Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cargar el móvil sin sacarlo del bolsillo

Aladyn System ha creado un sistema que permite cargar objetos de bajo voltaje a cinco metros de distancia

Las tecnologías de carga inalámbrica están en pleno desarrollo. Las baterías de móviles y tabletas ya pueden cargarse sin enchufe gracias a sistemas como Qi y PMA (Power Matters Alliance), los más extendidos. Estos dispositivos son lentos y requieren que la distancia ente el cargador y la batería sea de pocos centímetros. Varias compañías trabajan hoy para ampliar la distancia y la magnitud de la carga. Entre ellas hay una vallisoletana que ya cuenta con los primeros prototipos de un invento capaz de cargar aparatos de baja potencia (hasta 50 vatios) a cinco metros de distancia. “Podemos colocar el emisor eléctrico en una habitación y cargar aparatos en la contigua”, afirma Carlos Martínez de 27 años, responsable de la idea y fundador de Aladyn System.

Su idea ha sido premiada por la Fundación Renault, donde ha trabajado durante una temporada. También ha contado con la colaboración económica de la Fundación Repsol. También ha sido seleccionado para participar en Yuzz y ha sido una de las 100 start-ups seleccionadas para la próxima edición de South Summit de octubre.

Aladyn System

Cargar el móvil sin sacarlo del bolsillo

Fundador: Carlos Martínez, de 27 años

Estado: Activo.

Localización: Valladolid.

Ámbito: Tecnologías inalámbricas.

Idea: Dispositivo.

Web: www.aladynsystem.com

Hasta ahora ha vendido tres prototipos del producto. Uno de ellos para proveer energía a las lámparas led de una pisicina, pero las aplicaciones son muy amplias. “Iluminación inalámbrica, todo tipo de wearables, sensores para la industria y para la domótica o lo sistemas de vigilancia”, añade este ingeniero en automática y electrónica industrial. Su objetivo ahora es montar una fábrica para poder comercializar el producto ya que ningún fabricante de telefonía se ha interesado por ello. “No quieren apostar por un nuevo sistema ya que existen algunos muy extendidos”, argumenta.

Martínez asegura que no existe ningún riesgo para la salud. “Se trata de radiaciones no ionizantes, que no afectan a los individuos, van como el wifi, que también transmite electricidad pero a muy baja potencia”, argumenta.

Más información