Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Kimiko Nishimoto en una de sus sesiones fotográficas
Kimiko Nishimoto en una de sus sesiones fotográficas AFP
10 fotos

Kimiko Nishimoto, la abuela de Instagram, salta a la fama con sus originales selfies

La fotógrafa japonesa de 92 años ha conseguido más de 40.000 seguidores en apenas dos meses

  • Kimiko Nishimoto descubrió la fotografías a los 72 años, desde entonces asegura haberse enamorado de su cámara y hasta duerme con ella cerca "por si acaso". 10 años después de asistir a sus primeras clases inauguró su primera exposición en solitario en su ciudad natal. En la imagen, Nishimoto posa con su cámara antes de la inauguración de su actual exposición en una galería de Tokio (Japón).
    1Kimiko Nishimoto descubrió la fotografías a los 72 años, desde entonces asegura haberse enamorado de su cámara y hasta duerme con ella cerca "por si acaso". 10 años después de asistir a sus primeras clases inauguró su primera exposición en solitario en su ciudad natal. En la imagen, Nishimoto posa con su cámara antes de la inauguración de su actual exposición en una galería de Tokio (Japón). AFP
  • La decisión de empezar a publicar sus imágenes en redes sociales la catapultó a la fama, en apenas dos meses supera los 40.000 seguidores en Instagram. En la imagen, Nishimoto observa algunas de las fotografías que se exhiben en su exposición en una galería de Tokio (Japón).
    2La decisión de empezar a publicar sus imágenes en redes sociales la catapultó a la fama, en apenas dos meses supera los 40.000 seguidores en Instagram. En la imagen, Nishimoto observa algunas de las fotografías que se exhiben en su exposición en una galería de Tokio (Japón). AFP
  • "Al principio ni siquiera sabía que mis fotos eran tan populares" comenta la fotógrafa, "no quiero llamar la atención de la gente, hago las fotos que me parecen graciosas. Sólo es un divertimento en realidad. En la imagen, Nishimoto prepara su vestuario para una sesión fotográfica.
    3"Al principio ni siquiera sabía que mis fotos eran tan populares" comenta la fotógrafa, "no quiero llamar la atención de la gente, hago las fotos que me parecen graciosas. Sólo es un divertimento en realidad. En la imagen, Nishimoto prepara su vestuario para una sesión fotográfica. AFP
  • Muchas de las imágenes de su cuenta de   Instagram   muestran a la autora con cara de angustia, en otra aparece en el suelo a punto de ser atropellada por un coche tras caerse de la bici y en otra vuela en una escoba como si fuera un personaje de Harry Potter. "Nunca me he hecho daño haciendo las fotos, siempre pienso en conseguir una foto divertida así que estoy tan concentrada que no pienso mucho en el peligro" explica Nishimoto. En la imagen, Nishimoto, disfrazada de perro, sale de su casa para preparar una de sus sesiones fotográficas.
    4Muchas de las imágenes de su cuenta de Instagram muestran a la autora con cara de angustia, en otra aparece en el suelo a punto de ser atropellada por un coche tras caerse de la bici y en otra vuela en una escoba como si fuera un personaje de Harry Potter. "Nunca me he hecho daño haciendo las fotos, siempre pienso en conseguir una foto divertida así que estoy tan concentrada que no pienso mucho en el peligro" explica Nishimoto. En la imagen, Nishimoto, disfrazada de perro, sale de su casa para preparar una de sus sesiones fotográficas. AFP
  • "Las ideas no se me ocurren de golpe, siempre que voy a cualquier sitio pienso sobre qué podría ser divertido en ese lugar para disfrazarme" asegura la fotógrafa. En la imagen, el hijo de Nishimoto la ayuda a preparar la escena para la sesión fotográfica en Kumamoto (Japón).
    5"Las ideas no se me ocurren de golpe, siempre que voy a cualquier sitio pienso sobre qué podría ser divertido en ese lugar para disfrazarme" asegura la fotógrafa. En la imagen, el hijo de Nishimoto la ayuda a preparar la escena para la sesión fotográfica en Kumamoto (Japón). AFP
  • Nishimoto lleva a cabo las sesiones fotográficas entera por su cuenta, así como la edición de las fotografías. La fotógrafa consigue a través de técnicas de edición y montaje aparecer volando en distintas imágenes, a veces como un hada o incluso ofreciendo una plegaria por su marido, quien falleció hace 5 años y que siempre la apoyó en su decisión de dedicar su tiempo a la fotografía. En la imágen posa para una fotografía ante la cámara preparada sobre un trípode.
    6Nishimoto lleva a cabo las sesiones fotográficas entera por su cuenta, así como la edición de las fotografías. La fotógrafa consigue a través de técnicas de edición y montaje aparecer volando en distintas imágenes, a veces como un hada o incluso ofreciendo una plegaria por su marido, quien falleció hace 5 años y que siempre la apoyó en su decisión de dedicar su tiempo a la fotografía. En la imágen posa para una fotografía ante la cámara preparada sobre un trípode. AFP
  • Kimiko Nishimoto, disfrazada de perro, posa como si estuviera encadenada a un poste.
    7Kimiko Nishimoto, disfrazada de perro, posa como si estuviera encadenada a un poste. AFP
  • Kimiko Nishimoto revisa su smartphone en su casa de Kumamoto (Japón). La fotógrafa, a sus 89 años, lleva ella misma el control y publicación en sus redes sociales desde su teléfono.
    8Kimiko Nishimoto revisa su smartphone en su casa de Kumamoto (Japón). La fotógrafa, a sus 89 años, lleva ella misma el control y publicación en sus redes sociales desde su teléfono. AFP
  • El pasado diciembre, en la ignauguración de su nueva exposición en Tokio (Japón), muchos de sus seguidores se quedaron sin poder entrar por falta de aforo. En la imagen, Kimiko Nishimoto posa delante de una de sus fotografías expuestas en dicha exposición.
    9El pasado diciembre, en la ignauguración de su nueva exposición en Tokio (Japón), muchos de sus seguidores se quedaron sin poder entrar por falta de aforo. En la imagen, Kimiko Nishimoto posa delante de una de sus fotografías expuestas en dicha exposición. AFP
  • La fotógrafa, Kimiko Nishimoto, posa junto a un retrato suyo en la ventana de su casa. "Para ser sincera, no pienso mucho en lo que la fotografía significa para mí, solo entento traer alegría a la gente. Hacer fotos es el secreto de mi felicidad y seguiré haciéndolo mientras siga viva".
    10La fotógrafa, Kimiko Nishimoto, posa junto a un retrato suyo en la ventana de su casa. "Para ser sincera, no pienso mucho en lo que la fotografía significa para mí, solo entento traer alegría a la gente. Hacer fotos es el secreto de mi felicidad y seguiré haciéndolo mientras siga viva". AFP