Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Scarlett Johansson ya está oficialmente divorciada

La actriz y el periodista Romain Dauriac acuerdan en privado los términos de su separación y la custodia de su hija

Scarlett Johansson, el pasado junio en Nueva York.
Scarlett Johansson, el pasado junio en Nueva York.

A principios de año, Scarlett Johansson y Romain Dauriac ponían fin a dos años de matrimonio. En un primer momento se esperaba que el divorcio se resolviera en términos amigables, pues poco después de saltar la noticia ambos posaban juntos en un evento en Nueva York. Pero eso duró poco, pues los siguientes seis meses han estado batallando por la custodia de su única hija. Hasta ahora, ya que los medios estadounidenses informan de que ya han firmado los papeles del divorcio, lo que significa que han alcanzado un acuerdo sobre la educación de Rose Dorothy.

Según ha informado Page Six, la pareja firmó el acuerdo de divorcio el pasado martes en la Corte Suprema de Manhattan. Aunque es probable que los términos del acuerdo no vayan a trascender, pues después de que se difundiera el pasado marzo que Scarlett Johansson había denunciado a su exmarido, con quien se casó en secreto en 2014, para que no se llevara a su única hija a vivir a Francia y hubiera acusaciones cruzadas de por medio decidieron seguir con la batalla por la custodia en la intimidad. “Seguimos siendo buenos amigos y padres con un compromiso compartido de criar a nuestra hija en un ambiente de amor y compasión”, dice el comunicado de la expareja que difunde la revista People.

El abogado de Dauriac, Harold Mayerson, aseguró tras la solicitud de la tutela de la niña por parte de la actriz que su cliente pensaba luchar por esa petición. "A él le gustaría mudarse a Francia con su hija y la señora Johansson viaja mucho", explicó entonces. Unas palabras que no sentaron nada bien a la intérprete de Los Vengadores, pues también se dejó caer que Dauriac estaba cansado de que su vida y la de su hija girara entorno a la agenda de la intérprete.

Romain Dauriac y Scarlett Johansson, en los Oscar celebrado en febrero de 2015.
Romain Dauriac y Scarlett Johansson, en los Oscar celebrado en febrero de 2015.

“Como una madre devota y como una persona privada con total consciencia de que mi hija será un día lo suficientemente mayor como para leer las noticias sobre ella, solo me gustaría decir que nunca jamás voy a hacer comentarios sobre la disolución de mi matrimonio. Por respeto a mis deseos como madre y por respeto por todas las madres trabajadoras, pido con amabilidad a las otras partes involucradas y a los medios que hagan lo mismo. Gracias”, respondió ella a través de un comunicado. Unas palabras y un deseo que se ha cumplido hasta la fecha.

“La idea del matrimonio es muy romántica, es una idea muy bonita, y su práctica puede ser una cosa muy bella. Pero no creo que sea natural ser una persona monógama. Puede que me critiquen por esto, pero creo que es mucho trabajo”, decía la actriz poco después de hacerse público su segundo divorcio.