Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El triple de Carlota

La historia de esa canasta es también su historia contra el cáncer en los últimos dos años

Carlota Egusquiza.
Carlota Egusquiza. Instagram

No todos los enfermos tienen que ser ejemplo de lucha, superación o inspiración. Ni ellos ni sus familiares. Pero hay algunos de los que se aprende con solo escucharles. Carlota Egusquiza, jugadora de baloncesto de 29 años, recordaba la semana pasada en Onda Cero el triple de su vida, que es también su historia contra el cáncer en los últimos dos años.

Admiro a la gente que no se anda con rodeos al conversar sobre el lado menos amable de la existencia. Como hace ella ante su enfermedad, que empezó con un cáncer de cuello de útero, el segundo más frecuente en mujeres tras el de mama. El cáncer es solo una parte de su día a día, no le da más cancha. Habla de disfrutar con sus sobrinos, por ejemplo, o de empeñarse en volver a la pista con el club madrileño Olímpico 64.

Con ganas se sueña, con valentia se logra* #ladoizquierdoladofuerte #objetivocumplido #INOLVIDABLE 💪🏼

Una publicación compartida de Carlota Egusquiza (@loty11egusquiza) el

En un partido en abril salió un rato a la cancha, días después de unas sesiones de quimio tras la recaída que afronta ahora; se quitó por primera vez en público el gorro, un gesto que le resultó difícil porque apenas dejaba que nadie viera su cabeza rapada, fue ovacionada y… metió un triple que le supo como ningún otro. En junio escribió una carta pública a Yeray Álvarez, futbolista del Athletic al que sus compañeros han arropado rapándose. Los gestos, dice, son importantes: a ella le emocionó el de los futbolistas, como a otros nos emociona el suyo. Impresiona su coraje. A por más triples, Carlota.