Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacemos una 'cata' de masajeadores para desmontar el tabú del clítoris

Los juguetes sexuales más avanzados ayudan a seguir descubriendo más cosas sobre este tema

Hacemos una 'cata' de masajeadores para desmontar el tabú del clítoris

Las innovaciones y la divulgación en torno al clítoris avanzan lentas y perezosas y no dejan de tener cierto carácter revolucionario. Las capacidades de este órgano llevan siglos denostadas en favor de cierta obsesión por el terreno vaginal y la sombra de Freud es muy larga pese a que la mayoría de mujeres manifiesta masturbarse y alcanzar el orgasmo estimulándose de esta forma. ¿Cuántos hombres se muestran sorprendidos y extrañados cuando, durante una relación heterosexual, la mujer dice que sólo llega al orgasmo a través del clítoris?

Numerosas mujeres me han confesado haberse sentido incompletas e incluso culpables durante años por no ser capaces de experimentar orgasmos sólo con la penetración, a pesar de ser una situación de lo más corriente: “Al principio sentía que no funcionaba bien, pensaba que no era normal. Los chicos parecían decepcionados conmigo y no mostraban ningún interés en probar otras formas de tocarme. Llegué a cogerle mucho asco a la situación y ahora si me voy con alguien es porque le he hecho un test de conocimientos primero y ha aprobado”, cuenta Sonia, de treinta y cinco años. “Si no aprueba y no tiene buena actitud para aprender, ya sé que no me va a valer la pena”.

"¿Cuántos hombres se muestran sorprendidos y extrañados cuando, durante una relación heterosexual, la mujer dice que sólo llega al orgamos a través del clítoris?"

Es difícil tomar las riendas de la situación. Nada tan verosímil como Jane Fonda siendo incapaz de pronunciar la palabra "clit" metida en su personaje chapado a la antigua en la serie Grace and Frankie, como una joven encogiéndose de hombros al declarar que no está segura de haber alcanzado el orgasmo alguna vez. Una proporción indecente de población desconoce el funcionamiento del placer femenino y nunca sobra un manual de instrucciones, un esquema que explique la anatomía de nuestra entrepierna al completo o un nuevo método que explore terminaciones nerviosas ocultas para las usuarias. El glande del clítoris asoma en la parte superior de la vulva y se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo y rodea la vagina. Tratándose del único órgano humano dedicado exclusivamente al placer, no es de extrañar que los puritanos lo hayan catalogado como inútil. La educación sexual que circula en torno a este tema resulta escasa e imprecisa, pero siempre nos quedará darle uso para seguir aprendiendo cosas.

¡A jugar!

Cada una tiene sus preferencias y la intimidad está llena de métodos caseros, tanto como lo está una casa de esquinas prominentes y objetos que vibran. Lo más divertido es, obviamente, probarlo todo, pero no está de más recordar que el amigo más socorrido de la mayoría de chicas es el vibrador, penetre o no. Los dildos tienen una función estética innegable y resultan también placenteros pero hoy no estamos hablando de eso.

Estamos hablando, por ejemplo, de un clásico masajeador Hitachi, robusto e infalible. Lo más seguro es que lo reconozcáis de innumerables escenas pornográficas, es el gran aliado de muchas actrices. Algo más sutil en cuanto a apariencia y a graduación de la potencia es la gama Fairy, que cuenta con un catálogo muy completo de modelos, desde los compactos de viaje hasta los potentes micrófonos enchufados a la corriente. Y todos son muy, muy monos. No puedo evitarlo, en este territorio me encanta el rosa. ¿Mi recomendación? El Turbo, algo más reducido que el de mayor tamaño pero con la misma potencia. Queda precioso en las fotos.

"Lo más divertido es, obviamente, probarlo todo, pero no está de más recordar que el amigo más socorrido de la mayoría de chicas es el vibrador, penetre o no"

Diseñar productos especializados en la estimulación del clítoris es beneficioso por muchos motivos. Las posibilidades de este órgano son tan numerosas que ni siquiera se conocen todavía del todo. Por otro lado, hablar de esta forma del placer femenino contribuye en gran medida a normalizar la información. Los succionadores y vibradores Womanizer rompieron moldes en este sentido y los que vienen en forma de barra de labios son irresistibles. En la misma línea pero un poco más allá se mueve el Sona de Lelo, cuya estimulación por ondas sónicas se comporta como esa torre de altavoces que retumba de manera tan seductora, incorpora ocho modos que incluyen distintas pulsaciones y oleadas que juegan con las frecuencias.

La reverberación crea un efecto de terremoto de lo más satisfactorio. La cuarta fase es sin duda mi preferida porque las ondas empiezan de forma suave, se van agudizando en una secuencia irresistible y suenan como Army of me de Björk. Esta capacidad melódica supone una dulce ventaja sobre el Womanizer, artefacto excelente en sus diferentes versiones y de aspecto similar al que tal vez sólo tenga que envidiarle cierta delicadeza. El Sona de Lelo es tan potente que a veces se pasa de potente, así que si sois muy sensibles lo aconsejable es un juguete que permita regular la intensidad desde escalas más bajas. Y recordad que, os guste lo que os guste, si no hace daño a nadie ni siquiera hay lugar para el debate.

 

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.