Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva vida de ‘pareja’ de los Reyes eméritos

Los actos organizados alrededor de su 80 cumpleaños han hecho a los padres de Felipe VI retomen una agenda en común más repleta

El rey Juan Carlos junto a la reina Sofía, el lunes.
El rey Juan Carlos junto a la reina Sofía, el lunes. EFE

En lo que llevamos de año es habitual ver a don Juan Carlos y doña Sofía juntos. La agenda que el palacio de La Zarzuela ha confeccionado para los Reyes eméritos está llena de actos que tienen que ver con el homenaje que Felipe VI quiere rendir a sus padres con motivo de su 80 cumpleaños, cifra que don Juan Carlos alcanzó el pasado 5 de enero y a la que llegará doña Sofía el 2 de noviembre. Esta circunstancia está haciendo que lleven más vida en pareja.

El lunes acudieron juntos, por ejemplo, a la Real Academia de la Historia y este martes asistirán, unidos de nuevo, a un concierto homenaje a las victimas del terrorismo en el Auditorio Nacional de Música. Eso sí, luego se separarán ya que don Juan Carlos presidirá el acto de presentación de los carteles de la Feria de San Isidro, donde también se le hará entrega del galardón de Embajador Universal de la Tauromaquia –la Reina emérita está en contra de los toros–. Y, el fin de semana, don Juan Carlos viajará a Chile para asistir a la investidura del presidente Sebastián Piñera.

Pero lo que más sorprende es que los Reyes eméritos han compartido, que se sepa, dos momentos alejados de la actividad oficial. Un viaje a Ginebra para ver a los Urdangarin-Borbón y un almuerzo con amigos en un restaurante de La Moraleja a donde se les vio llegar sonrientes y en animada conversación. Una imagen inédita para una pareja que desde hace años solo se relacionaba en el  ámbito oficial y en importantes actos familiares ya que llevan vidas separadas.

Desde que se produjo el relevo en la corona en 2014, la tirantez entre ambos se ha ido relajando poco a poco. Dos años antes, Corinna desapareció de la vida de don Juan Carlos tras el accidente en Botsuana, en abril de 2012. Este suceso supuso un punto de inflexión institucional y personal en la vida del entonces Rey que tuvo que pedir disculpas: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir". Don Juan Carlos es ahora más discreto en sus idas y venidas y pasa mucho tiempo con sus amigos de toda la vida en el extranjero.

Doña Sofía lleva su rutina de siempre junto a su hermana Irene y sus nietos. Es decir, cada uno hace su vida pero ahora son capaces de relacionarse algo más sin la evidente tensión de antes que ni el protocolo lograba ocultar en ocasiones .

Don Felipe cuida y protege a su madre. Si la Reina emérita ha sido la pacificadora, la mediadora en la familia, el ahora Rey hace ese papel con sus padres. De su madre, don Felipe ha heredado muchas cosas, entre ellas el sentido de la responsabilidad y una cierta timidez. El Rey está haciendo todo lo posible por esta armonía familiar.