Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manual de supervivencia bajo amenaza terrorista

Portar una armadura tiene que volver a estar de moda en los países occidentales. Esperemos que el kevlar protagonice las próximas ‘fashion weeks’

Manual de supervivencia bajo amenaza terrorista

Lo mejor es mudarse al campo, ya que ningún yihadista se ha inmolado jamás allí. Pero, bueno, si está usted obligado a vivir en la ciudad, he aquí unos consejos para no morir:

–Dar clases de defensa personal. En Israel enseñan krav-maga en la escuela primaria. Ejemplo práctico: con un ICON enrollado, se puede golpear la nuez del agresor para asfixiarlo. En caso de irrupción imprevista de la ultraviolencia, toda persona no entrenada queda paralizada por el miedo y la sorpresa. El único ejemplo de atentado evitado (el del tren Ámsterdam-París el 21 de agosto de 2015) lo fue porque el desafortunado terrorista se topó con unos militares americanos expertos en el combate cuerpo a cuerpo.

–Cursillos de socorrismo obligatorios. Demasiadas víctimas de atentados mueren por desconocimiento de los gestos elementales de reanimación. Por ejemplo, ¿sabe sacar con los dedos la lengua de la garganta de una persona inconsciente? ¿Conoce la postura lateral de seguridad? ¿Sabe encontrar un punto de compresión? ¿Si se cruza con alguien que grita de dolor con un cuchillo clavado en el vientre y le suplica que se lo quite, sabe que hay que dejar el puñal clavado para no agravar la hemorragia? ¿Sabe que bajo ningún concepto hay que dar de beber a un herido (podría ahogarse)? Personalmente, si veo un herido que sangra, pierdo el conocimiento, lo que no es la mejor manera de ayudarle.

–Las casas francesas de alta costura, pero también las de moda asequible, deben poner a la venta chalecos antibalas estilosos y baratos. Actualmente este equipamiento cuesta entre 400 y 700 euros. Portar una armadura tiene que volver a estar de moda en los países occidentales. Esperemos que el kevlar sea el protagonista de las próximas fashion weeks. Eso, por no hablar del aspecto sexi de los caparazones de escarabajo de cerámica que recubrirían las partes vitales. Pronto, las manipulaciones genéticas crearán nuevos tipos de bio-kevlar en tela de araña, un material ultraligero y megarresistente. Del mismo modo que se prohíben los cigarrillos, convendría prohibir a la ciudadanía vestir tejidos perforables. ¡Espero impaciente un reportaje fotográfico en ICON de moda militar!

–El hombre civilizado, si quiere tener un porvenir, debe dejar de mirar su teléfono móvil mientras camina. Su supervivencia depende de ello. No se trata de que uno mismo haga justicia, simplemente de estar preparado para intervenir en caso de ataque. Un consejo: vaya siempre con la espalda pegada a la pared. Intente mantener obstáculos entre usted y los camiones (bolardo, árbol, coche aparcado). En los restaurantes, evite las terrazas y colóquese cerca de las salidas de emergencia. Como si fuera un padrino de la mafia, no se siente jamás de espaldas a una ventana. Si se instala en sitio público cualquier, imagine rutas de evacuación, visualice lo que haría en caso de ataque, qué objeto podría protegerle o servirle de maza. Cuando aparezca la violencia no tendrá tiempo de pensar. Tiene que estar preparado.

–Así es como paz y amor reinarán en el mundo.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.