Verdades y mentiras de ‘Harry y Meghan, un romance real’

La película sobre la historia de amor del príncipe y la actriz se aleja en exceso de los verdaderos hechos

Meghan Markle y Enrique de Inglaterra.
Meghan Markle y Enrique de Inglaterra.Matt Dunham (AP)

La primera mentira de Harry y Meghan, un romance real, emitida por Antena 3 en la noche del miércoles, es que tiene poco de real. La película creada por Lifetime, un canal americano dirigido al público femenino de mediana edad, es una telenovela más que un documental sobre la verdadera historia del nieto de Isabel II y la actriz de Suits. El guión se escribió en solo dos semanas y se rodó a gran velocidad para que fuera estrenado en las vísperas de la boda real, prevista para este sábado.

Los detalles que sí están comprobados son, por ejemplo, que el príncipe era un juerguista rebelde, que una prima de la reina se puso un broche racista para conocer a Meghan, que su exmarido está escribiendo una serie ficcionalizada sobre su matrimonio y que Enrique se declaró a su novia mientras cocinaba un pollo asado en su casa. Este último dato para muchos debió de parecer una mera fantasía a tenor de otras que abundaron en la serie pero fue así.

Más información
‘Cuando Harry encontró a Meghan’, el documental sobre su historia de amor
Enrique de Inglaterrra, de príncipe díscolo a príncipe del pueblo
Meghan Markle y Enrique de Inglaterra: cuándo y dónde ver la boda en directo

También es falsa, por ejemplo, la idílica relación que muestran entre Enrique y Camila, la esposa de su padre. Resulta bien conocido que a los hijos de Diana de Gales les costó admitirla ya que la culpabilizaron de muchos de los problemas que sufrió su madre.

En cambio, los guionistas presentan a Guillermo y Kate como dos figuras poco claras en la manera de relacionarse con Enrique cuando lo cierto es que la pareja cerró filas con ellos e incluso el hijo mayor de Diana de Gales emitió un comunicado de apoyo, en un hecho insólito en las normas de la casa real británica.

La profusión de aviones privados con destino a Canadá para ver a Meghan tampoco es exacta. El príncipe ha relatado que se desplazaba en vuelos regulares y camuflado bajo una gorra para no ser reconocido. Además, tanto jet habría levantado las alarmas del Gobierno británico a la hora de fiscalizar las cuentas. Solo la Reina y el príncipe heredero disponen habitualmente de aviones para sus desplazamientos privados.

Sí acierta la película en la rapidez con la que Enrique se enamoró. Lo contó el día 27 de noviembre cuando la pareja anunció su compromiso oficial.

Sobre Meghan también hay bastante imaginación. Desde una muy simple: ella vivía en Toronto y su madre en California y en la pantalla ambas comparten ciudad. Y, otra más importante: Doria, la madre de la novia de Enrique no conoció a su futuro yerno hasta los Juegos Invictus, el pasado mes de septiembre. Por tanto la mediación maternal en la relación de la pareja es falsa, como falsa es la escena en la que Doria pone a su hija unas imágenes de Enrique el día del entierro de su madre, caminando tras el féretro.

Las continuas referencias a The Crown se convierten en un chiste malo. Ese es el libro que Meghan comienza a leer cuando conoce a Enrique y una de las primeras preguntas que Isabel II hace a la novia de su hijo: "¿No serás una de las actrices de The Crown?". The Crown es una gran serie, muy bien documentada y veraz, que gusta a mucha gente e incluso a Isabel II. Lo demás es fantasía o mentira, según se quiera ver, y de eso abunda mucho en Harry y Meghan, un romance real.

Sobre la firma

Mábel Galaz

Fue la primera mujer en pertenecer a la sección de Deportes de EL PAÍS. Luego hizo información de Madrid y Cultura. Impulsó la creación de las páginas de Gente y Estilo. Ha colaborado con varias cadenas de televisión y con la Cadena Ser. Ahora escribe en El País Semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS