Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

OnePlus 6, el emperador chino se asienta en el trono

Probamos durante dos semanas el último terminal de OnePlus. Fiel a su filosofía, es un modelo muy potente con una gran relación calidad-precio, aunque esperábamos más de su cámara

Pocos teléfonos móviles provocan tanta expectación antes de su lanzamiento como los de OnePlus. La marca china, perteneciente al conglomerado BBK —que engloba también a OPPO y Vivo—, nació hace cuatro años con pocas pretensiones y superó ampliamente todas las expectativas con un smartphone ,el One, que solo se podía adquirir por invitación y que sentó las bases de una estrategia que se ha mantenido en el tiempo: ofrecer las prestaciones más avanzadas del mercado a precios muy ajustados gracias a la comercialización exclusivamente online y a la inversión casi nula en publicidad. Ahora, el OnePlus 6 continúa en esa línea, pero es también el aparato más caro de la empresa. La versión más potente supera por primera vez la barrera de los 600 euros.

Análisis y valoración

OnePlus 6, el emperador chino se asienta en el trono
OnePlus 6, el emperador chino se asienta en el trono

Su lanzamiento no ha estado exento de polémica, pero no por el precio sino por uno de los elementos más característicos de su diseño: el ‘notch’, la ‘ceja’ que dibuja la muesca de la pantalla en su extremo superior. Es la misma solución que encontraron primero el Essential y luego el iPhone X para crear un terminal sin apenas marcos en el que la cámara frontal —la de los selfis— se mantenga en la parte superior de la pantalla, y no en la parte inferior como sucede en los Xiaomi Mix. Sin duda, se trata de un elemento que no agrada a todos porque crea un espacio raro en la pantalla y reduce el espacio para notificaciones, pero la marca ofrece la posibilidad de esconderlo en uno de los menús de configuración.

El resto del diseño del OnePlus 6, como explicó su cofundador Carl Pei a este periódico, guarda una estrecha relación con el del móvil con el que debutó la marca: es simétrico, ubica la cámara dual en el centro de la tapa trasera —lo cual dificulta taparla accidentalmente con el dedo, como sucede cuando está en una esquina—, y separa el lector de huellas dactilares de las lentes poniendo en medio el flash, con lo que reduce la posibilidad de ensuciar los objetivos con el dedo cuando se busca el sensor.

FICHA TÉCNICA

Pantalla: 6,28 pulgadas FHD + AMOLED de formato 19:9 y con una densidad de píxeles de 402 por pulgada

Procesador: Qualcomm SDM845 Snapdragon 845 con 8 núcleos a una frecuencia máxima de 2,8 Ghz.

Memoria RAM: 6/8 GB

Almacenamiento: 64/128/256 GB. Sin ranura para tarjetas microSD

Gráfica: Adreno 630

Cámara: Trasera con doble sensor: El principal tiene 16 megapíxeles y una óptica de 27 mm. de luminosidad f/1.7 y con un tamaño de píxel de 1,22µm. El secundario cuenta con un sensor de 20 megapíxeles. Estabilizadores óptico de 4 ejes y electrónico. Flash dual-LED.

Frontal de 16 megapíxeles con óptica de 20 mm. y luminosidad f 2.

Batería: 3.300 mAh con carga rápida Dash Charge 5V 4A 20W.

Sistema operativo: Oxygen 5 basado en Android 8.1

Tamaño: 155,7x75,4x7,75 mm.

Peso: 177 g.

Conectividad: Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band, WiFi Direct, DLNA, hotspot, Bluetooth 5.0, USB tipo-C, NFC, localización (GPS, Galileo, Glonass, BeiDou), Jack 3,5 mm.

Sensores: sensor de huellas dactilares, acelerómetro, sensor giroscópico, sensor geomagnético, sensor de proximidad, sensor hub.

Otros: Resistencia a salpicaduras, desbloqueo por reconocimiento facial, doble SIM, sonido HD Dirac.

El acabado en cristal negro -ya sea brillo o mate- está a la altura de cualquier otro buque insignia y le otorga un aire sobrio y elegante, aunque la versión brillo —llamada Mirror Black— es un imán para las huellas y se ensucia rápido. No obstante, la marca ha optado por utilizar la última versión de Gorilla Glass (La 5) tanto en el panel frontal como en el trasero, lo cual le da mayor durabilidad y resistencia a las rayaduras. En EL PAÍS Escaparate hemos utilizado el móvil durante dos semanas sin carcasa y el cristal continúa inmaculado. Por último, OnePlus recupera el blanco sedoso que utilizó en el One con una versión fabricada con polvo de perlas.

Resistencia al agua y carga ultrarrápida

Entre las novedades más destacadas que incorpora el OnePlus 6 frente a sus predecesores está la resistencia a salpicaduras. Era una de las características más exigidas por los usuarios, que, en una encuesta realizada por la compañía, también mostraron su afecto por el puerto jack para auriculares que el OnePlus 6 mantiene y que está en vías de extinción entre muchos otros fabricantes. Así, no es necesario adquirir unos cascos que se conecten por Bluetooth o añadir un adaptador para el puerto USB-C por el que se carga el terminal.

Precisamente, otra de las características más notables del móvil está en su batería de 3.300 miliamperios hora (mAh). No es una capacidad asombrosa para un aparato que incorpora una pantalla FHD+ de 6,28 pulgadas —dura día y medio de uso normal o un día completo de uso intensivo—, pero sí cuenta con el sistema de carga rápida Dash Charge, que obtiene resultados sobresalientes. En nuestra prueba, ha alcanzado un 57% de su capacidad en 30 minutos, el 93% en una hora, y el 100% en 77 minutos.

También merece una mención especial el botón deslizante de notificaciones, un elemento que OnePlus desarrolló para su segundo móvil y que ha mantenido desde entonces en el mismo lateral en el que se encuentra el de botón de encendido. Resulta muy práctico porque permite al usuario decidir rápidamente qué notificaciones desea recibir sin tener que encender la pantalla y acceder a ningún menú: basta con deslizar el botón para decidir si queremos todas, si preferimos que vibre únicamente, o si queremos silenciarlo por completo.

COMPETENCIA

iPhone X: Aunque Apple no inventó el ‘notch’ que le da un toque distintivo a su pantalla, sí que ha popularizado este elemento odiado y querido a partes iguales. Su cámara y su navegación gestual se distancian del resto, pero también su precio.

Xiaomi Mix 2S: El precursor de los móviles ‘todo pantalla’ tiene unas especificaciones muy similares pero opta por un cuerpo cerámico y por un panel sin el polémico ‘notch’, lo que le obliga a situar la cámara frontal en la parte inferior del terminal.

Huawei P20: La marca china más vendida vuelve a apostar fuerte por la fotografía con un terminal que incorpora tres cámaras y que también adopta la muesca que ha popularizado el iPhone X en la parte superior de la pantalla.

Samsung Galaxy S9+: La empresa surcoreana se mantiene fiel a su diseño y reduce los marcos superior e inferior pero sin adoptar la ‘ceja’ de Apple y manteniendo los bordes curvados que se han convertido en marca de la casa. Destacan su cámara y su batería.

Desbloqueo facial y navegación

Desafortunadamente, el OnePlus 6 no ha adoptado una de las funciones gestuales con las que sí cuentan competidores como el OPPO R15 o el Honor 10, y que facilitan el uso del sistema de desbloqueo facial. En esos otros smartphones, es suficiente con levantar el terminal para que se encienda, reconozca el rostro del usuario, y se desbloquee. En el OnePlus 6, sin embargo, mover el aparato solo logra que se encienda la pantalla y muestre la hora, pero es necesario apretar el botón de encendido o dar toques en la pantalla para que se active el desbloqueo facial Face Unlock. Además, como no cuenta con un sistema 3D como el del iPhone X o el del nuevo Xiaomi Mi8, el reconocimiento facial es menos seguro que utilizar el sensor de huellas dactilares o la contraseña. Eso sí, funciona de forma muy eficaz y es más veloz que el sistema desarrollado por Apple.

Lo que sí ha adoptado OnePlus ha sido la navegación gestual. El usuario puede optar por eliminar los tres botones virtuales de Android y utilizar el dispositivo deslizando los dedos desde el borde inferior de la pantalla: si lo hace desde los extremos, va hacia atrás; si lo hace en el centro, vuelve a la pantalla de inicio; y si repite esa última acción y mantiene el dedo sobre la pantalla, accede al modo multitarea. Es un sistema que funciona muy bien y que permite aprovechar todo el espacio de la pantalla, pero también tiene un problema: al escribir, sin los botones, el teclado aparece muy cercano al borde del móvil y eso dificulta la operación.

El OnePlus 6 también hace suyos otros gestos habituales en los terminales chinos: voltear para rechazar una llamada, deslizar tres dedos hacia abajo en la pantalla para hacer una captura, o hacerlo con dos para controlar la música. Además, el sistema operativo Oxygen OS (basado Android 8.1) recoge otros avances nacidos en el gigante asiático que resultan muy útiles cuando se pueden utilizar dos tarjetas SIM, como la posibilidad de clonar aplicaciones para utilizar de forma simultánea dos cuentas de servicios como Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagram, o Messenger. Facilita, por ejemplo, separar el ámbito laboral del personal sin necesidad de cargar con dos teléfonos.

Cámara óptima, pero mejorable

Imagen diurna de Shanghai tomada con el OnePlus 6. ampliar foto
Imagen diurna de Shanghai tomada con el OnePlus 6.

La cámara, uno de los componentes más importantes ya en los teléfonos móviles, ha sido en bastantes ocasiones el talón de Aquiles de OnePlus. El 6 la mejora sensiblemente. Utiliza dos sensores de Sony —uno de 16 megapíxeles y otro de 20— emparejados con sendos objetivos muy luminosos (f 1.7) y un estabilizador óptico que mejora los resultados en condiciones de poca luz. No obstante, a diferencia de lo que sucede en terminales como los iPhone o la serie Huawei P20, aquí las dos lentes no cuentan con focales diferentes, de forma que el zoom de dos aumentos que ofrece automáticamente la interfaz de la cámara no es óptico sino digital. Y eso es algo que se nota en la calidad de las fotografías.

En cualquier caso, aunque los resultados no estén a la altura de los que proporcionan los buques insignia de Apple, Samsung, y Huawei, tampoco decepcionan. El OnePlus 6 cuenta con un buen rango dinámico, reproduce los colores fielmente, y ofrece un control completo de la toma en modo Pro, así como la posibilidad de crear archivos RAW para una mejor edición posterior de las imágenes. En vídeo —con resolución de hasta 4K—, los resultados también son satisfactorios, y OnePlus incorpora la súper cámara lenta de hasta 480 fotogramas por segundo que permite grabar hasta un minuto de vídeo en el que se pueden ver los movimientos más rápidos con lujo de detalles.

El modo retrato también es notable. Las dos cámaras trabajan juntas para crear el fondo desenfocado y resaltar a quien está en primer término, y el sistema funciona correctamente. Finalmente, la cámara frontal cuenta con un generoso sensor de 16 megapíxeles y un filtro de ‘belleza’ regulable que no exagera los resultados como suele ser habitual en los terminales chinos. Eso sí, no incluye ‘animojis’ ni los divertidos efectos de otros competidores.

Foto nocturna tomada con el nuevo terminal de OnePlus. ampliar foto
Foto nocturna tomada con el nuevo terminal de OnePlus.

Potencia de sobra

En lo que OnePlus nunca repara es en velocidad de procesamiento y en potencia. El OnePlus 6 adopta los componentes más avanzados del mercado y ofrece un funcionamiento extraordinariamente fluido. El chip Qualcomm Snapdragon 845, acompañado de 8 GB de memoria RAM, forma una combinación que cubre las necesidades de los usuarios con los requisitos más exigentes, sobre todo los aficionados a los videojuegos.

Además, el hecho de que el sistema operativo sea muy cercano al Android puro, hace que el rendimiento sea todavía mejor que el de otros terminales que cuentan con capas muy personalizadas que utilizan más recursos. Sin duda, el OnePlus 6 es uno de los de los ‘smartphones’ más veloces del mercado, como atestiguan los principales indicadores —o ‘benchmarks’—: en Antutu, por ejemplo, obtiene más de 276.000 puntos, muy por encima de los 246.000 del Samsung Galaxy S9+ o de los 210.000 del Huawei P20 Pro.

CONCLUSIÓN

Lo mejor: La potencia, los magníficos acabados, la carga rápida, el sistema operativo limpio y sencillo, y la relación calidad-precio.

Lo peor: La similitud del panel frontal con el del iPhone X le da cierto aire de copia. La falta de un zoom óptico en la cámara.

Veredicto: El OnePlus 6 es actualmente el teléfono móvil con la mejor relación calidad-precio, y demuestra que no es necesario pagar 1.000 euros por un gran aparato. Está a la altura de cualquier buque insignia de sus competidores y satisface las exigencias de los usuarios más exigentes.

COMPRA ONLINE

OnePlus 6: Pantalla de 6,28 pulgadas, memoria RAM de 6/8 GB, almacenamiento de 64/128/256 GB, cámara trasera con doble sensor, desbloqueo por reconocimiento facial, resistente a salpicaduras, doble SIM. 

Por 519 € en Amazon

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Más información