Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo salvar la barrera de la indiferencia?

Hablas con gente y todos te cuentan lo molesto que resulta el ruido de la lavadora del vecino, sus pisadas, su televisor, el ruido de los perros, de los coches, aviones, sopladoras, el del camión de la basura, el ascensor, el portazo de la puerta del portal, las obras en la vía pública. Vamos a comer a ciertos restaurantes, y nos parece que el ruido es excesivo, nos molesta el ruido de los niños de los demás en el campo, los parques, la playa, el volumen del sonido en el cine... Hay campañas denunciando el ruido en hospitales, que retrasa la recuperación de los pacientes, sobre el ruido en los colegios, que provoca estrés a profesores y resulta perjudicial para los alumnos. Se nos alerta sobre el riesgo del uso de auriculares para la audición, y se nos protege del ruido en el trabajo. Somos conscientes de que el descanso es fundamental para la salud, para el aprendizaje, para la realización de tareas. Y también, de que el ruido puede producir estrés y ansiedad, entorpece las comunicaciones, impide la concentración o altera el sueño.— César Asensio Rivera. Alcobendas (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.