Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 años de 'Expediente X': estos son sus diez episodios más locos

La serie protagonizada por los agentes Mulder y Scully sigue marcando estilo con sus tramas de ciencia ficción repletas de giros imposibles

Mientras la verdad siga estando ahí fuera, su revival ha demostrado que los agentes Mulder y Scully continuarán dándolo todo investigando los casos más insólitos. Elegimos los diez episodios más locos, esos a los que merece la pena echarles un ojo (aunque no seas fan). Puede contener spoilers de los episodios.

1. Home (4x2), 1996.

Es tan, tan retorcido que, tras su estreno, Fox decidió no emitirlo nunca más (y hasta la cadena BBC lo prohibió). Tiene de todo. Un bebé deforme enterrado vivo. Una familia de tarados a lo Matanza de Texas que practica la endogamia. Un sheriff (siempre hay un poli de pueblo cuando Mulder y Scully viajan a la América profunda) que es apaleado mientras suena la deliciosa Wonderful, Wonderful, de Johnny Mathis.

Lo más de lo más: la madre, a la que habían dado por muerta, vive debajo de la cama, sin extremidades e incitando a sus hijos a que se acuesten con ella para preñarla. El hermano mayor, en realidad, es el padre de los otros dos. Delirio en vena.

25 años de 'Expediente X': estos son sus diez episodios más locos

2. Irresistible (2x13), 1995.

No hay nada que dé más yuyu que un tipo normal sembrando el terror por donde pasa. Y eso lo explota Expediente X en este episodio en el que un necrófilo les arranca el pelo y las uñas a varios cadáveres de la funeraria en la que trabaja. Su morbosa obsesión le lleva a profanar tumbas hasta convertirse en un serial killer. Regresará en Orison (7x7), tras escapar de la cárcel.

Lo más de lo más: la horrorizada prostituta ligera de ropa a la que secuestra y anima a echarse un champú especial. Irresistible inspiró al creador de Expediente X, Chris Carter, a rodar otra de sus notables series, Millennium (1996-1999).

3. Sanguinarium (4x6), 1996.

Si Gillian Anderson lo recuerda como uno de los episodios más repulsivos… hay que verlo, pero es poco recomendable si piensas hacerte la cirugía estética. Utilizando la brujería, un enigmático doctor (interpretado por Richard Beymer, el dueño del hotel de Twin Peaks) manipula la mente de otros colegas, obligándoles cual marionetas a practicar todo tipo de liposucciones y otros estragos en sus pacientes.

Lo más de lo más: la mujer que surge cual Predator de la bañera llena de sangre vomitando clavos y el culmen de la serie B: quitarse la cara uno mismo con ayuda de un tenedor.

4. Drive (6x2), 1998.

¿Bryan Cranston como Keanu Reeves en Speed? En efecto. El actor, con pelazo y bigote, es un racista que conduce como un loco un coche robado. Si para, a su mujer le estallará la cabeza. El siempre confiado Mulder le acompaña al volante en otra de las peripecias y se cree a pies juntillas que el tipo sea una cobaya del Gobierno, gracias a un dispositivo secreto que le ha implantado la Marina.

Lo más de lo más: escrito por Vince Gilligan, el creador de Breaking Bad, éste es el episodio por el que Bryan Cranston acabó interpretando a Walter White en la icónica serie ya que sufre una transformación parecida (aunque a la inversa).

5. Hollywood A.D. (7x19), 2000.

El caso es sencillo: un tipo se cree Jesucristo. Hasta Scully cree ver la cara del susodicho en una talla (18 años antes de la polémica con el fotomontaje del Cristo de la Amargura). Sin embargo, si hay que ver este episodio es por el rodaje de una supuesta película en la que Garry Shandling y Téa Leoni interpretan a Mulder y Scully, salen zombies bailando y, algo aún más raro, los protagonistas se besan.

Lo más de lo más: escrito y dirigido por el propio Duchovny, al final del episodio, la compañera de Mulder le dice que Téa Leoni podría sentirse atraída por él, algo que él rechaza resignado (una broma bien llevada pues Leoni era la mujer de Duchovny en ese momento).

25 años de 'Expediente X': estos son sus diez episodios más locos

6. Clyde Bruckman’s Final Repose (3x4), 1995.

Para muchos, el mejor episodio de Expediente X, escrito por el idolatrado Darin Morgan. Un anciano (Peter Boyle, El jovencito Frankenstein) es capaz de adivinar cómo morirá la gente. Su don le viene fetén porque vende seguros de vida, aunque en parte lo odia porque no gana nunca a la lotería. Mulder y Scully recurren a su ayuda en un caso en el que los guionistas hicieron el triple mortal: deberán atrapar a un vidente que asesina a otros videntes.

Lo más de lo más: jugando con alguna paradoja, el vidente anciano le llega a predecir a Scully que no morirá nunca, una idea que se ha retomado en el revival de la serie.

7. Musings of a Cigarette Smoking Man (4x7), 1996.

En cuatro historias a modo flashback nos relatan las tropelías conspiranoicas del gran villano de la serie: El Fumador. Cómo mató a JFK y a Martin Luther King, sus intentos por convertirse en escritor y el encubrimiento del asesinato de un alienígena.

Lo más de lo más: en el debut en la dirección de James Wong (Destino final), no salen ni Mulder ni Scully (ella sólo en un flashback ya visto), hay un guiño a Los tiradores solitarios (grupo que destapa conspiraciones) y El Fumador lo mismo recibe una llamada de Sadam Hussein que se compadece a sí mismo sentado en un banco comparando las opciones en su vida con la caja de bombones de Forrest Gump.

25 años de 'Expediente X': estos son sus diez episodios más locos

8. Bad Blood (5x12), 1998.

Imagen de impacto: Mulder le clava una estaca a un chaval al que toma por vampiro, pero se le caen los colmillos que eran de plástico. Para tapar al compañero, de cara a su superior Skinner, Mulder y Scully comparan sus versiones de los hechos, lo que nos lleva al pueblo donde sucedió todo, con un apuesto sheriff (Luke Wilson) con el que Scully tiene un crush brutal.

Lo más de lo más: a Scully se le abre el apetito haciendo una autopsia; duerme en una cama que vibra en el motel; Mulder se defiende haciendo una cruz con dos barras de pan y un afeado Luke Wilson aparece con dientes de conejo según el recuerdo de Mulder.

9. Deadalive (8x15), 2001.

En una de las tramas más surrealistas. Tras ser abducido, dado por muerto y enterrado, Mulder… ¡resucita! (menos mal que no fue incinerado). Tres meses después de su funeral, con Scully embarazada y Robert Patrick (Terminator) como su nuevo compañero aún más escéptico que Scully, descubren que Mulder simplemente estaba hibernando, le desentierran y llevan a un hospital.

Lo más de lo más: en la ducha del hospital, ver cómo la piel, cual serpiente, se va desprendiendo del cuerpo de un tipo que también fue abducido y reaparece flotando en el mar. No apto para estómagos sensibles.

10. Mulder & Scully Meet the Were-Monster (10x3), 2016.

Primer episodio de Expediente X dirigido por el guionista más aplaudido de la serie, Darin Morgan y el mejor de la primera temporada del revival. El monstruo es un lagarto bonachón que al ser mordido por un hombre se transforma en humano. ¿Cómo te quedas?

Lo más de lo más:los numerosos guiños para fans de la serie como los gayumbos rojos que ya lució Mulder en Duane Barry (2x5) o el cameo de Kumail Najiani, el hombre que muerde al lagarto, ahora famoso por Silicon Valley y uno de aquellos fans que desmenuzaban cada episodio en su podcast. 

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información