) hacia el aspirante a lector (Luis Perezagua) despierta el entusiasmo del estudiante de intercambio (Gabino Diego), que confiesa cuánto ha disfrutado con el debate: “Nos ha gustado mucho la manera y el modo de cómo han discutido la discusión, 'you know?' Todos la hemos admirado, porque ha habido mucha naturalidad 'you know?' Y las pausas, 'you know?' Es muy bien y el tono es muy bien. ¡Oh, si!”. El estudiante de intercambio es a la España de 'Amanece que no es poco' lo que James Rhodes es a la España actual (“el alcalde nos toca las pilotas, ¿se dice así?”). Sin embargo, el escritor argentino probará de su propia medicina cuando se tope con algo por encima de su superioridad intelectual: la superioridad moral de la hemeroteca.
    16"No, no te voy a dejar leer la novela. ¿Vos sos intelectual? Pues entonces, ¿para qué te la voy a dejar? ¿para que me la leas mal y me la jodas?". Un argumento clásico en todas las redes sociales: estás pensando mal, estás opinando mal, estás leyendo mal. Pero la condescendencia del escritor del pueblo (Arturo Bonín) hacia el aspirante a lector (Luis Perezagua) despierta el entusiasmo del estudiante de intercambio (Gabino Diego), que confiesa cuánto ha disfrutado con el debate: “Nos ha gustado mucho la manera y el modo de cómo han discutido la discusión, 'you know?' Todos la hemos admirado, porque ha habido mucha naturalidad 'you know?' Y las pausas, 'you know?' Es muy bien y el tono es muy bien. ¡Oh, si!”. El estudiante de intercambio es a la España de 'Amanece que no es poco' lo que James Rhodes es a la España actual (“el alcalde nos toca las pilotas, ¿se dice así?”). Sin embargo, el escritor argentino probará de su propia medicina cuando se tope con algo por encima de su superioridad intelectual: la superioridad moral de la hemeroteca.
  • Esta divagación se conoce actualmente como “abro hilo”. Cuando alguien en Internet decide que sus ideas sobre literalmente cualquier cosa merecen no solo una reflexión puntual, sino toda una saga de opiniones. Hasta que llega alguien y, como le ocurre al mesonero Tirso (Cris Huerta) con don Alonso el médico (Paco Cambres), le corta el rollo: “Me cago en todos tus muertos, Tirso, la tabarra que me estás dando. Virgen santísima, ¿pero yo qué te he hecho a ti, vamos a ver?".
    17"Yo me enamoré una vez, Don Alonso, y me dio muy buen resultado. Una experiencia agradable. En fin, ya sabe usted lo exagerado que es el amor. Una patología tentadora y gratificante en muchos momentos, pero siempre deja su poso de hiel. Uno tiene que sobreponerse a ciertos accidentes, a ciertos disturbios dialécticos en el fluir de la convivencia con la persona amada. No quiero recordarle poemas de Pedro Salinas, heterosexualmente hablando, o los de Cabafix, desde un punto de vista homosexual". Esta divagación se conoce actualmente como “abro hilo”. Cuando alguien en Internet decide que sus ideas sobre literalmente cualquier cosa merecen no solo una reflexión puntual, sino toda una saga de opiniones. Hasta que llega alguien y, como le ocurre al mesonero Tirso (Cris Huerta) con don Alonso el médico (Paco Cambres), le corta el rollo: “Me cago en todos tus muertos, Tirso, la tabarra que me estás dando. Virgen santísima, ¿pero yo qué te he hecho a ti, vamos a ver?".
  • Cuando te conectas y no hay nadie.
    18"Aquí no hay ni Dios. ¿O es que todos son aquí unos hijos de puta? Porque pueden ser unos hijos de puta que se hacen pasar por fantasmas". Cuando te conectas y no hay nadie.
  • Cuando no hay noticias que comentar y aun así quieres criticar a Manuela Carmena.
    19- "No creas que me hace a mí mucha gracia esa gente que anda todo el día por ahí en bicicleta". - "A mí tampoco. A mí me gustan más los días que les toca oler bien, cuando huelen a lomo de ángel. Porque eso de que vayan en bici lo veo yo más artificial". - "Aunque peor sería que levitasen, como en Ayna". Cuando no hay noticias que comentar y aun así quieres criticar a Manuela Carmena.
  • La asamblea de mujeres empoderadas se adelantó al levantamiento feminista que hoy se vive en las redes sociales y, esta vez sí, también en el mundo real por extensión. Ellas designan, en una canallada satírica y mordaz del guión, los roles a los que llevan siendo recluidas durante décadas antes de que otros los elijan por ellas: “Primero, ¿quién se presenta a puta? Segundo, ¿quiénes se presentan a adúlteras? Tercero, si hay alguna que quiera meterse a monja. Y cuarto, si hay alguna que le interese ser marimacho”. Todas las mujeres a una riéndose del escritor argentino, la clase de ciencias naturales explicada como un coro gospel para que se viralice, el anciano que lleva 40 años asustándose cada día cada vez que ve a su sobrino negro y cierta masculinidad tóxica (“un hombre en la cama es un hombre en la cama”) representan también los vicios, errores y estupideces que perpetramos a diario en las redes sociales. Y al final, un chaval de la escuela resume a la perfección lo que sentimos al meternos en ellas: “la verdad es que yo termino todos los días destrozado”. Aunque, como le responde su compañero, “ya, pero cómo se aprende, ¿eh?”.
    20- "¿Vamos a elegir nosotras al tonto del pueblo? Es que mi hermano ya está harto". - "No, no. Esta vez no. Es un embolao que nos metían los hombres porque decían que nosotras tenemos más sensibilidad y distinguimos mejor al tonto que podría darnos más juego. Pero este año eligen ellos, que bastante tenemos nosotras con lo nuestro". La asamblea de mujeres empoderadas se adelantó al levantamiento feminista que hoy se vive en las redes sociales y, esta vez sí, también en el mundo real por extensión. Ellas designan, en una canallada satírica y mordaz del guión, los roles a los que llevan siendo recluidas durante décadas antes de que otros los elijan por ellas: “Primero, ¿quién se presenta a puta? Segundo, ¿quiénes se presentan a adúlteras? Tercero, si hay alguna que quiera meterse a monja. Y cuarto, si hay alguna que le interese ser marimacho”. Todas las mujeres a una riéndose del escritor argentino, la clase de ciencias naturales explicada como un coro gospel para que se viralice, el anciano que lleva 40 años asustándose cada día cada vez que ve a su sobrino negro y cierta masculinidad tóxica (“un hombre en la cama es un hombre en la cama”) representan también los vicios, errores y estupideces que perpetramos a diario en las redes sociales. Y al final, un chaval de la escuela resume a la perfección lo que sentimos al meternos en ellas: “la verdad es que yo termino todos los días destrozado”. Aunque, como le responde su compañero, “ya, pero cómo se aprende, ¿eh?”.

Más información