Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tratamiento contra el VIH más allá de los fármacos

En Myanmar, uno de los países de Asia con mayor prevalencia de la enfermedad, 44.000 personas asisten a un programa integrado de atención que les proporciona medicamentos y asesoría. Esta fotogalería está compuesta por las imágenes de una exposición que se mostrará en la 48ª Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Pulmonar que se celebrará en Guadalajara (México)

  • En 2005, la Organización Mundial de la Salud clasificó la epidemia de VIH de Myanmar como una de las más graves en Asia. Había poca financiación para el tratamiento o la prevención, ya fuera con ayuda gubernamental o extranjera. El mismo año, Total E&P proporcionó 200.000 dólares para la financiación de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias (The Union) para tratar a las personas coinfectadas con tuberculosis y VIH en Mandalay. Esta fotogalería está compuesta por las imágenes de una exposición que se mostrará en la 48ª Conferencia Mundial de The Union, que se celebrará en Guadalajara (México) desde el miércoles 11 de octubre. En la imagen, los voluntarios están listos para dar la bienvenida a los pacientes a la clínica integrada del cuidado de la infección del VIH de The Union (IHC), en el hospital general de Mandalay, donde los pacientes reciben atención sin cargo.
    1En 2005, la Organización Mundial de la Salud clasificó la epidemia de VIH de Myanmar como una de las más graves en Asia. Había poca financiación para el tratamiento o la prevención, ya fuera con ayuda gubernamental o extranjera. El mismo año, Total E&P proporcionó 200.000 dólares para la financiación de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Respiratorias (The Union) para tratar a las personas coinfectadas con tuberculosis y VIH en Mandalay. Esta fotogalería está compuesta por las imágenes de una exposición que se mostrará en la 48ª Conferencia Mundial de The Union, que se celebrará en Guadalajara (México) desde el miércoles 11 de octubre. En la imagen, los voluntarios están listos para dar la bienvenida a los pacientes a la clínica integrada del cuidado de la infección del VIH de The Union (IHC), en el hospital general de Mandalay, donde los pacientes reciben atención sin cargo.
  • En la actualidad hay 44.000 personas inscritas en el Programa Integrado de Atención al VIH (IHC) en cinco regiones del país. Los voluntarios apoyan a sus compañeros con asesoramiento de expertos sobre adherencia al tratamiento y nutrición. También ayudan con análisis de sangre, proveen atención en el hogar para pacientes que ya no pueden cuidar de sí mismos y ayudan a rastrear a los enfermos que faltan a una cita clínica. Hay 1.300 voluntarios trabajando con el IHC en Myanmar.
    2En la actualidad hay 44.000 personas inscritas en el Programa Integrado de Atención al VIH (IHC) en cinco regiones del país. Los voluntarios apoyan a sus compañeros con asesoramiento de expertos sobre adherencia al tratamiento y nutrición. También ayudan con análisis de sangre, proveen atención en el hogar para pacientes que ya no pueden cuidar de sí mismos y ayudan a rastrear a los enfermos que faltan a una cita clínica. Hay 1.300 voluntarios trabajando con el IHC en Myanmar.
  • Un paciente recolecta radiografías en la clínica de tuberculosis del Hospital General de Mandalay. Cuando se lanzó en 2005, el Programa IHC se limitó a ayudar a los pacientes coinfectados con tuberculosis y VIH en Mandalay. Ahora apoya al 22% de todas las personas que viven con el VIH en Myanmar.
    3Un paciente recolecta radiografías en la clínica de tuberculosis del Hospital General de Mandalay. Cuando se lanzó en 2005, el Programa IHC se limitó a ayudar a los pacientes coinfectados con tuberculosis y VIH en Mandalay. Ahora apoya al 22% de todas las personas que viven con el VIH en Myanmar.
  • Los pacientes con VIH tienen citas trimestrales en las clínicas de IHC en los departamentos ambulatorios de los hospitales donde los médicos, junto con los trabajadores de The Union, realizan controles generales de salud, examinan la infección y cualquier efecto secundario de los medicamentos.
    4Los pacientes con VIH tienen citas trimestrales en las clínicas de IHC en los departamentos ambulatorios de los hospitales donde los médicos, junto con los trabajadores de The Union, realizan controles generales de salud, examinan la infección y cualquier efecto secundario de los medicamentos.
  • Enfermeras dispensan antirretrovirales, medicamentos para combatir la infección oportunista y suplementos nutricionales a los pacientes gratuitamente en una clínica de IHC.rn
    5Enfermeras dispensan antirretrovirales, medicamentos para combatir la infección oportunista y suplementos nutricionales a los pacientes gratuitamente en una clínica de IHC.
  • La doctora Kyi Shwe maneja un centro de salud del municipio en Mandalay y es responsable de todos los pacientes que asisten a su clínica de IHC. El programa ahora funciona en sitios descentralizados del país para los pacientes seropositivos estables. "Las cosas han mejorado mucho para las personas que viven con el VIH aquí. Antes, la gente en este municipio tuvo que gastar mucho tiempo y dinero en el transporte para acceder al tratamiento”. rn
    6La doctora Kyi Shwe maneja un centro de salud del municipio en Mandalay y es responsable de todos los pacientes que asisten a su clínica de IHC. El programa ahora funciona en sitios descentralizados del país para los pacientes seropositivos estables. "Las cosas han mejorado mucho para las personas que viven con el VIH aquí. Antes, la gente en este municipio tuvo que gastar mucho tiempo y dinero en el transporte para acceder al tratamiento”.
  • Un paciente va a recoger la terapia antirretroviral de la clínica IHC en su centro de salud local del municipio.
    7Un paciente va a recoger la terapia antirretroviral de la clínica IHC en su centro de salud local del municipio.
  • El doctor Soe Win ha trabajado con The Union desde 2014 para ayudar a administrar una clínica de IHC. Antes de esto, las personas que vivían con el VIH en la zona tenían que recorrer largas distancias para acceder al tratamiento.
    8El doctor Soe Win ha trabajado con The Union desde 2014 para ayudar a administrar una clínica de IHC. Antes de esto, las personas que vivían con el VIH en la zona tenían que recorrer largas distancias para acceder al tratamiento.
  • Los pacientes inscritos en el Programa IHC son monitoreados con pruebas regulares de carga viral. Asisten a las citas trimestrales para los análisis de sangre, los chequeos de salud y el asesoramiento. También recogen los medicamentos y los suplementos necesarios para los siguientes tres meses.
    9Los pacientes inscritos en el Programa IHC son monitoreados con pruebas regulares de carga viral. Asisten a las citas trimestrales para los análisis de sangre, los chequeos de salud y el asesoramiento. También recogen los medicamentos y los suplementos necesarios para los siguientes tres meses.
  • Un equipo de conductores de motos y camiones, con capacitación especializada en técnicas de conducción preventiva, transporta muestras de sangre de las clínicas de IHC en todo el país al Laboratorio de Salud Pública de The Union en Mandalay.
    10Un equipo de conductores de motos y camiones, con capacitación especializada en técnicas de conducción preventiva, transporta muestras de sangre de las clínicas de IHC en todo el país al Laboratorio de Salud Pública de The Union en Mandalay.
  • El almacén tiene habitaciones con temperatura controlada, neveras y congeladores para garantizar que los diversos medicamentos y reactivos se almacenan de forma segura. La instalación cuenta con personal de seguridad las 24 horas y múltiples fuentes de energía para salvaguardar el suministro de electricidad, ya que hay frecuentes cortes de electricidad en Myanmar.
    11El almacén tiene habitaciones con temperatura controlada, neveras y congeladores para garantizar que los diversos medicamentos y reactivos se almacenan de forma segura. La instalación cuenta con personal de seguridad las 24 horas y múltiples fuentes de energía para salvaguardar el suministro de electricidad, ya que hay frecuentes cortes de electricidad en Myanmar.
  • En 2010, The Union, financiada por TOTAL, abrió un nuevo laboratorio molecular dentro del que ya existía para la Salud Pública en Mandalay, cubriendo una importante brecha en la infraestructura de control y diagnóstico de enfermedades transmisibles. Cuenta con personal y está equipado para procesar muestras de sangre para las pruebas de carga viral y diagnóstico temprano del lactante. Recibe muestras de clínicas de VIH en toda la región de Mandalay.
    12En 2010, The Union, financiada por TOTAL, abrió un nuevo laboratorio molecular dentro del que ya existía para la Salud Pública en Mandalay, cubriendo una importante brecha en la infraestructura de control y diagnóstico de enfermedades transmisibles. Cuenta con personal y está equipado para procesar muestras de sangre para las pruebas de carga viral y diagnóstico temprano del lactante. Recibe muestras de clínicas de VIH en toda la región de Mandalay.
  • Estos voluntarios están capacitados para aconsejar a los enfermos del IHC. También proporcionan el apoyo vital de compartir experiencias, ya que ellos también son pacientes. Los voluntarios reciben capacitación sobre el VIH y el sida, las últimas pautas de antirretrovirales y técnicas de consejería.
    13Estos voluntarios están capacitados para aconsejar a los enfermos del IHC. También proporcionan el apoyo vital de compartir experiencias, ya que ellos también son pacientes. Los voluntarios reciben capacitación sobre el VIH y el sida, las últimas pautas de antirretrovirales y técnicas de consejería.
  • Las mujeres embarazadas son examinadas para el VIH. Cuando el bebé nace vuelven a la clínica para hacerse las pruebas. Cuando son positivas, reciben profilaxis antirretroviral y se prueba a las seis semanas, nueve meses y 18 meses.
    14Las mujeres embarazadas son examinadas para el VIH. Cuando el bebé nace vuelven a la clínica para hacerse las pruebas. Cuando son positivas, reciben profilaxis antirretroviral y se prueba a las seis semanas, nueve meses y 18 meses.
  • La doctora Ohnmar Mon ha sido parte del Programa IHC desde que comenzó. "Estoy muy orgullosa de mi trabajo. Al principio de mi carrera, las cosas eran difíciles debido a la falta de acceso a las fármacos ya la mala comprensión del VIH. Ahora, gracias al programa, los niños pueden vivir sin síntomas. Lo más difícil es que cuando crezcan y salgan de la clínica, me siento muy apegado a ellos”.rn
    15La doctora Ohnmar Mon ha sido parte del Programa IHC desde que comenzó. "Estoy muy orgullosa de mi trabajo. Al principio de mi carrera, las cosas eran difíciles debido a la falta de acceso a las fármacos ya la mala comprensión del VIH. Ahora, gracias al programa, los niños pueden vivir sin síntomas. Lo más difícil es que cuando crezcan y salgan de la clínica, me siento muy apegado a ellos”.
  • Los niños que nacen con VIH que acceden a antirretrovirales lo antes posible pueden vivir sin síntomas. Es vital que las familias cuenten con el apoyo emocional experto que necesitan. Los voluntarios de la Red de Personas Viviendo con VIH proveen esto a través de consejería de pares.
    16Los niños que nacen con VIH que acceden a antirretrovirales lo antes posible pueden vivir sin síntomas. Es vital que las familias cuenten con el apoyo emocional experto que necesitan. Los voluntarios de la Red de Personas Viviendo con VIH proveen esto a través de consejería de pares.
  • Un pequeño paciente bajo tratamiento con su madre en el hospital general de Mandalay.
    17Un pequeño paciente bajo tratamiento con su madre en el hospital general de Mandalay.
  • Cuando un niño que vive con el VIH llega a la adolescencia su régimen en el IHC es revisado y se cambia a un tratamiento para toda la vida. Una nueva red de apoyo para los jóvenes que viven con el VIH acaba de ser establecida a través de la clínica. Al igual que con la red de adultos, los jóvenes voluntarios reciben capacitación para convertirse en pacientes expertos y consejeros.
    18Cuando un niño que vive con el VIH llega a la adolescencia su régimen en el IHC es revisado y se cambia a un tratamiento para toda la vida. Una nueva red de apoyo para los jóvenes que viven con el VIH acaba de ser establecida a través de la clínica. Al igual que con la red de adultos, los jóvenes voluntarios reciben capacitación para convertirse en pacientes expertos y consejeros.
  • Las familias de pacientes nuevos en esta clínica de IHC pueden pasar hasta dos horas con personal experto y voluntarios durante sus primeras citas. Los asistentes reciben información, asesoramiento y apoyo de un equipo de médicos, enfermeras, farmacéuticos y voluntarios. Debido a que la enfermedad es vitalicia, es crucial que los enfermos y sus familias se sientan bienvenidos en el ambiente clínico.
    19Las familias de pacientes nuevos en esta clínica de IHC pueden pasar hasta dos horas con personal experto y voluntarios durante sus primeras citas. Los asistentes reciben información, asesoramiento y apoyo de un equipo de médicos, enfermeras, farmacéuticos y voluntarios. Debido a que la enfermedad es vitalicia, es crucial que los enfermos y sus familias se sientan bienvenidos en el ambiente clínico.
  • Cuando Hein Htet San luchó con los efectos secundarios de los fármacos, los voluntarios de la clínica IHC le aconsejaron y le animaron a continuar con su tratamiento. “Ahora vivo una vida sana. Quiero compartir ese mensaje con otros jóvenes que viven con el VIH, para alentarlos. El VIH no necesita aislarse. Espero ayudar a los jóvenes a sentirse más cómodos y a educar a la gente para ayudar a reducir la transmisión”, asegura.
    20Cuando Hein Htet San luchó con los efectos secundarios de los fármacos, los voluntarios de la clínica IHC le aconsejaron y le animaron a continuar con su tratamiento. “Ahora vivo una vida sana. Quiero compartir ese mensaje con otros jóvenes que viven con el VIH, para alentarlos. El VIH no necesita aislarse. Espero ayudar a los jóvenes a sentirse más cómodos y a educar a la gente para ayudar a reducir la transmisión”, asegura.
  • Myo Swe fue diagnosticado con VIH en una clínica privada en 2003. Le dijeron que no había cura. En 2006 se enfermó tanto que fue hospitalizado. Debido a que estaba coinfectado con tuberculosis, fue referido al nuevo Programa IHC, que inicialmente era para solo pacientes con ambas dolencias. Myo Swe ahora vive una vida sana y ha sido voluntario en clínicas de IHC desde hace casi 10 años. Él recluta y administra a los voluntarios, organiza horarios y contacta con el personal de The Union y del hospital.
    21Myo Swe fue diagnosticado con VIH en una clínica privada en 2003. Le dijeron que no había cura. En 2006 se enfermó tanto que fue hospitalizado. Debido a que estaba coinfectado con tuberculosis, fue referido al nuevo Programa IHC, que inicialmente era para solo pacientes con ambas dolencias. Myo Swe ahora vive una vida sana y ha sido voluntario en clínicas de IHC desde hace casi 10 años. Él recluta y administra a los voluntarios, organiza horarios y contacta con el personal de The Union y del hospital.
  • Ko Myint Thein, voluntario: "Quería apoyar a mis compañeros de la misma manera que me habían ayudado a mí. Había visto dos de mis amigos morir de sida porque no tenían acceso al tratamiento”.
    22Ko Myint Thein, voluntario: "Quería apoyar a mis compañeros de la misma manera que me habían ayudado a mí. Había visto dos de mis amigos morir de sida porque no tenían acceso al tratamiento”.
  • Thiri [no es su verdadero nombre]: "Me convertí en voluntaria para apoyar a las personas que estaban experimentando las mismas cosas que yo. Cuando mi esposo murió de sida me quedé solo con un niño pequeño. Incluso mi madre me rechazó. Gracias al IHC he podido ver a mi hijo crecer y vivir una vida sana”.
    23Thiri [no es su verdadero nombre]: "Me convertí en voluntaria para apoyar a las personas que estaban experimentando las mismas cosas que yo. Cuando mi esposo murió de sida me quedé solo con un niño pequeño. Incluso mi madre me rechazó. Gracias al IHC he podido ver a mi hijo crecer y vivir una vida sana”.
  • Cuando Ye Win Aung fue diagnosticado con VIH en una clínica privada en 2003, no se le ofreció tratamiento, ni mucha información. Sólo sabía que la enfermedad era incurable y que las personas con VIH a menudo se enfrentaban a la discriminación. Cuando también fue diagnosticado de tuberculosis, su médico lo puso en contacto con el nuevo equipo del Programa IHC. “Tuve dos enfermedades muy graves, pero a pesar de mi condición, no me desesperé. Este doctor me dio esperanza. No me discriminó; él me llamó ‘hermano’. Ahora vivo una vida sana y pacífica”.
    24Cuando Ye Win Aung fue diagnosticado con VIH en una clínica privada en 2003, no se le ofreció tratamiento, ni mucha información. Sólo sabía que la enfermedad era incurable y que las personas con VIH a menudo se enfrentaban a la discriminación. Cuando también fue diagnosticado de tuberculosis, su médico lo puso en contacto con el nuevo equipo del Programa IHC. “Tuve dos enfermedades muy graves, pero a pesar de mi condición, no me desesperé. Este doctor me dio esperanza. No me discriminó; él me llamó ‘hermano’. Ahora vivo una vida sana y pacífica”.
  • En 2005 Tun Tun Aung se hizo la prueba del VIH porque estaba planeando casarse. Canceló la boda cuando obtuvo los resultados. "Aunque yo era seropositivo, mi novia no me dejaba. Dijo que quería cuidarme. Ahora estoy casado con ella”.
    25En 2005 Tun Tun Aung se hizo la prueba del VIH porque estaba planeando casarse. Canceló la boda cuando obtuvo los resultados. "Aunque yo era seropositivo, mi novia no me dejaba. Dijo que quería cuidarme. Ahora estoy casado con ella”.
  • Tint Tint Naing, voluntario de las redes LGBTQ de Myanmar: “Sabía un poco sobre el VIH a través de mi trabajo, pero no tenía mucho conocimiento. Así que cuando me sentí enfermo en el año 2000 y aprendí sobre mi estatus y lo que esto significaba, me puse muy triste. Afortunadamente, obtuve medicamentos a través del Programa IHC y ahora mi prioridad es crear conciencia sobre el VIH”.
    26Tint Tint Naing, voluntario de las redes LGBTQ de Myanmar: “Sabía un poco sobre el VIH a través de mi trabajo, pero no tenía mucho conocimiento. Así que cuando me sentí enfermo en el año 2000 y aprendí sobre mi estatus y lo que esto significaba, me puse muy triste. Afortunadamente, obtuve medicamentos a través del Programa IHC y ahora mi prioridad es crear conciencia sobre el VIH”.
  • Thura Aung tiene 13 años. Él y su madre accedieron al tratamiento y al apoyo en las clínicas de IHC en Mandalay en 2005. Es un jugador de fútbol y un aficionado al Manchester United. Aspira a obtener un título universitario y luego seguir los pasos de su padre, dirigiendo su propio negocio.
    27Thura Aung tiene 13 años. Él y su madre accedieron al tratamiento y al apoyo en las clínicas de IHC en Mandalay en 2005. Es un jugador de fútbol y un aficionado al Manchester United. Aspira a obtener un título universitario y luego seguir los pasos de su padre, dirigiendo su propio negocio.